Paula Ormaechea: volver a empezar

La argentina llegó a estar al borde de las 50 mejores y tras una lesión y falta de confianza cayó hasta el 425 del ranking WTA. Hoy quiere volver.

Paula Ormaechea llegó a ser la número uno de Argentina, la mejor sudamericana del planeta y una tenista con un potencial enorme para seguir escalando a su corta edad. Sin embargo, cuando lo proyección parecía al alza, llegó el frenazo. La joven de 24 años se lesionó, estuvo unos meses sin competir y le costó volver. Perdió confianza, ranking, no ingresó una buena suma de dinero y sintió que se le juntó todo. A día de hoy, ubicada en el puesto 425º de la clasificación, a Paula le toca volver a empezar, jugar los torneos más bajos y, con humildad, volver a desplegar su tenis para trepar hacia arriba.

“Tuve una lesión en 2014 y estuve cuatro meses sin jugar. Empecé el año siguiente con otro ranking y tenía que jugar clasificaciones en torneos donde defendía puntos de main draw. Por ejemplo, defendía una tercera ronda de Roland Garros, que era una locura de puntos y tuve que jugar qualy. Obviamente fui perdiendo confianza”, confiesa Ormaechea en declaraciones al diario La Tercera de Chile.

Paula no se encontraba cómoda dentro de la cancha, había perdido confianza en su juego, no conseguía los resultados ni era capaz de defender las rondas que había logrado en años anteriores. A estos problemas se le sumaron otros fuera de los terrenos de juego: litigio judicial con sus antiguos representantes. “Terminé en un juicio y afecta tener que lidiar con eso, porque el tenis es un deporte de mucha cabeza”, agrega la argentina.

Siendo la 425º del mundo, Paula tiene que volver al barro. Empezar desde abajo con los torneos chicos y, de a poco, ir subiendo de categoría, siempre y cuando los resultados la acompañen. Ormaechea resalta lo complicado que es volver a jugar estos torneos cuando uno se acostumbra a competir en los más importantes del planeta. “No es fácil porque hay muchísimas diferencias; las comodidades son otras. Además, la tranquilidad económica para un tenista es importante. Saber que va a cobrar en torneos grandes. Al principio no fue fácil y espero que dure lo menos posible”, confiesa la sudamericana.

Pese a todas las dificultades de los últimos años, Ormaechea no pierde la esperanza. Está acostumbrada a pelear dentro y fuera de la cancha y sabe que a su edad todavía tiene varias oportunidades para volver a estar arriba. “Entreno con paciencia, tengo 24 años y todavía me queda mucho por jugar”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter