Carreño: “El objetivo es entrar en el top 10”

El asturiano, que ha sorprendido con sus dos primeros títulos en este 2016, sueña en grande para la próxima temporada. Se ve así mismo mucho mejor jugador.

Pablo Carreño y un gran 2016
Pablo Carreño y un gran 2016

La mejor noticia para el tenis español en el 2016 ha sido muy posiblemente la gran irrupción de Pablo Carreño. Venía con la etiqueta de eterna promesa desde hacía unos cuantos años pero ha tenido que ser este año cuando el gijonés haya explotado y destapado el tarro de las esencias con sus dos primeros títulos individuales, ambos conseguidos lejos de la tierra batida. Carreño habla de su evolución, de sus expectativas y de sus referentes en una entrevista para as.com. Será uno de los jugadores que haya que seguir con más devoción en 2017.

“Ésta ha sido la mejor temporada de mi carrera en cuanto a títulos, ranking y nivel de tenis”, afirma el asturiano. “He pegado un salto de calidad y me considero mejor jugador que el año pasado. Y sobre todo, lo he demostrado en la pista. De ahí que haya conseguido los primeros títulos de mi carrera”, cuenta un Carreño que se estrenó donde menos cabía esperarse, lejos de la tierra batida que tantos éxitos le había dado en el pasado en el circuito Challenger. “Cuando gané Winston-Salem fue tremendo, es algo que recordaré toda mi vida. Siempre sueñas con estrenar tu palmarés”, reconoce.

Después vino el segundo petardazo con el título en Moscú, también en pista dura, pero además bajo techo. Pablo Carreño desatado, sin complejos. Ha terminado la temporada en el puesto 30 de la clasificación, la mejor de su carrera a sus 25 años. ¿Se conformará con eso? Nada más lejos. “Me quiero poner nuevas metas para 2017”, anuncia. “No sé si el año que viene llegaré al top 10, pero es el objetivo entrar en él. Voy a pelearlo y a trabajar duro para ello”, cuenta Carreño, demostrando determinación y aplomo, algo que le ha llevado a dar ese salto de calidad que todos esperaban. El propio Rafa Nadal llegó a considerar que tenía “madera de campeón”.

“Es un gran halago para mí, viniendo además de uno de los mejores jugadores de la historia, el mejor español de todos los tiempos. Guardo muy buena relación personal con él, se ha notado cuando hemos disputado partidos de dobles juntos, así ganamos en Pekín”, recuerda Carreño, que también se ha prodigado y de forma satisfactoria en el dobles. Sin embargo, su objetivo primordial es el individuales, concretamente elevar sus prestaciones en los torneos que más puntos otorgan: Los Grand Slams y los Masters 1000. Su mejor resultado en 2016 ha sido una tercera ronda en el US Open, algo escaso para un tenista con las aspiraciones del gijonés. Admite que ahora lleva mejor la presión y las altas expectativas sobre él.

“Es algo a lo que me voy acostumbrando. Cuesta mucho y más teniendo en cuenta esta corriente que hay ahora en la que se dice que no hay gente joven de nivel, que no hay relevo a Nadal, Ferrer y compañía (…). No es fácil para los que venimos detrás, la gente tiene las expectativas muy altas”, considera Pablo. “Intentaré llegar a lo máximo que dé, pero a donde han llegado Nadal, Ferrer, Costa o Corretja es sumamente difícil”, entiende.

Y admite que David Ferrer es su gran referente para seguir creciendo. “Ha conseguido estar muchos años entre los cinco mejores, algo nada sencillo. Es bueno fijarse en alguien como él, no ya en Rafa o Djokovic, que son monstruos casi irrepetibles”, admite.

Comentarios recientes