Murray no suelta el mando

El escocés remonta una locura de partido ante Kei Nishikori y mantiene el liderato de su grupo. Todavía no está en semifinales.

Andy Murray tras su victoria ante Nishikori
Andy Murray tras su victoria ante Nishikori

Las ATP World Tour Finals nos regalaron este martes el mejor encuentro del torneo hasta el momento, un Andy Murray versus. Kei Nishikori que ponía en juego el primer lugar del Grupo John McEnroe, puesto que de momento ocupará el británico (6-7, 6-4, 6-4) gracias a un duelo trepidante donde volvimos a presenciar todas las versiones del número 1 del mundo. Empezó mal, espabiló y sentenció. Ya solo unos flecos le separan de las semifinales.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

La verdad, no sé qué hubiera pasado si Nishikori llega a perder la primera manga. Es curioso, porque fue precisamente el japonés quien salvó la primera bola de set cuando sacaba para igualar a cinco. Pero el paralelo de Andy se quedó en la cinta. El reloj ya marcaba más de una hora de batalla y allí ninguno cedía un solo palmo de terreno, tanta igualdad había que el desempate les recibió rondando la desesperación. Y aquí empezó el show, el pulso entre dos hombres de estilos opuestos pero que se complementan de manera brillante a favor del espectáculo. Hasta cinco pelotas necesitó el de Shimane para cerrar el parcial, desperdiciando antes claras oportunidades acompañadas de alguna que otra heroicidad del número 1 del mundo. Londres empujaba a su ídolo local, pero tanto fue el cántaro a la fuente que la insistencia del oriental tuvo su recompensa. Eso sí, sudando sangre (11-9).

La mirada de Ivan Lendl pareció atravesar a su pupilo, aunque esto tampoco es ninguna novedad. Había sido un set muy disputado con el japonés siempre marcando una marcha más. Sin embargo, en la cabeza del checo seguro que todavía rondaba aquella bola de ruptura con 4-5 arriba. La reanudación significa un examen de asimilación para ambos, sobre todo para Kei, quien de haber salido perdedor tras 85 minutos de pelea habría caído sumido en la más profunda depresión. Le tocaba reaccionar al escocés y así lo hizo, con un quiebre desde el primer juego. Parecía servirle, ya que su rival todavía estaba edificando nuevos retos tras la obra de arte inaugural, hasta que encontró la fórmula y el momento para recuperar la desventaja. Era un 4-4 y el marcador no sabía hacia dónde tirar. Pero a una acción siempre le sigue una reacción, en este caso, la del mejor jugador del planeta. El británico sacó su orgullo para romper y rematar con un 6-4. Set iguales, al tercero.

Era la primera vez que estos dos hombres forzaban un tercer set en partidos de esta duración. El H2H anunciaba un 7-2 para Murray, aunque su último envite, en el US Open, fue el nipón quien encontró las llaves del triunfo. Precisamente aquella era la última derrota del oriundo de Dunblane a nivel ATP; desde entonces, 20 victorias en 20 partidos. Pero aquí tocaba otra historia, o al menos, tocaba volver a escribirla.

Al final fue la tendencia la que alzó al actual rey del tenis hasta la gloria. Primero la tendencia en el circuito, cumpliendo hoy una racha de 21 triunfos ininterrumpidos. Y segundo, la tendencia en el encuentro, saliendo de una guerra psicológica de casi hora y media de duración resucitando después ante las continuas emboscadas del asiático. Del sufrimiento del principio a los galones en la conclusión, como si se tratara de algo sencillo. Así es Andy Murray, el hombre al que todos quieren batir pero ninguno sabe cómo.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter