David Vega, un tenista abonado al crowdfunding

David Vega se encuentra en un programa de crowdfunding que le permitan costear sus viajes de competición en torneos Futures y Challengers.

Tener un sueño y contar con límites económicos para alcanzarlo es una de las situaciones más tristes y desgarradoras para un ser humano. David Vega Hernández está decidido a no saborearla, y es por ello por lo que lleva tiempo inscrito en un proyecto de crowdfunding lanzado por el diario Marca, cuyo objetivo es proveer de recursos económicos a deportistas prometedores que no gozan de los apoyos institucionales necesarios para desarrollar su talento.

Este joven canario de 22 años es un dominador absoluto en torneos Futures, pero su progresión se vio frenada hace años por la escasez de torneos Challenger en España (solo el de Sevilla en 2016) y su imposibilidad de viajar al extranjero con recurrencia. El dinero no abunda y las ayudas no son ilimitadas. Lejos de hundirse, David buscó soluciones y encontró una vía en la economía colaborativa, lo conocido como crowdfunding. El jugador canario tiene un perfil donde explica su proyecto, objetivos y justifica los gastos de todo el dinero que recibe por parte de buenos samaritanos.

Las aportaciones son individuales y desinteresadas por parte de gente que quiere sentirse partícipe del proyecto de un tenista cuyo objetivo principal es colarse entre los 100 mejores jugadores del mundo. Cualquier cantidad es bienvenida y toda aportación tiene un reconocimiento en forma de mensaje de gratificación, material deportivo firmado e incluso con la posibilidad de conocer al tenista, comer con él e incluso pelotear.

Una estrategia de marketing digital renovadora y valiente, que no es más que un parche a la triste situación en que se halla el tenis a nivel institucional en España. Y es que el período de bonanza en cuanto a jugadores de referencia no ha tenido una repercusión notable en lo que se refiere a una base sólida, proyectos a largo plazo e innovadores y ayudas más amplias y duraderas.

David Vega Hernández

Todos los torneos Futures que ha disputado David Vega en 2016 han sido en España, Portugal, Túnez o Marruecos, viajando a Italia en una ocasión, lo que ya supuso un esfuerzo económico notable. Con limitaciones de este calado no es sencillo dar un salto cualitativo en un circuito de máxima exigencia. El canario es un consumado doblista, lo que surgió por necesidad con el fin de ganar un dinero extra en premios que redujeran sus costes de desplazamiento a los torneos.

Resulta alarmante comprobar cómo las prestaciones del español han bajado en este 2016 respecto a 2015, cuando se proclamó campeón en el ITF de Ourense, finalista en Béjar y logró resultados destacables en eventos Challenger como el de Sevilla, lo que le permitió disputar algún torneo ATP. De hecho, en Estoril llegó a jugar el cuadro final, cayendo en primera ronda ante Pablo Carreño por 6-1 6-2. Por contra, su mejor resultado en 2016 fueron las semifinales cosechadas en el ITF de Móstoles.

David Vega Hernández en Estoril

No cabe duda de que circunstancias tan complicadas como tener que estar pendiente de la generosidad de la gente para poder progresar, han de desconcertar a un joven que tiene su centro de operaciones en Canarias, aunque pasa etapas de enfrenamiento en Mallorca, Barcelona y Marbella. David Vega es actualmente el 763 del ránking ATP en individuales y 255 en dobles, habiendo cuajado un gran 2016 en esta disciplina con títulos en torneos ITF como Cuevas de Almanzora, Melilla, Sevilla, Huelva, Lleida, Hammamet y semifinales en el Challenger de Sevilla.

Su estilo de juego recuerda notablemente al de Roberto Bautista, basándose en tiros más planos de lo habitual en la escuela española y una gran capacidad de sufrimiento pero también necesidad de entrar en pista y dominar. Las comparecencias en el circuito de dobles le han ayudado a mejorar el servicio y ganar pista con más naturalidad y eficacia, convirtiéndole en un tenista mucho más completo.

Vega tuvo la oportunidad de jugar el Campeonato de España Mapfre que se disputó en Manacor a mediados del mes de diciembre, llegando a semifinales con su pareja Rubén Ramírez-Hidalgo. Compitieron muy bien durante toda la semana y acabaron cayendo en semifinales ante Rafael Nadal y Marc López, por 6-2 6-1, en lo que supuso una inolvidable experiencia para el canario.

Y es que no es oro todo lo que reluce. Hay muchos motivos para enorgullecerse del tenis español y sus éxitos en los últimos años, pero también existen situaciones alarmantes y que es preciso denunciar, como el desamparo al que someten las instituciones y unas estructuras políticas y económicas poco ágiles, a jóvenes que lo único que quieren es cumplir su sueño. El de David Vega Hernández es ganarse la vida con el tenis y estar en el top-100, y por desgracia, no solo depende de él cumplirlo o no.

Comentarios recientes