Vilas: "De aquí sale lo próximo para nuestro tenis; esto se trasladará a la gente"

Guillermo Vilas ha expresado unas emotivas palabras desde Ezeiza, tras la consecución de la primera Copa Davis para Argentina

Guillermo Vilas
Guillermo Vilas

De alguna manera, la gesta de Argentina conquistando en Zagreb su primera Copa Davis conecta con su pasado. Es un triunfo dirigido a sus mayores, los que como pioneros y continuadores hicieron de Argentina una gran nación tenística que hasta el día de hoy no tenía en su poder la ensaladera. El mejor jugador de su historia, Guillermo Vilas, quiso expresar desde Ezeiza, en conversación recogida por el periodista Eduardo Puppo, unas emocionantes palabras que expresan la emoción de todo argentino que anhelaba comprobar qué se siente levantando esa copa.

La leyenda del tenis argentino se expresó así ante los medios, en palabras que realmente ponen de manifiesto lo que significa para un argentino salir campeón de esta competición:

"Esto es fantástico para el deporte argentino, porque de aquí sale lo próximo: de un gran logro se genera el interés y se traslada a la gente, que siente una inmensa alegría y se lo merece porque siguen al equipo a todos lados y ponen todo el fervor. Miré los tres días por televisión. Fue tremendo el ruido que hacían las hinchadas, algo que solo se vive en Copa Davis. Mis hijas estuvieron pegadas al televisor y Andanin, la más grande y que juega tenis, ya preguntaba ¡cuándo jugaban de vuelta otra Copa Davis para ir a verlos!"

El triunfo argentino no podía celebrarse sin drama, como así fue la final ante Croacia, aprovechando para dejar un mensaje de crítica para determinados sectores. "La verdad que fue muy largo pero emotivo. Yo me paraba cada tanto y volvía, pero lo vimos en familia de principio a fin. La Copa Davis es impresionante, fue mi obsesión durante muchísimos años y es verdad que se mezclaba lo deportivo con lo dirigencial, con personajes que querían indicarnos qué hacer y por eso nos defendíamos. Espero que a estos chicos no les pase nada de eso y, por lo que veo, demuestran una gran unión. El objetivo del tenis cuando sale de su individualismo y se transforma en un equipo siempre fue ese, aunque no siempre es posible que estén todos contentos. Yo quería que la gente esté tranquila, que vea la Copa Davis con felicidad y creo que lo logramos con quienes formé el equipo en aquella época. Todo lo demás forma parte de una interna que no le debe preocupar a quien siente pasión por el tenis desde una tribuna".

Tras la consecución, muchos quisieron acordarse de Vilas, el gran hacedor y pionero de la tradición de la que goza hoy la nación albiceleste. "Agradezco los mensajes sobre mi aporte a la historia de la Copa Davis, pero hoy hay que aplaudir a estos chicos, a quienes lograron un triunfo muy grande: esto ya está hecho y quedará para siempre. Quienes consiguieron el título lo entenderán con el tiempo y el protagonismo debe ser de ellos, no mío. Por eso prefiero no aparecer -además de estar al lado de mi señora en este instante de su embarazo y por eso no viajé a Zagreb invitado por la Federación Croata de Tenis- ya que la gloria les pertenece. Yo amé a la Copa Davis toda mi vida y nunca me alejé de ella como competencia. Tuvimos problemas externos que nos perturbaban y molestaban en momentos muy importantes, pero la Copa Davis como meta nunca estuvo cuestionada, al menos de mi parte. Los que la jugamos no podemos ni debemos estar afuera, sino disponibles para ayudar de cara al futuro. Los que deciden deben saber que pueden contar con nosotros".

Comentarios recientes