Los jugadores con más participaciones en Grand Slams de la historia

Esta es la lista de los jugadores con más participaciones en Grand Slam, algo muy vinculado a las lesiones y calidad de su tenis.

Adictos a la poción de la eterna juventud, amantes incondicionales de la raqueta y fieles representantes de valores como la humildad, el trabajo duro y la perseverancia. Así son los hombres que han desafiado a las leyes de la naturaleza, acumulando cifras mareantes de presencias en majors. Muchos tenistas se darían por contentos con ver su nombre inscrito alguna vez en un torneo como éste, pero hay otros que hacen de la virtud costumbre.

No siempre son primeras filas cuyo reto es el título, sino que también hay peones con alma de arquitectos, que se convirtieron en leyendas sin la necesidad de llegar al segundo domingo de competición y dar un discurso con un trofeo en las manos. Estos son los tenistas que más veces han participado en torneos de Grand Slam en categoría individual (o están participando porque algunos de ellos siguen en liza).

Fabrice Santoro. 70 participaciones en Grand Slams.

Un artista de la raqueta. Así se puede definir a un hombre cuyos extravagantes golpes no hacían sino divertir a los aficionados y despertar la admiración y el respeto de sus rivales. La falta de potencia en sus golpes y baja estatura, era suplida por el galo por una amalgama de efectos y cambios de altura y velocidades imposibles. Profesional desde 1989, se retiró en 2010 después de haber protagonizado épicos partidos, como el que le midió a Arnaud Clément en Roland Garros 2004, de 6 horas y media de duración y en el que ganó.

Fabrice Santoro y Arnaud Clement en Roland Garros 2004

Su mejor actuación en un Grand Slam fueron los cuartos de final cosechados en el Open de Australia 2006. Ganador de seis títulos, su carisma le convirtió en uno de esos tenistas que llenaban estadios a lo largo y ancho del mundo, aunque acabara su carrera con el récord de ser el tenista con más partidos perdidos de toda la historia, con 444, cosechando además 470 victorias.

Roger Federer. 68 participaciones en Grand Slams.

Parece ser el hombre llamado a superar al galo en esta clasificación. Aún queda tenis más que suficiente en la raqueta del maestro suizo para disputar tres torneos más de Grand Slams. Federer debutó en Roland Garros 1999 y comenzó a asomar la cabeza en las últimas rondas ya en 2001, firmando dos cuartos de final (en Roland Garros y Wimbledon). Desde 2003, el helvético opta al título cada vez que empieza un torneo, por lo que es el jugador con más partidos en Grand Slam de toda la historia.

Roger Federer en 1999

Su infinito talento, amor por este deporte y racionalización de esfuerzos, le ayudan a ser uno de los jugadores más longevos del circuito. Su leyenda no solo se forja a base de triunfos sino también de regularidad, habiendo acumulado la friolera de 58 participaciones consecutivas, racha rota en Roland Garros 2016.

Andre Agassi. 61 participaciones en Grand Slams.

El de Las Vegas atesoró el récord durante muchos años. Fue el primero en superar las 60 participaciones en torneos de esta envergadura, luchando contra viento y marea contras las lesiones que mermaron su rendimiento y le obligaron a retirarse a los 36 años, tras alzarse campeón en los cuatro majors. Agassi fue profesional durante la friolera de 20 años pero tan solo en 7 de ellos pudo disputar los cuatro Grand Slams en la misma temporada. Resulta escalofriante pensar en las cifras que podría haber alcanzado el estadounidense con algo más de salud.

Feliciano López. 60 participaciones en Grand Slams.

El caso del español resulta sencillamente espectacular no solo por el número total de comparecencias, sino por el hecho de que lleva 59 consecutivas. Debutó Roland Garros 2001 con derrota y no volvió a disputar un Grand Slam hasta un año después, también en París. Desde ese momento, Feliciano no se ha perdido ni un solo torneo de Grand Slam.

Con 35 años, el toledano se mantiene en la élite y sigue luchando por grandes objetivos, tanto en individuales como en dobles lo que no hace sino elevarle a la categoría de mito por no acusar el esfuerzo continuado durante tantos años. Alcanzó en cuatro ocasiones los cuartos de final, tres de ellas en Wimbledon (2005, 2008 y 2011) y la otra en el US Open (2015).

Feliciano López en Wimbledon

Hay un nutrido grupo de tenistas míticos que se quedaron a las puertas de disputar 60 Grand Slams, como son los casos de Ivan Lendl (59) y Jimmy Connors, Michael Chang y Wayne Ferreira (57), lo que demuestra la gran dificultad que tiene el salir indemne de lesiones y otras eventualidades, que impidan la comparecencia en un torneo de esta exigencia.

Novak Djokovic. 48 participaciones consecutivas.

Absolutamente espectacular el caso del serbio. Desde el Open de Australia de 2005, acude religiosamente a todos los Grand Slams que se han disputado. En su debut perdió ante Marat Safin en primera ronda por un contundente marcador de 6-0 6-2 6-1, pero ya en 2006 asomó la cabeza a los cuartos de final de Roland Garros, donde no pudo comparecer por arrastrar una lesión. A sus 29 años, está disposición de batir todos los récords, tanto en participaciones totales como consecutivas, e incluso en número de Grand Slams ganados... aunque en eso tendrán algo que decir tanto Roger Federer como Rafael Nadal.

Precisamente el balear, cuenta con un registro de 46 Grand Slams, una cifra nada desdeñable y más teniendo en cuenta las numerosísimas lesiones que han castigado el cuerpo de Nadal. Llegar a los 50 parece un objetivo más que factible, aunque no será tan difícil entrar en el selecto club de los que han participado en más de 60 majors. Por su parte, Andy Murray ha comparecido en 43 Grand Slams y aún tiene cuerda para rato, por lo que no resulta descabellado verle superando a algunos miembros de esta lista.

El caso más curioso es el de Bjon Borg, que llevó el término eficiencia a un status superior. Participó en solo 27 Grand Slams y ganó 11 de ellos Participó en una ocasión en el Open de Australia (1974 y cayó en tercera ronda), lo que se achaca a que en aquella época se jugaba en diciembre, y eso suponía un trastoque de planes importante para los jugadores europeos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes