Top Ten System, el método para ganar

Óscar Borrás, creador del sistema, nos explica en qué consiste en su nuevo libro. “Si se utilizara el método en el circuito, el tenis estaría mucho más igualado”

Óscar Borrás durante un entrenamiento
Óscar Borrás durante un entrenamiento

Errores en la red, series encadenadas o errores de dirección. Hace años que Óscar Borrás viene informando sobre éstos parámetros, uno de los métodos más innovadores del tenis contemporáneo: el TOP TEN SYSTEM. El análisis de más de medio millar de partidos han terminado por concretarse en un libro donde el castellonense desarrolla su idea y la comparte con el objetivo de ayudar a todo interesado en cumplir ese gran objetivo que representa alcanzar el top10. ¿Todavía no sabes de qué va todo esto? Siéntate y presta atención.

¿Qué es el Top Ten System y para qué sirve?

El Top Ten System (TTS) es un estudio de muchos años de trabajo. Realmente es un método práctico, sencillo y ordenado para que todo jugador, independientemente de su nivel, pueda aplicar las mismas armas tácticas que utilizan los top10. El TTS sirve para mejorar el rendimiento y poder evolucionar, sobre todo, sin perder tiempo. El tiempo es lo más valioso para un tenista y quizá un jugador joven necesite mucho más para darse cuenta de sus errores. Aquí es donde el método le ayudará a descubrir sus errores.

Entiendo que el método contiene una serie de directrices que cumplen todos los top10, ¿o son los pasos que debe seguir un jugador para llegar al top10?

Los dos aspectos están presentes. Lo que he intentado es simplificar los conceptos a nivel de registros: series encadenadas, errores en la red y errores de dirección. Para mí estos tres parámetros son los que demuestran por qué un jugador gana o pierde a nivel de estudio estadístico. Y por otro lado están todas esas situaciones que un jugador debe afrontar en un partido de tenis: en este libro están las respuestas. Los top10 hacen todo esto de manera natural, mientras que el resto de jugadores deben reforzarlo y trabajarlo en sus entrenamientos a diario. Con el TTS lo que intentamos es que cualquier jugador conozca y aprenda los pasos que sigue un verdadero top10.

¿Para quién está enfocado el método o en qué manos te gustaría que cayera? ¿En qué podría ayudar tu libro al mundo del tenis?

Aunque escuchemos la palabra ‘top10’ y parezca que está dirigida a profesionales, no es así. El TTS sirve para todos los niveles. Tanto para un aficionado que quiere ganar a su amigo el fin de semana como para esos padres que tienen a sus hijos en competición y quieren que mejoren su juego ordenado. Lógicamente, también sirve para la promesa y el profesional que quiera aprovechar estos conocimientos. También las Federaciones de Tenis y las academias podrían utilizar el TTS para sus jóvenes promesas. Tenemos muy buenos jugadores juniors en nuestro país, pero son pocos los que podrán vivir del tenis. Muchos se quedan por el camino. Entrenando el método a diario, tendrían más posibilidades. El TTS también sirve para todos los entrenadores que quieran llevar a sus jugadores a otro nivel. Y finalmente, me gustaría que se implantara en las universidades norteamericanas, donde tenemos muchos jugadores españoles. Es un método que puede encajar en cualquier lugar.

Llevas años estudiando partidos, golpes, jugadores y manejas cientos de estadísticas. ¿Qué valor añadido crees que tiene este libro respecto al resto que actualmente están en el mercado?

El TTS es inminentemente táctico-estadístico y a partir de ahí he desarrollado el método. El método no busca analizar cómo se vence al rival o encontrar sus debilidades, sino cómo se debe jugar para poder vencer al rival. El TTS trata sobre táctica en situaciones de juego que se puedan presentar durante el partido. Son las mismas situaciones que afrontan los Top10 y que he observado que se repiten en un 85-90% durante cada partido independientemente de la superficie. A diferencia de otros libros, el TTS no trata sobre la técnica, la preparación física específica o el entrenamiento mental, aunque sí considero que el TTS y el entrenamiento mental van unidos y doy pinceladas en el libro. La mayoría de libros sobre tenis hablan de estos temas y exponen ejercicios de entrenamiento donde ya conocemos cientos de ejemplos, pero mucho de ellos son puestos en práctica de manera errónea.

Como bien sabrás, detrás de tu método también hay detractores, personas que ven tu estudio insustancial, simple, fiel a la idea de que aquí gana quien menos falla o quien más bolas mete. ¿Cómo rebates tú estas opiniones?

“Hay que cometer menor errores, hay que fallar poco, etc…” Esto todo el mundo lo sabe pero ninguno lo escribe. Lo que pretendo con el método es simplificar el tenis y poner unos valores que hasta hoy no se tenían en cuenta. Que haya detractores lo respeto, pero para mí lo importante es compartir mis conocimientos de trabajo. En el tenis es muy difícil innovar pero creo que este libro guarda unos conceptos que no se han tenido nunca en cuenta. Por ejemplo las series encadenadas, hasta ahora ¿quién lo había analizado? Nadie. ¿Qué son series encadenadas? Pues ganar dos puntos seguidos, fundamental para la consecución del triunfo. Luego están los errores de dirección, difíciles de detectar si no te has leído el libro. Y los errores en la red, cómo no, el segundo mandamiento del tenis, no puedes golpear la bola y no superar la red, el único obstáculo que tenemos en el tenis. Todo este orden te ayudará a comprender cómo alcanzar tu máximo rendimiento.

Imagínate que todos los tenistas del circuito adoptaron el TTS, que todos siguieran la misma pauta, respondiendo igual a los acontecimientos. ¿No correría el riesgo de encorsetar un poco al jugador? Perderíamos ese factor sorpresa, de magia, desterraríamos a esos pequeños genios que quizá nunca sean top10, pero que hacen de este deporte algo mucho más divertido.

Ya me gustaría a mí, pero no creo que ocurra tan pronto... (risas). Habrá jugadores que, aunque lo utilicen, seguirán dependiendo de la capacidad y el talento que tengan. Quizá uno lo intenta utilizar pero no cuenta con la capacidad suficiente para mantener la concentración en los momentos importantes. No obstante, los cuatro mejores jugadores del top10 coinciden en sus respuestas. Roger Federer también coincide pero juega de una manera más artística. Luego hay jugadores como Dustin Brown que, pese a tener un gran talento, nunca llegará a ser top10. Y no es que no pueda, pero prefiere la fantasía de cara al espectador; o como Monfils, que ahora mismo sí es top10 pero es de los que entran y salen del ranking inmediatamente.

Has mencionado la capacidad mental, un factor que das por sentado en cualquier tenista profesional, al igual que el factor físico, supongo. Por lo tanto, para ganar hace falta algo más que el TTS.

Al hablar de profesionales, de jugadores que están entre los cien o doscientos mejores, obviamente doy por hecho que tienen una preparación física exquisita. Por supuesto que el tema mental en el tenis es muy importante, pero siempre he pensado que si un jugador utiliza el TTS, conoce los cinco mandamientos (expuestos en el libro) y goza de un orden en la pista, entonces tendrá una sabiduría que le hará evitar errores de dirección y, por lo tanto, hará que tenga más nivel de tenis, se equivoque menos y que la mente esté mejor preparada. Por supuesto que no es lo mismo jugar un 0-0 y 30-15 que un 5-4 y 40-30. Yo discuto con los psicólogos porque ellos me dicen que todos los puntos son y deben jugarse igual. Yo estoy en desacuerdo, nunca pueden ser iguales esas dos situaciones. El jugador debe estar muy preparado para seguir utilizando el método en esos momentos de presión. De hecho, es cuando más hay que utilizarlo.

¿Sabes ya de algún jugador que haya puesto a punto el TTS?

En estos momentos llevo la asesoría técnica y táctica de Cristina Bucsa, con quien he ido trabajando el TTS. En la actualidad es campeona de España junior y hace una semana fue semifinalista en Valencia. Con 18 años tiene ya una gran proyección. Si consigue el apoyo económico necesario para continuar compitiendo y lleva el TTS a rajatabla, no tengo ninguna duda de que estará entre las mejores.

En cuanto a los profesionales, todo el mundo sabe que yo doy mucha información a través de Twitter que supongo muchos cogerán y la llevarán a cabo sin que nadie sepa que lo están haciendo. Pero sí es cierto que he tenido contactos de estudio con algunos jugadores como Garbiñe Muguruza (a través de Alejo Mancisidor), también con Del Potro (a través de Franco Davin) o Alexander Zverev. Con ninguno se llegó a un acuerdo profesional pero sí han oído del método.

Todo tan ordenado, tan estructurado, tan bien explicado… ¿tiene fallo el TTS? ¿Es posible ser fiel a los parámetros expuestos y fracasar en tu objetivo? O al revés, ¿se puede llegar al top10 haciendo todo lo contrario?

Lo primero, quiero explicar que para mí ser top10 no es solo llegar: hay que mantenerse. Verdasco, Mónaco, Almagro o Dimitrov no han conseguido mantenerse. Tsonga, por ejemplo, sí que lo es, porque ha estado mucho más tiempo dentro que fuera del ranking.

Sobre si hay fallos te diré que, de todos los partidos que he registrado en mi vida, solamente hubo uno en el que el jugador que cumplió e hizo mejores parámetros del TTS acabó perdiendo el partido y fue el Almagro-Nadal de Barcelona 2014. Respecto a si alguien puede llegar a ser top10 haciendo todo lo contrario a lo que digo en el libro… imposible. No ha existido nunca un jugador que haya hecho todo lo contrario a lo que yo digo. Pero no solo de los actuales, desde los años 90. Todos ellos han ejecutado el TTS, cada uno a su manera.

Nunca nadie había desarrollado un método como el tuyo, una fórmula para el éxito con las puertas de tan fácil acceso. ¿Por qué publicarlo? Otro igual se la hubiera guardado para sacar rédito de ello con determinados jugadores.

No creas que no llevo años pensándolo pero hubo dos personas que me empujaron a publicarlo. Yo era muy egoísta al tratarse de un trabajo de muchos años, de muchas horas y la verdad que publicarlo sabe mal, pero sería más egoísta por mi parte no compartirlo con el mundo del tenis, meterme en una caja y llevar conmigo este conocimiento. Creo que es beneficioso que exista este libro y que las personas interesadas lo lleven a la práctica.

Llevamos años leyéndote, siguiéndote en las redes, aprendiendo de tus análisis, ¿por qué nunca diste el paso de entrenar a algún jugador?

Bueno, es difícil cuando no has tenido la oportunidad de estar a diario en torneos internacionales donde te vean. De todas formas, en los últimos 18 meses he estado ocupado todo el tiempo con el libro. La mayoría de los entrenadores son siempre los mismos, se van pasando los jugadores y son ellos mismos los que no quieren que entre nadie más en el circo. Yo no pretendo ser entrenador de nadie pero sí me gustaría asesorar a jugadores/as. Muguruza, por ejemplo, me encantaría. O Camila Giorgi, una jugadora que podría ser top10 pero no tiene un patrón definido. Hay que darle un seguimiento y un orden. Eugenie Bouchard, juega muy bien pero tampoco tiene orden. Después de la promoción del libro y que la gente vea que aquí hay algo serio, posiblemente haya alguno que llame a la puerta y ahí estaré para ayudar.

Por curiosidad, del actual top10: ¿quién cumple más fervientemente la metodología del TTS? ¿Y quién menos?

El que más lo ha llevado a rajatabla siempre ha sido David Ferrer debido a que el patrón de juego que se ha utilizado durante todos estos años en TenisVal se asemeja mucho al TTS. Él ha sido el jugador ejemplo estando el Nº3 del mundo midiendo 1’75m sin un potente servicio o un gran derecha, pero se equivocaba poquísimo. El segundo que mejor lo ha hecho es Rafael Nadal, era casi imposible ganarle porque nunca se equivocaba y casi nunca dejaba una pelota en la red debido a la altura que le imprime.

Djokovic o Murray han mejorado mucho respecto a los últimos años y, por último está Roger Federer. Aunque la gente crea que juega diferente, él juega artísticamente, es más bonito verlo, pero tiene muy claro, al igual que los demás, dónde tiene que dirigir la pelota según el resultado: el Top Ten System.

Stan Wawrinka sería el caso especial, un jugador que cometía muchísimos errores en la red y hoy todavía lo sigue haciendo. Pero él ganó precisamente Roland Garros por romper las direcciones, ganándole a Djokovic con paralelos desde la línea de individuales o el pasillo. Ahí rompió el TTS, pero le entraron. La mayoría de los jugadores que hubieran intentado eso habrían perdido.

Ahora te vas a tener que mojar. Dime cinco jugadores del circuito que según tú, si adoptasen el método del TTS, tendrían potencial para aterrizar en el top10.

El primero es Nick Kyrgios. Con humildad, un patrón más definido y el TTS, estaría entre los tres mejores del mundo y ganaría algún Grand Slam. Luego está Lucas Pouille, mucho talento, se meterá en el top10 esta temporada. Con Alexander Zverev no tengo ninguna duda, será el nuevo Nº1 cuando se vaya toda la generación actual. Jack Sock también podría estar entre los diez mejores, pero comete muchos errores de dirección. Pondría también a Kyle Edmund, Karen Khachanov y Taylor Fritz. Y no me quiero olvidar de Ryan Harrison, alguien que no entendía por qué no estaba más arriba hasta que estudié sus registros. No comprendo cómo se ha podido perder, pero es lo que tiene jugar sin patrón.

Bueno Óscar, ya solo falta que nos digas cuándo y dónde conseguir el libro.

Estará disponible aproximadamente en 15 días en la página toptensystem.com. Espero que sea útil a todos.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter