Yannick Noah: “Cambiaría a toda la gente que controla el tenis”

El ex campeón de Roland Garros habla acerca de la situación actual del tenis y sobre las posibilidades de Rafael Nadal de ganar otro Grand Slam.

Siempre es buen momento para conversar con una personalidad como Yannick Noah, último tenista francés en conquistar Roland Garros y actual capitán del equipo masculino de Copa Davis. Aprovechando la exhibición de veteranos en el certamen de Marbella, el diario Marca se desplazó hasta Puente Romano para hablar con la leyenda francesa acerca de varios temas de actualidad y alguno que quedó en cuarentena en el pasado.

Lo principal y más reciente, la eliminación de Francia en semifinales de la Davis, tema escabroso pero urgente. “Claro que queríamos ganar pero no lo hemos hecho los últimos 12 años. Este grupo nunca ganó nada y quiero que lo hagan. Nunca tuvieron ese punto de partido a favor que te permite mirar a la grada a los tuyos. Estoy intentando crear ese sentimiento de que podemos hacerlo porque se había perdido. Si uno de mis mejores jugadores no quiere jugar me siento muy frustrado, no tanto como capitán sino como su amigo de habernos dejado”, afirma Noah, capitán del barco desde esta misma temporada.

El segundo punto, el Roland Garros de 1983, aquel que vio a un tenista local consagrarse en la Philippe Chatrier… hasta hoy en día. “Recuerdo que cuando yo gané la tele casi era en blanco y negro. Pierre de Coubertin dijo un día que lo más importante era participar. En el deporte profesional, si quieres ganar necesitas algo más que eso. Quizás es un tema educacional. Cuando miras a Nadal no tienes que mirar en sus tiros, sólo hace falta ver su mirada. Tiene algo que no tenemos en mi país y es algo que creo que siempre ha tenido. Se debería intentar buscas chicos que tengan esa mirada y no niños que juegan como Federer. Roger sólo hay uno. Nos encanta ser segundos. Creemos que es algo bonito. Si lo pones todo junto, puede encontrar una respuesta a por qué no ganamos en París”

Sobre Nadal solo tiene palabras de admiración, algo que en ocasiones se ha puesto en duda en nuestro país. “La gente tiene que entender que Nadal en Francia es muy respetado. Y no hablo del público sino de lo que uno ve desde dentro. El respeto de los conductores hacia él. El respeto que le tienen los recogepelotas... Todas estas cosas que no se ven en la televisión y que para mí son las más importantes”, advierte.

“Siempre está dispuesto a firmar un autógrafo y no sólo cuando está una cámara delante. Eso es lo que significa ser un campeón para mí. Entreno a Lucas (Pouille) en la Davis y siempre le digo: 'mira cómo calienta Rafa, mira su actitud, mira el fair play con el que se marchó tras perder en Nueva York'. Sería un privilegio darle a Nadal el trofeo de campeón de Roland pero no creo que le importe que se lo dé un extenista como yo. No soy un entusiasta de estas cosas, pero si me lo piden nunca se sabe. Ojalá que pueda ganar otra vez el torneo”, confiesa el de Sedan.

¿Y sobre el dopaje? Seguro que todos recordáis las palabas que nos dedicó hace unos años acerca de las ‘prácticas españolss’. “Lo que dije es que algunos deportistas españoles estaban tomando la pócima de Astérix y Obélix. Es cierto y me mantengo en lo que dije. Sé que en España algunos se lo tomaron como algo personal. Lo siento si fue así. Si alguien viene a mí y me dice que yo hice esto, pues me sentiré muy tranquilo porque sé lo que hice en mi carrera. Un día jugué tras beber cognac y de hecho lo hice bien. Emilio Sánchez es amigo mío y ya le dije en su momento que yo no me refería a los tenistas españoles y menos a Rafa. A la gente le gusta la polémica y sé que la familia de Nadal se enfadó conmigo. No fue una situación agradable para mí escuchar eso”, recuerda el galo.

Sus ojos han visto ya más tenis del que ha jugado, ¿se imagina Noah a Rafa Nadal ganando otro Slam? “Es difícil de decir. Pero he escuchado cada vez que se lesiona que nunca volverá. Pero ha demostrado que siempre vuelve y mientras esté en el circuito tendrá sus opciones”, señala Noah, quien siempre celebra ver a jugadores con personalidad y carisma, algo que por desgracia, se está perdiendo. “Cambiaría a toda la gente que controla el tenis. Claro que hay personalidades, pero es que no pueden expresarse libremente por las reglas”, concluye Yannick.

Comentarios recientes