Toni Nadal se pone al frente de Christian Garín

El joven chileno ingresará en la Rafa Nadal Academy con el objetivo de dar un salto de calidad en la clasificación. Será entrenado e instruido por Toni.

Christian Garín luce esta semana como número 260 del mundo con apenas 20 años, ranking modélico para su edad pero quizá corto para el potencial que esconde. El tenista chileno ha decidido arriesgar en su todavía etapa de formación fichando por la nueva Rafa Nadal Academy, dando un giro completo con todo lo que había vivido hasta ahora.

"Lo que buscamos básicamente es que Christian, que es un jugador que creemos que tiene un potencial realmente increíble, pueda dar su máximo. Tenemos un equipo muy preparado, liderado por Toni, y creemos que tenemos los profesionales adecuados para darle el mejor servicio en este momento", expresó Joan Suasi, representante del hispano. El equipo académico estará formado, entre otros, por gente de mucha experiencia como Marc Gorriz, Joel Figueras o Joan Bosch.

Toni Nadal será el encargado de llevar su evolución y su entrenamiento aunque, obviamente, el tío de Rafa seguirá acompañando a su sobrino a lo largo del circuito durante buena parte de la temporada, por lo que ya se ha elegido a un supervisor que dirija a Garín en aquellas semanas que Toni no pueda estar presente. El elegido es Tomeu Salvá, ex compañero de dobles del propio Rafael y uno de sus mejores amigos de la infancia. Salvá será quien acompañe ya la próxima semana al de Santiago para disputar el Challenger de Roma.

“Él necesita estabilidad. Su objetivo es meterse lo más rápido posible, pasar este filtro del 200 del mundo a la mayor brevedad posible, y en los próximos años llegar donde creemos que él puede llegar. Este es un poco el objetivo y la ilusión que tenemos todos. Desde el primero hasta el último”, destacó Suasi sobre el hombre que ya porta en sus hombros la presión de liderar en el futuro a un país tan emblemático como es Chile. Y no será la primera vez que Garín busca el progreso bajo el mandato español, ya que a principios de año buscó la conexión con Javer Duarte, hasta que en agosto se acabó su relación sin demasiado éxito.

"Estoy muy contento porque es una gran oportunidad para mí y sé que esto me va a hacer evolucionar mucho más rápido", confesó Garín, campeón de ocho títulos ITF pero todavía sin estrenar en categoría Challenger. "Eso es increíble, me ayuda muchísimo. También es bueno, porque es un lugar que tiene de todo. La academia es como una mini ciudad, en la que hay todo lo que uno necesita para entrenar. Además, estoy viviendo en un lugar tranquilo, al lado de la playa", subrayó el joven jugador, ilusionado y emocionado por esta nueva etapa.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes