Del Potro luchará por el título en Estocolmo

El argentino inclina a Dimitrov en semifinales y vuelve, casi tres años después, a una final ATP, la número 27 de su carrera.

El ATP 250 de Estocolmo ya conoce a su primer finalista, nada más y nada menos que el número 63 del mundo. A alguno le habrá dado un bajón al escuchar este dato pero rápidamente se le quitará al descubrir que estamos hablando de Juan Martín Del Potro. El tandilense, que ya se asegura salir de Suecia dentro el top50, sumó una nueva victoria a su temporada tras superar a Grigor Dimitrov (6-4, 7-5) accediendo así a su segunda final del curso tras la Plata conseguida este verano en Río de Janeiro. Un gran momento de forma el que vive el argentino acompañado de un mejor momento de tenis.

Para muchos esta era la final anticipada del torneo de Estocolmo. Dos hombres que ya saben lo que es pisar el top10 aunque ahora se encuentren un tanto alejados. Sin embargo, parece que los dos están volviendo por sus cauces. Lo que sí se mantenía inmutable eran los enfrentamientos entre ambos: tres precedentes y los tres favorables al tenista sudamericano. Esta vez tampoco cambiaría la historia debido a que el de Tandil volvió a mostrar notable superioridad tanto en el servicio como con su derecha, un latigazo que ya lo sufrió Novak Djokovic desde la primera fila en los Juegos Olímpicos. Con todo esto fue suficiente para atar la primera manga y dar el primer golpe de la tarde bajo la cubierta sueca.

Pero Dimitrov no quería rendirse tan rápido, ya había perdido demasiadas veces como para tirar la toalla a las primeras de cambio. Unas semifinal estaban bien, de hecho ya eran mucho más de lo logrado meses atrás, pero eran justo estas victorias las que impulsan a uno tanto en el ranking como anímicamente. Aun así el segundo set fue bastante similar al inicial, con una igualdad evidente pero con Del Potro pareciendo siempre dispuesto de más armas para acelerar la contienda. Se colocó el argentino con 4-3 y servicio para remar hasta la meta, pero ahí apareció el búlgaro para sacar todo ese talento en cuarentena y situarse 4-5 al resto.

El partido estaba roto, con rachas de aire para ambos tenistas y sin un dominador fijo. Era momento de tirar de cabeza y dejar que fuera el rival quien metiese la gamba. Dicho esto, todos sabemos ya lo que sucedió. Del Potro, más calmado que Grigor, conservó su servicio y luego dejó que fuera el propio Dimitrov quien, con un juego desastroso con doble falta incluida como colofón, regalara prácticamente el duelo. Luego 'Delpo' ya no perdonaría. Será la segunda final del argentino esta temporada, primera a nivel ATP desde su último título en Sidney 2014. Su rival de mañana saldrá del pulso entre Jack Sock y Alexander Zverev, oportunidad para que el de Tandil sume una nueva corona a su palmarés, algo que no sucede desde hace casi tres temporadas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes