“Pepe, quiero ser mejor jugador”

Pepe Vendrell explica en una entrevista para la ATP cómo se produjo el salto de calidad de Roberto Bautista durante la temporada 2016.

Roberto Bautista durante el último torneo de Shanghai
Roberto Bautista durante el último torneo de Shanghai

Pasar del puesto 25 al puesto número 14 de la clasificación quizá no represente un salto desmedido para un tenista profesional. En el caso de Roberto Bautista, quien ya estuvo en este mismo escalón hace dos temporadas, puede que se caiga en el error de no valorar su evolución. Cierto es que no ha escalado más de sesenta puestos como hiciera en 2014, pero es en su camino y en partido-a-partido donde se refleja que el de Castellón es un nuevo jugador. Y lo más importante, que está preparado para retos mucho mayores que los superados hasta el momento. Su entrenador, Pepe Vendrell, explica en la web de la ATP cómo fue dándose este crecimiento.

“El año ha sido muy bueno, sobre todo, en término de juego. Roberto se ha sentido muy cómodo, ha ido progresando y eso le ha permitido alcanzar mejor ranking, rondas más altas y jugar partidos importantes. Ha tenido una progresión tenística de más nivel respecto a otros años”. Este es el primer análisis que Pepe confecciona tras haber cerrado su duodécimo calendario como profesional.

“Es difícil quedarse con un solo momento del año porque es muy largo y no me quiero dejar nada, sería un poco injusto. Pero me quedo con la inquietud que ha tenido Roberto por mejorar tenísticamente, en eso ha sido diferente a otros años. Ha mostrado la inquietud de mejorar su tenis, de no preocuparse en ganar partidos, sólo de ser mejor”, subraya su técnico desde hace siete temporadas. “En el tenis las cosas no pasan por casualidad, siempre existe la lógica y esos partidos que ha podido jugar a mejor nivel se deben a esa curiosidad de mejorar los aspectos donde se veía más limitado”, valora.

Pero si hay algo en lo que Bautista ha dado un paso al frente ha sido sin duda en su carácter ofensivo, algo que explica Pepe a la perfección. “Se fue sintiendo con la capacidad de hacer cada vez más daño. Se fue sintiendo poderoso en la pista, restando tiempo al rival, siendo más agresivo y pudiendo ir contra la bola en vez de esperar. Jugando con más decisión y determinación. Muchas veces le decía que no esperara a la cuarta o quinta bola para atacar, que lo hiciese antes. Lo ha ido interiorizando y poniendo en práctica hasta darse cuenta de que las cosas le cuadran”, argumenta quien mejor le conoce.

Casi 50 victorias en un año con títulos, finales y tardes de gloria. Pero hubo una que superó a todas. “La clave de aquel partido fue hacer las mismas cosas de siempre. En ningún momento pensamos durante la preparación del partido en la palabra Djokovic”, señala Vendrell sobre aquellas semifinales en Shanghai. “No dedicamos más tiempo a las cosas de lo normal, si piensas demasiado en lo que tienes delante, dejas de hacer bien tus cosas y te acabas haciendo pequeño. Eso era lo que le estaba ocurriendo con algunos jugadores, estaba demasiado atento a lo que tenía delante y menos a lo que él podía hacer. Pero fue capaz de aislarse y potenciar sus virtudes”, rememora el valenciano.

El tenis se dirige hacia un punto que a Roberto le va bien”, concluye el técnico. “Va todo muy deprisa y aprovechando sus piernas, velocidad y mentalidad rápida, creo que puede estar ahí. Necesita mantener esa mentalidad abierta, capacidad de adaptación y mejorar. Y lo está haciendo”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes