Las puñeteras etiquetas de la prensa sobre 'El nuevo Nadal'

Pasan los años y la prensa no aprende que etiquetar a los jóvenes que vienen de abajo como 'El nuevo...' les perjudica más que beneficia. 

Nicola Kuhn en el pasado Roland Garros junior
Nicola Kuhn en el pasado Roland Garros junior

Estoy harto, no puedo más. Es algo que me puede. No lo soporto. Cada vez que leo un artículo en el que se refieren a un chico joven como 'El nuevo...', me entra de todo. ¿Qué manía existe en el periodismo, nacional o internacional, con etiquetar a nadie como 'El nuevo X'? ¿Es que acaso no se dan cuenta del tremendo daño que le hacen a los chicos con ese tipo de cosas? Nah, pero es que aquí todo consiste en 'vender', sin importar el qué o el cómo y sin pensar en si se hace daño o no a ese joven.

En España no aprendimos lo suficiente con destruir la carrera de un chico llamado Carlos Boluda, al que avasallaron a base de alabanzas y gente que le llamaba 'El nuevo Nadal'. Ese tipo de etiquetas crean unas expectativas en el propio chico y su círculo que prácticamente siempre son imposibles de alcanzar. Unas expectativas e ilusiones que él no se creó, sino que gente que él no conoce le obligan a creerse. Eso es una bomba que tarde o temprano estallará.

Carlos nos confesaba en una entrevista el año pasado que esas comparaciones con Nadal le acabaron perjudicando con el paso del tiempo. Pero a la prensa eso le da igual. Ellos sólo quieren vender. Tan pronto le alzaron a los cielos por sus títulos siendo niño como se olvidaron de él años después al ver que no cumplía con lo que ellos pensaban que lograría. Un cadáver más en la carretera y a seguir nuestro camino a ver qué nos encontramos más adelante.

Carlos Boluda:

Carlos Boluda: "Llegué a ver sucio el mundo del tenis"

Entrevistamos a Carlos Boluda, que nos habla de lo mal que lo pasó en sus inicios y cómo sigue luchando para seguir persiguiendo su sueño de jugar a tenis.

Seguir leyendo

He tenido que tragarme últimamente más artículos hablando de Nicola Kuhn, al que ya le están empezando a poner la etiqueta de "El relevo de Nadal". Señores, dejen en paz al chico. Dejen de poner esas malditas etiquetas que con el paso del tiempo son como losas en sus espaldas que le impiden avanzar. Hablen de él pero no le etiqueten. No le mencionen a Nadal. Él es Nicola Kuhn, Rafa Nadal es Rafa Nadal. Nadie cogerá su relevo porque Nadal hay y habrá sólo uno. ¿No se dan cuenta que es un niño todavía y que esas cosas pueden afectarle? Que haga su carrera y si consigue tener éxito, como si llega a ser el 10º del mundo o como si no, será el éxito que él habrá podido alcanzar, no el que un tipo sentado en una silla de oficina haya dicho que tuviera que conseguir.

"Paula Badosa, la nueva Sharapova". A finales de 2015 no había medio que no relacionara a la joven tenista española con la rusa después de hacerse famosa por un par de buenos resultados que logró. Imagino que para una niña de 18 años, hacerte famosa de la noche a la mañana y que te comparen con Sharapova no debe ser fácil. Su año 2016 le habrá hecho descubrir que con un artículo en un medio como AS no se ganan solo los partidos y que para llegar a ser una top 50 hay que trabajar muchísimo. Ni que decir para llegar a ganar varios Grand Slams como la rusa.

En muchos medios internacionales tampoco son muy diferentes. La irrupción de un joven serbio llamado Miomir Kecmanovic ya ha hecho que alguno publique artículos llamándole 'El nuevo Djokovic' y es que tenemos la puñetera manía de querer compararlo todo, como si no pudiésemos disfrutar de cada cosa por separado. Si al chico se le crea unas expectativas que él no ha pedido y si pasan los meses y no las cumple, se frustrará y él no tendrá culpa de no ser tan bueno como pensaban.

Me da mucho asco este tipo de cosas y siento si suena mal, pero es la realidad. Comparto que se hablen de los que están por llegar pero jamás defenderé que se les tache de 'El nuevo...' y es que odio esas etiquetas. Tan sólo alguien que no sabe lo difícil que es llegar a ser algo en el deporte es capaz de hacer algo parecido, pero claro, lo único que interesa a mucha parte de la prensa es vender sin importar cuántos muertos olvidados dejan por el camino.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes