Con título sabe mejor

Andy Murray celebra su número 1 ATP inclinando a John Isner en la final de París-Bercy. Octavo título de la temporada para el escocés.

Siendo honestos, hubiera quedado feo que Andy Murray no hubiera quedado hoy campeón en París-Bercy. Proclamado ayer como nuevo número uno del mundo, aunque no será oficial hasta mañana, el de Dunblane estaba casi obligado a demostrar este nuevo status con una copa bajo el brazo. ¡Qué menos! John Isner era el rival a batir y la conclusión que podemos sacar es que la defensa, el resto concretamente, se impuso de principio a fin a la explosividad y el servicio (6-3, 6-7, 6-4). El escocés amarró su título número 14 de Masters 1000, sumando su octava corona de la temporada desempatando con Novak Djokovic. La tendencia es evidente desde hace muchos meses, el británico ya no es solo el rival a batir, también es el favorito de cada semana.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Pero la gloria no iba a llegar sola, ni siquiera ocupar la posición más alta del ranking te da esos privilegios. Enfrente, el mejor sacador del curso, el hombre que más saques directos ha conectado a lo largo de todos estos meses, la raqueta con más pólvora en sus cuerdas. Solo hasta aquí, 88 ‘aces’ repartidos en cinco partidos. Pero hablar de Murray es hablar del mejor restador del circuito, con lo que batalla estaba servida. Hubo algún 30-30 que puso en aprietos al de Dunblane, pero fue él quien encontró antes la fórmula para frenar el saque del americano. Eso sí, encontró la réplica al juego siguiente obligado a salvar dos pelotas de ruptura. Pero lo logró. Desde aquí la marea ya cogió su rumbo hasta firmar un 6-3 que ponía tierra de por medio entre los dos. Gran paso del escocés, pero insuficiente antes de cantar victoria.

Los siete enfrentamientos previos entre ambos hablaban muy claro: 7-0 para el pequeño de los Murray. Una cifra importante para tratarse de uno de los mejores sacadores de la historia. Pero Andy sabe muy bien cómo enfrentarse a este tipo de desafíos. Isner no tenía nada que perder, así que empezó a subir una marcha al encuentro. Y encontró premio. Con 4-3 a su favor aparecieron hasta ¡cuatro! Pelotas de quiebre que el de Greensboro no supo muy bien cómo afrontar. De hecho, no fue capaz de aprovechar ninguna. El tren más importante acaba de pasar delante de sus narices después de todo el tiempo de espera. Pero se conoce que iba tan cargado de una tendencia irreductible por parte de Andy que Isner solo pudo que verlo marchar.

Esta piedad, en el 99% de los casos, se suele pagar, pero por si acaso el tiebreak tomaría su protagonismo en el asalto. Fue un mínimo error lo que propició una leve venta para John, ésta ya no se le escapaba. Era el quinto desempate que amarraba Isner durante la semana, el que le valía para llevar la final a un set definitivo.

El último parcial fue una locura de tensión y nervios hasta que llegó el momento clave, donde aparecen los buenos. Los números uno. Sacaba Isner para igualar a cinco, pero su rival no le dejó. Un break que le otorgaba a Murray su vigésima victoria consecutiva en forma de copa. Pekín, Shanghai, Viena y París, cuatro títulos de manera consecutiva que han llevado al británico a lo más alto. Con su 14º Masters 1000 bajo el brazo, al de Dunblane ya solo le queda una estación por ocupar esta noviembre, la de la Copa de Maestros. Físico, mentalidad, instinto y resultados, todo está de su cara para que Londres le vea de nuevo un paso por delante del resto.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter