Ivan Lendl recuerda sus años gloriosos en el Masters

El entrenador de Andy Murray explica, en primera persona, como recuerda sus participaciones y sus años de dominio en el antiguo Masters. No os lo perdáis.

Ivan Lendl, el entrenador de Andy Murray, alcanzó nueve finales consecutivas del Torneo de Maestros en las que consiguió el título en cinco ocasiones en su etapa de jugador. Sobre esa gloriosa época en la que el torneo se disputaba en el Madison Square Garden y sobre su forma de enfocar el tenis cuando estaba en activo que ahora usa para entrenar a su pupilo trata esta charla en su propia voz recogida por James Budell de ATPWorldTour.

"El tenis es un deporte que nunca se puede dominar totalmente. Como jugador, y ahora como entrenador de Andy Murray, nunca he dejado de aprender. En el más alto nivel, fallarás como tenista si no estás tratando de mejorarte a ti mismo, y ahora intento abordarlo de la misma manera como entrenador.

Cuando jugaba, siempre estaba buscando una ventaja, ya fuera a través de la alimentación, el estado físico o fuerza mental y ahora empleo todo lo que está a mi alcance para darle a Andy una ventaja. Eso incluye mantener un registro de las nuevas tendencias en el tenis y también lo que los atletas están haciendo en otros deportes. Tanto como jugador como entrenador, siempre he querido hacerlo lo mejor posible.

Estaré en las gradas en el World Tour Finals de la próxima semana apoyando a Andy. Me acompañarán más de 30 compañeros de la década de los 80 (que han sido invitados). También tendré la oportunidad de evocar los días del Masters, como era conocido el torneo por aquel entonces. Uno de los logros de mi carrera de los que estoy más orgulloso fue haber ganado cinco títulos de nueve finales seguidas en los Torneos de Maestros de 1980 a 1988. Todas estas participaciones se dieron durante los 13 años en que se disputó en el Madison Square Garden en Nueva York, entre 1977 y 1989, cuando el tenis cobraba vida con el ambiente eléctrico que se daba allí. Estoy seguro de que los jugadores de esa época reflexionarán sobre el crecimiento que ha experimentado el tenis masculino en los últimos 30 años.

El éxito de un torneo se le puede atribuir a disputarse en un sitio adecuado, que le permita convertirse en un 'acontecimiento con identidad propia'. En su octava edición en la península de Greenwich, el World Tour Finals ha mejorado las tradiciones del Madison Square Garden y gozado de un crecimiento sin precedentes, atrayendo cerca de 260,000 aficionados cada noviembre.

En los primeros siete años del torneo, que comenzó en Tokio en 1970, la sede ha estado mudándose de ciudades y continentes demostrando el impacto mundial de nuestro deporte. Pero en 1977 la ATP se dio cuenta de que si el Masters debía ser un torneo prestigioso era necesario realizarlo en USA. Se decidió trasladarlo al Madison Square Garden en el corazón de Nueva York y celebrarlo en una semana mucho más fría e invernal de enero en vez de diciembre para combatir el fútbol americano. Fue una decisión controvertida porque el título de número 1 al finalizar la temporada se decidiría a principio del nuevo año (hasta 1986, cuando volvería a disputarse en Diciembre). Pero el cambio de fechas fue el adecuado: se situaba entre los play-offs de la NFL y la Super Bowl. La jugada garantizó emisiones en televisión, venta de billetes y buenas audiencias en Estados Unidos.

La victoria de Guillermo Vilas sobre Jimmy Connors en el Round-Robin de 1977, fue vista por un público de 16,000 más tarde de la una de la mañana. El ruido en las gradas en el choque generacional entre John McEnroe y Arthur Ashe en la final de 1978 era tan atronador que me hacía pensar que la gente que caminaba por la calles podía creer que los New York Knicks o los Rangers habían ganado otro campeonato. El Masters en aquel momento tenía audiciencias que doblaban las de la final del US Open. El Madison Square Garden inspiró a jugadores como Bjorn Borg, Connors, Vitas Gerulaitis, McEnroe y Vilas que jugar al tenis en la mejor sede del mundo compensaba tener que variar sus calendarios de otoño para intentar disputar (el Masters). El Garden (combinando misticismo, ambiente y aura) finalmente le había dado al Masters una identidad.

Mi primera vez llegó a los 20 años, en enero de 1981, seis meses después de haber comprado una casa en Greenwich, Connecticut. Nunca había dormido bien en la ciudad, ya que era demasiado ruidosa. Pero permanecer en la comodidad de mi propia casa, después de callejear por todo el mundo el resto del año, significaba que podía conducir los 50 kilómetros a la ciudad cada día. McEnroe, que había visitado el Garden cada año desde que tenía siete años, viajó desde Douglaston, Queens. Los otros jugadores, que se quedaban en la ciudad, a menudo parecían haber sobrellevado un viaje más largo.

Aunque inicialmente no estaba muy acostumbrado al tenis indoor o a tanto público y la atmósfera. Me fue gustando. Como era al principio de la nueva temporada, la mayoría de los jugadores estábamos descansados y deseando jugar el Masters. La cancha del Garden se construía cuatro o cinco días antes del torneo, cada jugador podía practicar en la superficie rápida por una hora (24h antes del inicio).

Todavía recuerdo jugar ante Borg en mi primera de nueve finales consecutivas, en enero de 1981, cuando me había convertido ya en un jugador consistente. Estaba sentado y preparándome en uno de los 20 puestos donde habían estado los New York Knicks y los Rangers, o boxeadores legendarios. Recuerdo también el corto paseo desde el vestuario hasta la cancha, que estaba sorprendentemente iluminada.

Jugar delante de casi 19,000 espectadores en Nueva York cada invierno provocaba una atmósfera eléctrica. El enorme marcador colgaba sobre la cancha y reducía la posibilidad de jugar un globo. El humo de los cigarrillos llenaba el ambiente a veces. Los aficionados estaban justo arriba de la pista, animando a sus favoritos, como a Connors, que tenía mucho tirón en el Masters, o "Mister New York", Gerulaitis, que tenía una tremenda personalidad. Era una pista intimidante con todo la historia deportiva que traía.

Los jugadores revivíamos en esa pista. Competir en el Masters era algo muy grande. Aparte de llevarte el título y mejorar tu ranking, era otro logro para los libros. Nunca era fácil y nunca podía confiar en que te llevarías la victoria. Incluso hoy, cuando visito el Garden, puedo ver que los ojos de la gente están abiertos de par en par.

Controlar las condiciones modeló mi juego. Mi primer título fue sobre Gerulaitis en enero de 1982, cuando me recuperé de un 0-2 en sets y un match point. Permanece en mi memoria. También lo hace haber desobedecido al médico cuando me dijo que descansara el hombro para poder competir en 1988, cuando perder en el tie break del quinto set contra Becker finalizó con un punto de 37 golpes con winner tocando la red. Es difícil comparar mis records en el Masters y alcanzar ocho finales del US Open consecutivas (1982-1989).

Soy curioso y competitivo por naturaleza, estudiaba todo lo que hacía, haciendo notas detalladas sobre los jugadores y los partidos en libretas, ya que mejorar es algo que lleva tiempo. Siempre supe que no puedes hacer cambios inmediatamente. Puede tomar más o menos seis meses incorporar cualquier cambio cambios en tu juego. Era estudioso, pero no metódico. Fui capaz de mantenerme concentrado y logré controlar mis emociones. Creo que forcé a mis oponentes a pensar diferente.

Era serio en la cancha, pero era diferente en privado fuera de la cancha. Siempre estaba bromeando y haciendo travesuras. Siempre recuerdo que hace 20 años en Nueva York estaba con mi agente Jerry Solomon y un escritor de LA Times. En la mitad de la entrevista, una pregunta fue: ¿Cuándo te volviste tan divertido? Le contesté que siempre lo había sido. Después de haber pasado años dando respuestas inexpresivas en conferencias de prensa, los medios de comunicación me describieron como amenazante y robótico en la pista, y por lo tanto no buscaron otro aspecto de mí fuera de la cancha".

También te puede interesar

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter