Del Potro conquista Estocolmo y asalta el top-50

El argentino supera a Jack Sock en la final y suma un título profesional 33 meses después. Su regreso a la élite, cada vez más cerca.

No debe ser fácil para un campeón de Grand Slam estar 33 meses sin saber lo que es ganar un título profesional. Aunque claro, visto el caso de Juan Martín Del Potro, más que ganar, el objetivo era volver a jugar. Pero ya conocen como son los superclase, siempre inconformistas. Después de nueve meses donde el argentino ha ido quemando cada etapa propuesta, hoy se ha visto recompensado con su primer título desde enero de 2014 (Sidney) gracias a su victoria ante Jack Sock en la final de Estocolmo (7-5, 6-1). Un trofeo que seguramente no sea el más valioso en su vitrina, pero que sí marca un punto de inflexión positivo que reafirma que las cosas están llevándose por el buen camino. A partir de mañana, su nombre volverá a aparecer en el top50.

Estaba claro que el partido no iba a ser el más bonito de la semana, ni siquiera del mes. Dos jugadores con talla, grandes sacadores y con una derecha que, cuando se enchufa, apenas da oportunidad de réplica. Ambos hilaron bastante fino a lo largo de toda la primera manga, con los dos contendientes dominando con su primer servicio y con el argentino sin regalar ni una sola bola de ruptura. Asi no nos íbamos a poner de acuerdo, así que lo mejor era que el desempate repartiera justicia. O no, si se podía evitar. Fue el tandilense quien aceleró en el momento justo, con 5-5, para lograr esa ligera ventaja pero suficiente para dar el primer golpe de timón. Luego no perdonaría desde la línea de saque. Él no lo sabía, pero acababa de ganar medio título con esta manga.

A partir de aquí la igualdad desapareció a cambio de los contratiempos y los desajustes. Sock demostró una vez más que su físico deja mucho que desear en las semanas donde alcanza la última ronda, claramente afectado por el cansancio y, por momentos, deambulando por la pista. El sudamericano, de repente, comenzó a sangrar por su nariz y tuvo que ser atendido durante varios minutos para taponar la inflamación, algo que no ayudó especialmente a que el estadounidense recuperara la concentración. Y entre unas cosas y otras, Del Potro ya mandaba 4-1 en el marcador lanzado a por el primer título del año, ese que ya se le había escapado en los Juegos Olímpicos de Río.

Fue un desenlace gris, de poca alegría, pero de resultado justo. Sock se mantuvo en pies hasta que su saque se lo permitió y Juan Martín fue simplemente remando hasta la meta, sin oposición. Manos al cielo, sonrisa tímida y satisfacción plena. El argentino parecía tranquilo, excesivamente tranquilo, pero en su interior debía fluir una felicidad completa escrita desde el sacrificio, la lucha y también el éxito. Desde febrero hasta octubre todo -o casi todo- han sido noticias positivas para ‘Delpo’. Hay que alegrarse, él será uno de los protagonistas en la temporada 2017 cuando se abran los grandes escenarios. Ya no cabe ninguna duda.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes