Pablo Carreño: “He tenido un cambio importante de actitud”

El español hace balance de su gran temporada y reflexiona acerca de los cambios que le han hecho convertirse en un jugador más completo sobre la pista.

El día que la paciencia le gane la partida a la prisa seremos todos más felices. Aprenderemos a disfrutar más de las cosas y a no volvernos locos con el tiempo y las comparaciones. Hace siete años que Pablo Carreño se hiciera profesional y raro ha sido la temporada en la que el fantasma de Rafa Nadal no haya salido en su búsqueda. Hoy por suerte ya no está, y eso ayuda. El asturiano afronta el último tramo del curso con los 25 recién cumplidos y en un momento de forma y confianza envidiable, seguramente el mejor nivel que ha ofrecido hasta el momento. Aprovechando el parón tras el US Open, Pablo habla con Punto de Break acerca de esa evolución que hoy le sitúa entre los 40 mejores del ranking.

“Está siendo una temporada bastante buena, aunque todavía se puede mejorar. Después de cambiar de entrenador, equipo y lugar, he intentado hacer algunos cambios. Mi juego está siendo mucho más agresivo, he mejorado mucho de media pista para adelante, a la hora de decidir las jugadas. También he tenido un cambio importante de actitud. Intento ser más agresivo, animarme más… todo esto me ha ayudado mucho en mi juego y por ello que los resultados me hayan acompañado un poquito más”

Carreño decidió cambiar Barcelona por Alicante hace unos meses. Dejar a Javier Duarte y empezar a trabajar con Samuel López. Cambios drásticos que han sabido dar con la tecla de su raqueta. “Hemos trabajado mucho la forma física en los entrenamientos fuera de pista y eso me ha ayudado bastante. Estoy cogiendo más fuerza pero el cambio llega sobre todo en tener una mentalidad mucho más agresiva, que mi juego se base más en ir hacia adelante. Por eso ahora le pego más fuerte a la pelota, es por la confianza”, revela el actual número 39 del mundo.

“Este año me ha servido mucho de maduración. He vivido muchas experiencias nuevas y he sabido convivir con otras que quizá en años anteriores no supe llevar bien. No tengo ninguna prisa por querer agobiarme en temas de ranking, por ejemplo. Yo voy trabajando a mi ritmo por mucho que algunos digas que voy lento. Hay otros que dicen que voy bien. Yo me centro en mí, trabajando y madurando. Este año mejoré muchos aspectos de mi juego y mentalmente también. Por supuesto que estos últimos meses también subí mucho en el ranking y eso me ayudará a jugar más torneos grandes, como los Masters 1000. Jugar con gente mejor siempre te hace evolucionar, el objetivo es seguir así para poder planificar una temporada 2017 con más expectativas”.

Hablar del ‘nuevo Rafa Nadal’ se convirtió en algo utópico desde el momento en que alguien lo propuso, una losa que a Carreño ya no le afecta a estas alturas. “Que salga otro Rafa Nadal es muy complicado, yo no soy un nuevo Rafa Nadal. Seguiré trabajando para dar el máximo, eso es lo que espero conseguir. Ser un referente en el tenis español está muy bien pero en ningún caso igualaré lo que ha hecho Rafa, eso es algo que está, prácticamente, fuera del alcance de todo el mundo”, sentencia.

Su 2016, repleto de alegrías, fue rematado hace apenas un mes en Winston-Salem donde levantó el primer título ATP de su carrera. Sí, en pista dura. “Después de las dos finales disputadas en Sao Paulo y Estoril yo ya me veía capacitado para ganar mi primer torneo, aunque por desgracia no lo pude hacer en ninguna de las dos. Pero el nivel y la confianza ya los tenía para ganarlo. El hecho de que haya sido en pista rápida y no en tierra batida quizá pueda sorprender, pero mi problema con la pista rápida no era un problema de ‘no saber’, sino que yo este año he jugado mucho más en tierra batida”, argumenta el de Gijón.

“Este año, con los cambios que he llevado a cabo, mi juego en pista rápida ha mejorado y los resultados lo dicen. A principio de año jugué contra Nadal en Doha (ganó un set) y ante Kyrgios en Australia, no fueron partidos nada fáciles, después no volví a jugar más en rápida excepto Miami, fue todo tierra batida. En esta gira estadounidense por fin he podido tener unos meses de continuidad. A mí no me sorprende haber ganado mi primer título en dura porque me veía perfectamente capacitado para lograrlo”, afirma.

“El dato de que todavía no haya ganado a ningún top10 es un poco anecdótico porque también hay que ver en qué torneos y que momentos se dieron”, responde Pablo ante la imposibilidad –de momento- de vencer nunca a uno. “Los últimos que tuve fueron ante Thiem en el US Open, que perdí en cuatro, o con Nadal en Doha, que perdí en tres. Este es el año que mejor estoy jugando y los partidos que he perdido han sido muy ajustados, eso quiere decir que el nivel cada vez se está acercando más, cada vez estoy más cerca de ellos. De momento no me quita el sueño el no haber ganado nunca a un top10”.

Su tenis ya lo conocíamos, solo faltaban los resultados. Por suerte, en el tenis más que en otros deportes, la recompensa siempre llega para quien trabaja duro y a diario. En el caso de Pablo solo está al principio de ese camino, aunque su ambición le obliga a ir aumentando sus metas. “El objetivo para este año es acabar lo mejor posible, seguir mejorando y aprovechar todos los entrenamientos y los partidos. En cuanto a ranking, acercarme lo máximo posible al top30 y encarar 2017 con mayores expectativas y poder dar un nuevo salto de calidad”.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes