La fiabilidad del tenis en materia antidopaje

La ESPN elabora un reportaje, recogido por 'ABCnews', en el que pone en duda los esfuerzos e inversiones que el tenis realiza para detectar PEDs

Hace unas pocas semanas, Maria Sharapova vio reducida su sanción por dopaje a 15 meses de duración. El caso de la rusa, a todas luces el más relevante en cuanto a dopaje en el mundo del tenis en mucho tiempo, seguramente en toda la historia (ex número 1 y cinco veces campeona de Grand Slam) por la importancia de la jugadora y el revuelo producido a raíz de su anuncio, fue el primero en este siglo en el que una gran figura se veía involucrada por el uso de una sustancia de las consideradas PEDs (perfomance enhancing-drugs; sustancia que mejora el rendimiento deportivo).

A este respecto (recogido por ABCnews), elaborando un reportaje basado en cómo y de qué manera el tenis combate contra los denominados PEDs, la ESPN y su programa 'Outside the Lines', con diferentes testimonios e información referente a la inversión que realiza el tenis en comparación con otros deportes a la hora de detectar sustancias relacionadas con la mejora del rendimiento, deja en entredicho los esfuerzos que los correspondientes organismos realizan para combatir y perseguir el uso de los PEDs, de escasa aparición en tests antidopaje en el mundo del tenis de este siglo. Varios puntos constituyen su documentación y sentido.

Para determinar dicho esfuerzo en la detección de PEDs a cargo del tenis como disciplina, la cadena norteamericana entrevistó a más de 50 individuos, entre jugadores, entrenadores, personas relacionadas con la detección de PEDs, suministradores de dichas sustancias y científicos del deporte, así como la revisión de una década de datos sobre análisis de sustancias prohibidas y suspensiones por dopaje tanto en el tenis como otros deportes profesionales y olímpicos.

Para contextualizar lo que ha sucedido en los tres últimos lustros, el reportaje enumera los casos por dopaje que han involucrado a jugadores de especial relevancia, nombrando a Marin Cilic (niketamida, estimulante considerado PED), Richard Gasquet (cocaína) y Martina Hingis (cocaína) como los más importantes hasta la aparición del positivo por Sharapova. Teniendo en cuenta que en diferentes deportes, los casos positivos por EPO, hormona del crecimiento y testosterona sintética (PEDs más utilizados) eran mucho mayores y que la inversión del tenis en esos tests se equiparaba a deportes mucho más minoritarios como como el kayak, el triatlón o el voleibol, el reportaje trató de dar sostén a su contenido a través tanto de dichas entrevistas como de análisis de datos cruzados y comparados.

De acuerdo con una encuesta confidencial que realizó la ESPN el pasado mes de mayo a 31 jugadores profesionales, el 65% respondió que su deporte no hacía lo suficiente en materia de tests antidoping, mientras el 32% afirmaba que conocía a algún jugador que se habría beneficiado del uso de PEDs en algún momento.

Los 11 'secretos' del mundo del tenis

Los 11 'secretos' del mundo del tenis

Un completo reportaje de la ESPN recoge la opinión de 31 tenistas profesionales anónimos sobre diversos temas: dopaje, amaños y varios temas ATP/WTA

Seguir leyendo

Un proveedor de sustancias para mejorar el rendimiento, en conversación con la ESPN, dijo haber proporcionado dichos productos a entre 12 y 15 jugadores del circuito profesional. Dicho proveedor tildaba al programa antidopaje del tenis como "Mickey Mouse" y "anticuado" y que gracias a él, ninguno de sus clientes habían sido capturados por el uso de dichas sustancias.

Donald Catlin, otro de los entrevistados, pionero en la lucha contra el doping y fundador del Laboratorio Analítico Olímpico de UCLA, va en la misma línea: "Hace un par de años comenté que el tenis no estaba haciendo lo suficiente. Estoy seguro de que las pruebas realizadas son mínimas y no confío en ellos".

Como intermediario o principal proveedor, Wayne Odesnik, exjugador profesional, se declaró culpable de importar hormona del crecimiento a Australia, en vísperas del torneo de Brisbane de 2010. Odesnik, que fue suspendido por 15 años el año pasado, tras dar positivo por segunda vez a causa del uso de anabolizantes, cooperó en aquel momento -2010-, viendo reducida su sanción de dos a un año. Para intentar perseguir la aparición de determinados PEDs, el tenis, como el resto de deportes que están acreditados por la Agencia Mundial Antidopaje, puede servirse de diferentes protocolos y pruebas, más o menos costosas, para luchar contra el doping.

Durante años, el protocolo antidopaje del tenis se basó en el básico más barato ofrecido por los laboratorios de la AMA. Por alrededor de 300 dólares se obtenía una prueba-análisis de laboratorio estándar, en gran medida para detectar únicamente los esteroides anabólicos, estimulantes y drogas recreativas, una elección analítica incapaz de detectar sustancias de vanguardia, como los péptidos liberadores de sustancias que segrega el organismo (testosterona y hormona del crecimiento). Sólo en los últimos dos años aumentó significativamente una parte de sus protocolos, según la ITF.

Otro de los puntos conflictivos reside en el desigual porcentaje de pruebas tomadas dentro y fuera de la competición. Hasta el 80% de los tests realizados a los jugadores se realizaron desde 2010 a 2014 dentro de la competición, periodo en el que los atletas saben que pueden ser testados, y sólo una de cada 16 muestras de ese 80% sirvió para detectar EPO u hormona del crecimiento. Con respecto al coste que le supondría al tenis invertir en pruebas más sofisticadas -su presupuesto es de 4 millones de dólares al año en pruebas antidoping, una cantidad realmente baja en comparación con la cantidad de premios en metálico que conceden los Grand Slams-, en las que se incluiría la detección de PEDs más concretos, Stuart Miller, doctor de la ITF, afirma que rondaría los 1.5 millones de dólares, una cantidad más que asumible por la Federación Internacional.

Según el propio Miller, en el último año, el porcentaje de muestras realizadas dentro y fuera de la competición ha mejorado, acercándose al 50%. A ese respecto, es sabido que varios de los jugadores y jugadoras más relevantes del circuito han afirmado que las pruebas realizadas no son suficientes.

Federer:

Federer: "No hacemos los test antidoping suficientes"

El suizo muestra su posición férrea sobre el caso Troicki y defiende un sistema más duro contra el dopaje

Seguir leyendo

En relación a su limpieza y ausencia de positivos en la élite del tenis, Chris Kermode, presidente de la ATP, defiende la salud del deporte que preside: "El tenis está en el mejor lugar; los patrocinadores lo ven como un producto de primer nivel, como una especie de producto deportivo de alta gama. Y la gente lo ve como un deporte limpio".

Novak Djokovic, que en abril comentó que "siempre y cuando no haya ninguna prueba de que alguien se ha dopado, el tenis y el deporte estarán limpios", fue reprendido por Dick Pound, fundador de la AMA, quien quiso poner muy en duda dichas declaraciones, y que se relacionan con la totalidad del reportaje elaborado por la cadena estadounidense. El tenis, un deporte en constante sospecha por su irregular manera de perseguir el doping, muestra cifras de positivos mucho menores que otros deportes pero, ¿está verdaderamente limpio?

Dick Pound:

Dick Pound: "El enfoque que tiene Djokovic sobre el dopaje es el que tenía Armstrong"

El fundador de la WADA, Dick Pound, cree que hay cierta ingenuidad en pensar que la limpieza del deporte está relacionada con la ausencia de positivos por doping

Seguir leyendo

LA APUESTA del día

Comentarios recientes