Viviendo el ATP World Tour Finals 2016 desde dentro

De la mano de Tecnifibre, Punto de Break ha tenido la ocasión de acudir al Masters de Londres. Os contamos cómo ha sido la experiencia.

El estadio del O2 Arena durante el ATP World Tour Finals
El estadio del O2 Arena durante el ATP World Tour Finals

Punto de Break ha tenido la suerte de poder disfrutar de la experiencia del tenis en el ATP World Tour Finals de Londres 2016 gracias a Tecnifibre. La empresa encargada del cordaje en la Copa de Maestros nos invitó al O2 Arena, junto a cuatro clubes de tenis españoles con los que trabaja, para poder vivir por dentro todo lo que se cuece en uno de los mejores torneos del circuito.

Iba a ser un día duro puesto que nuestro avión salía a primerísima hora y apenas había nadie en el aeropuerto. Allí nos encontramos con el resto de integrantes: del Club de Tenis Alameda, Tony Villarejo y Paloma Díaz; del Club Recreativo Repsol Petróleo, Javier Pareja; del Club de Tenis de Els Gorchs, Ricardo Espuela; y del Club de Tenis de Majadahonda, José Ángel Campos y Crisanto Campos.

Las ojeras por el sueño eran más que palpables, pero era inevitable ver la cara de ilusión de todos sabiendo que íbamos a vivir una preciosa experiencia en un torneo que ninguno había tenido ocasión de presenciar en directo todavía.

Una vez llegados a Londres, corremos hacia las instalaciones del O2 Arena y lo primero que nos llama la atención es esos carteles gigantes que engalanan el camino a la entrada del estadio. Era normal ver a distintos fans haciéndose fotos bajo el cartel de su ídolo, aunque más de uno echó de menos que pudiera haber estado Federer o Nadal. A pesar del frío que cae sobre Londres, nos paramos a tomarnos alguna foto que inmortalice este momento para el recuerdo.

Antes de entrar en el O2, tenemos que pasar por un estricto control de seguridad. Escuchamos a varios aficionados decir que las medidas han aumentado respecto al año pasado debido a los atentados producidos en Europa en los últimos tiempos.

Una vez dentro, ya podemos disfrutar de todo lo que el O2 ofrece. Aunque la fan zone no es demasiado grande a diferencia de otros torneos, sí que se puede participar en interesantes minijuegos con Ranking diarios y premios a los ganadores, así como actividades de preguntas y respuestas, partidas de videojuegos y un juego de realidad virtual con el que puedes vivir casi en primera persona a pie de pista cómo es un partido de los Maestros. Este stand era de los más aclamados por el público y era habitual verle siempre con una larga cola de espera.

Nos acercamos al stand de Tecnifibre, que está justo al lado de otro donde puedes hacerte una foto con la Copa que se lleva el ganador. Allí en el stand, se encargan de encordar las raquetas de los 8 Maestros del singles y de los 16 del dobles, además de atender al público que se interese por alguno de sus productos. Desde allí, nos llevan directamente a la central para que podamos disfrutar del primer partido de la jornada matutina.

Stand Tecnifibre

Ya en pista, es una absoluta pasada cómo es el estadio por dentro. Un espectáculo de luces y música, acompañado por un público enfervorecido por el hecho de tener a un local como número 1 del mundo. En los minutos previos al partido, tanto el suelo de la cancha, así como las pantallas, ofrecen distintos juegos visuales que te hacen no perderte ni un segundo de lo que ocurre. Pero lo mejor de todo es la presentación previa a la entrada de los jugadores.

Sentado en tu butaca, del mismo tipo que en el cine e incluso con espacio para el refresco en el reposabrazo, le pides un cartucho de palomitas al chico que se pasea por la grada y ya tienes todo lo necesario para disfrutar del momento. El speaker presenta a los jugadores y las luces y la música hacen el resto. Javier Pareja, del Club Recreativo Repsol y Crisanto Campos, del Club de Tenis de Majadahona, nos comentaban precisamente lo majestuoso de este momento. "Si yo estaba con un subidón de adrenalina, ni pensar el que tendría Murray", comentaban. "Así es imposible no saltar a pista motivado", agregaba yo.

Una vez acabado el partido, nos reunimos con Tecnifibre que nos lleva a la Zona Vip del recinto. Allí nos cruzamos con las familias de los jugadores. Alguno venía de entrenar, todo sudado, mientras jugaba con sus hijos. En medio de la tensión y estrés que puede haber en un torneo como éste, llama la atención ver la naturalidad con la que los tenistas viven esos momentos de relax con los suyos, prácticamente ajenos a lo que les rodea.

Tecnifibre O2 Arena Practice Court

Tecnifibre consigue que podamos pisar una de las pistas de entrenamiento. Allí nos encontramos con el tenista junior Alen Avidzba y su entrenador, el francés Gilles Cervara. Alen es sparring partner y ha tenido la suerte de poder entrenar con alguno de los Maestros allí en Londres, gracias también a un acuerdo con Tecnifibre. Todos los invitados aprovecharon para tomarse algunas fotos con ellos dentro de la pista. Esta cancha de entrenamiento está justo en medio de un pequeño edificio con amplios cristales, por lo que podías ver en el segundo piso a otras tantas personalidades importantes del tenis como Patrick Mouratoglou, junto a su grupo de amigos y familiares.

Practice Court Entrenadores de tenis

Tras esto, volvemos al O2 para disfrutar del resto de encuentros de la jornada y tomarnos alguna que otra foto con la pista al fondo. Una vez concluidos los partidos, nos volvemos a reunir con Tecnifibre para cenar dentro del recinto y es que el O2 es un gran centro comercial cuyo escenario se transforma para albergar los distintos eventos.

En la cena, tenemos la ocasión de hablar con el resto de invitados para preguntarles qué les ha parecido la experiencia. "Me ha llamado mucho la atención el show que montan antes de presentar a los jugadores", comenta José Ángel, del Club de Tenis de Majadahonda. "El ambiente que se crea es espectacular", añade Paloma, del Club de Tenis Alameda.


Escuchándoles hablar, me percato de que entre los clubes invitados y Tecnifibre existe una relación especial y es que todos ellos trabajan mucho con la cantera, los chicos jóvenes, los que harán que el día de mañana siga existiendo el tenis. Ricardo, de Els Gorchs, me decía que en su club ellos intentan enseñar unos valores a los niños: esfuerzo, disciplina y sacrificio. "Hacemos que crezcan desde la base con ellos y Tecnifibre es una empresa que se siente identificada con estos valores", admite. "Utilizamos el tenis para educar a los niños, para que puedan usarlo también como complemento de su formación y Tecnifibre trabaja centrado en esto, no apuestan por grandes figuras sino que apoyan el trabajo en la base, a pie de pista, en el seno de los clubes", explica Javier Pareja por su parte. "Desde hace más de 10 años, nos ayudan otorgándonos muchos recursos. En varios de los torneos que organizamos, regalamos muchas cosas de Tecnifibre", apunta Tony Villarejo.

Y con el gran lazo de unión entre todos después de haber vivido esta experiencia tan increíble, nos marchamos al Hotel que nos reservaron los chicos de Tecnifibre, el Aloft London Excel, donde nos atendieron estupendamente y resolvieron nuestras peticiones de una manera muy profesional y cuidada.

Allí, ya cada uno en su habitación, pudimos descansar en la cama con vistas a la ciudad para, con la cabeza en la almohada y los ojitos cerrados, volver a repasar los momentos vividos a lo largo del día segundos antes de caer dormidos con una sonrisa esbozada en nuestra cara, felices por haber podido vivir desde dentro el sueño de acudir al ATP World Tour Finals de Londres.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter