Las todoterrenos del circuito WTA

A pesar del apretado calendario WTA, algunas jugadoras combinan con éxito el dobles y el individual. Estas son algunas de las más destacadas.

Karolina Pliskova y Barbora Strycova haciendo pareja en Copa Federación
Karolina Pliskova y Barbora Strycova haciendo pareja en Copa Federación

La figura del doblista es fácilmente reconocida en el circuito masculino, donde resulta complicado encontrar a tenistas entre los 20 mejores del mundo en el ránking individual y que también ocupen posiciones altas en el dobles, pero no es tan descabellado en el circuito WTA. Sania Mirza, Martina Hingis, Lucie Hradecka o las hermanas Chan se destapan como claras especialistas, pero entre las mejores también se cuentan jugadoras con presencia relevante en los torneos individuales más importantes del mundo.

Su titánico esfuerzo para competir en ambas disciplinas durante once meses, con el desgaste físico y mental que ello conlleva, solo puede explicarse por su pasión hacia este deporte y su talento innato para practicarlo. Éstas son algunas de las todoterrenos más destacadas del tenis femenino.

Karolina Pliskova

La checa es una de las jugadoras del año. Finalista en el US Open y campeona en Cincinnati y Nottingham, Pliskova ha sido habitual en las rondas finales de muchos torneos en dobles, formando pareja con la Julia Goerges. Las semifinales cosechadas junto a la teutona en el Abierto de Australia y Wimbledon, y su final en Indian Wells ponen de manifiesto la habilidad natural de la joven checa para jugar bien en dobles. Y dicha habilidad natural ha sido clave en la conquista de la Copa Federación por parte de la Republica Checa.

Karolina Pliskova en 2016.

Pliskova ganó los tres partidos de dobles que disputó en la competición por equipos, dos de ellos haciendo pareja con Barbora Strycova y otro con Lucie Hradecka. Sexta en el ránking individual y undécima en el de dobles, Karolina Pliskova se ha ganado el calificativo de jugadora total en este 2016.

Caroline García

La joven francesa ha alzado la friolera de seis títulos en un 2016 muy prolífico para ella; dos en categoría individual y cuatro en dobles, junto a su compatriota Kristina Mladenovic, a la que le costó algo más combinar dichas disciplinas. Sin embargo, el caso de la de Saint-German-en-Laye es una clara demostración de que se pueden alcanzar rotundos éxitos sin renunciar a la condición de doblista. La capacidad innata de la gala para volear con elegancia y eficacia, hacen que sea una jugadora temida en el dobles.

Caroline tiene un amplio rango de golpes que le ha hecho terminar el año como 24 en el ránking individual, con los títulos de Mallorca y Estrasburgo como mejores resultados, y segunda del mundo en dobles. La final perdida en el US Open, la decepción olímpica y la derrota en la final de la Copa Federación, no empañan una temporada excelente en la que el título en Roland Garros brilla con luz propia.

Kristina Mladenovic y Caroline García en 2016.

Elena Vesnina

Es una de las grandes sensaciones del año. Los 30 años parecen haberle sentado muy bien a la rusa, que ha cuajado la mejor temporada de su carrera terminando 16ª en el ránking individual y sexta en el de dobles. Su madurez le ha conferido a Vesnina la inteligencia suficiente para dosificar esfuerzos y rendir al máximo nivel en ambas disciplinas. Con una pareja consolidada en dobles como es Ekaterina Makarova, la nacida en Lvov fue de menos a más, siendo el verano el punto de inflexión.

Campeona en Montreal y oro olímpico en dobles, así como ganadoras de las WTA Finals, Vesnina también brilló en categoría individual, con su estelar puesto de semifinalista en Wimbledon. Versátil y experimentada, Vesnina buscará mantenerse en las posiciones nobles de ambos ránkings durante 2017.

Elena Vesnina en 2016.

Barbora Strycova

Otra treintañera de moda. La jugadora checa ha lograda la hazaña de terminar entre las 20 mejores del mundo, tanto en categoría individual como en dobles. Su polivalencia y capacidad de sufrimiento en la pista, han situado a una de las mejores contraatacadoras del mundo en la élite de ambos circuitos. En categoría individual se ha destapado como una reconocida matagigantes, ganando a tenistas del nivel de Pliskova, Kerber y Muguruza, y manteniendo un tono general muy competitivo durante todo el año.

En lo que concierne al dobles, Strycova dio un salto cualitativo al unir sus fuerzas con Sania Mirza, con la que se proclamó campeona en Cincinnati y Tokio, y fue finalista en Wuhan. Combinó sus comparecencias junto a la india con colaboraciones puntuales con su compatriota Karolina Pliskova, en aras de llegar rodadas a las eliminatorias de Copa Federación. Su título en Birmingham y victorias en la competición por selecciones nacionales, ponen de manifiesto el talento innato y la capacidad de adaptación de la de Plzen.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes