Andy Roddick: “Nunca entrenaría a una leyenda, sí a una joven promesa”

El estadounidense, inmerso en el circuito de leyendas, afirma estar en un momento de relax y no se ve entrenando a nadie a medio plazo.

Nos encanta hablar de las leyendas, no nos vamos a engañar. Nos emociona recordarlos, repasar sus éxitos, investigar cómo les va y, sobre todo, descubrir que todavía siguen relacionados con este mundo. Andy Roddick encarna la figura más emblemática del tenis estadounidense en la época moderna, pero su descenso competitivo y su aumento de edad le obligaron a colgar la raqueta en 2012. Hoy disfruta del ATP Tour Championships rodeado de otros mitos de la raqueta y por ello nos hace especial ilusión rescatar esta entrevista donde habla de su momento, de su carrera y su futuro.

Uno de los temas más recurrentes son el de las rivalidades, cómo cambian de estar en activo a estar retirado. “Por supuesto. Cuando tú estás en el tour vives en una burbuja en la que quieres mantenerte y no salir. En esos momentos no valoras el parar un segundo a charlas con el resto porque eso no te ayudará a jugar mejor en el partido siguiente, pero ahora es totalmente diferente”, admite el ex nº1 del mundo. “Ahora te causa felicidad ver a esas personas con las que compartiste tantos momentos en el pasado. Mirar en ese pasado y descubrir a toda una generación con la que compartiste tanto significa más a cada día que pasa. Es positivo tener la oportunidad de volver a verlos”, valora.

Hoy su vida ya no persigue conquistar Wimbledon de una vez por todas, aunque no por ello deja de visitar lugares espectaculares. “Jugar en el Albert Royal Hall fue realmente increíble. Lo más curioso es que fue algo construido para eventos musicales. Es tremendo cómo se escucha la pelota cuando le pegas, suena muy fuerte y crujiente. Recuerdo la primera vez que pegué una derecha y sonar como si se apagara un instrumento. Fue una experiencia muy interesante y divertida para mí”, asegura Andy.

“No sé si podemos hablar del mismo nivel competitivo que antes, pero lo que sí está claro es que cada vez que entro a una pista todo lo que quiero es ganar. Todos nosotros hemos jugado ya nuestros partidos más importantes, pero todavía seguimos queriendo ganar y jugar bien. No puedes alcanzar el nivel de los chicos del ATP Tour Championships si no fuera por ese nivel competitivo y ese ego que todavía permanece, por eso todavía queremos ganar”, confiesa el de Nebraska, una de los jugadores con más carisma del siglo XXI.

¿Y entrenar? ¿Se atrevería Roddick a sentarse en un banquillo? “En estos momentos no me gustaría ser contactado por ningún jugador. Tengo claro que no me gustaría unirme a alguien que ya ha hecho su historia en el tenis y que ya lo ha dejado todo escrito. Probablemente me resultaría más atractivo apoderarme de un joven proyecto y tener un impacto en su incipiente trayectoria”, resuelve el americano. Aunque si modificamos la pregunta, responde más rápido si cabe.

“Sin duda, lo hice al contratar a Jimmy Connors. Él era muy bueno para mí. Seguramente me dijo las mismas cosas que me dijeron en su día otros entrenadores, pero solo él era Jimmy Connors, solo él tenía ese pedigree de saber realmente las emociones que se sienten al disputar una final de Grand Slams y otros partidos importantes. Para mí no es una sorpresa ver cómo los más grandes de todos los tiempos ayudan a tenistas de la actualidad”, concluye.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes