'Stanimal' está de vuelta en una final de Grand Slam

Stan Wawrinka vuelve a mostrar su versión más devastadora para tumbar a Kei Nishikori y meterse en su primera final del US Open tras vencer por 4-6, 7-5, 6-4 y 6-2.

'Stanimal' ha vuelto a rugir con fuerza en la central del US Open en su semifinal ante el japonés Kei Nishikori. El doble campeón de Grand Slam se ha impuesto al nipón por 4-6, 7-5, 6-4 y 6-2 en 3 horas y 8 minutos para citarse de nuevo con Novak Djokovic en una final de Grand Slam como ya ocurriera en Roland Garros 2015. Nishikori saltó con muchas mejores vibraciones a la pista pero paulatinamente fue perdiendo fuelle producto del cansancio acumulado y el suizo se vino arriba, sacando su versión más imponente, echando al japonés a palos de la pista.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Kei Nishikori estaba dispuesto a acabar con Wawrinka por la vía rápida. Ni rastro de la paliza que se había pegado ante Murray en cuartos. Se mostraba fresco de piernas, de ideas y muy brillante en sus ejecuciones. No así el suizo. Wawrinka evidenciaba una clara desconexión con su revés, que el japonés cargaba continuamente. Erraba numerosas bolas que iban lastrando su confianza. Solo el servicio le salvaba. Hasta que dejó de hacerlo y el japonés se marchaba en el marcador para poner el 3-2 y saque. No daría opciones ya al suizo, que seguía con su excesiva dependencia del saque, su única arma ante el chorro de tenis del nipón, que voleaba como los ángeles, atacaba continuamente y no fallaba bolas. A pesar de un inquietante 30-30 con 5-4 y saque, Nishikori resolvía la situación con eficacia y con saque directo facturaba el primer parcial por 6-4.

La cosa se igualó mucho en el segundo set. Nishikori bajaba paulatinamente su nivel de juego, fallando todo lo que no había fallado en el primer set. Los tres errores no forzados del set inicial palidecían ante los más de 15 del segundo. Wawrinka en cualquier caso se veía de entrada con break abajo. Pero reaccionó y sacó su mejor versión, esa versión que aplasta a sus rivales con tremendos palos. El saque seguía funcionándole para mantenerse en el partido. Ni más ni menos que un 0-40 salvaba el suizo para que Nishikori no se volviera a marchar en el marcador. Después fue el propio Stan el que gozaba de una bola de set para igualar la contienda. No estuvo bien y el japonés seguía vivo. Pero no la próxima vez que tuviera que sacar para mantenerse en la manga. Con 6-5, el suizo dio un paso hacia adelante y atacó el saque del asiático que contribuyó con más errores para ver como se le escapaba una manga que había tenido favorable. Todo igualado, empezaba un nuevo choque al mejor de tres sets.

Wawrinka era el que mandaba en el partido. Extendía las sensaciones del segundo set al tercero. Mucho más fresco de ideas y de tenis que el japonés, que parecía realmente agotado y justo de fuerzas para lo que quedaba de contienda. Pronto se escapaba el de Lausana en el marcador. En pocos minutos se aupaba a un 4-1 que tenía todos los visos de llevarnos al cuarto set con ventaja del suizo. Más aún cuando Nishikori se enfrentaba a un 15-40 para 5-1. El tenis fluido y brillante del primer set era ya historia. Ahora eran todo cañazos, bolas a la red y dobles faltas. Pero el japonés supo tirar de orgullo. Se fue a la red, salvó las bolas de break y casi de set y levantaría la situación sorprendentemente. Wawrinka empezó a dudar y el partido parecía cambiar de manos. La noria estaba de nuevo en funcionamiento.

Nishikori se había recuperado del enorme bajón y estaba mucho más fuerte que Wawrinka en el tramo final del set. Pero el suizo se aferró a un clavo ardiendo para salvar una opción de quiebre que ponía al asiático a las puertas del set. Un tremendo peloteo en el que Stan aguantó más. El saque le desatascó y al resto se iba a por Kei. Volvieron las dudas en el de Shimane y Wawrinka lo aprovechó para llevarse el tercer set. Un set que había sido suyo desde el principio. El suizo daba la vuelta a la tortilla, se colocaba a un set de la final del Abierto de los Estados Unidos.

En la cuarta manga Wawrinka iba a dar el puñetazo definitivo sobre la mesa. Break de entrada y en un abrir y cerrar de ojos estaba ya con 3-0 a su favor. Nishikori daba muestras de gran cansancio y se antojaba muy complicado a estas alturas que pudiera reaccionar y remontar como en el anterior set. Pero eso mismo ocurrió. Un juego bastante mediocre de Wawrinka al servicio le costaba la rotura y dar de nuevo esperanzas al maltrecho japonés que continuamente comprobaba el estado de sus piernas, visiblemente cargadas. No aguantaría mucho más Kei. Wawrinka volvería a la carga, aplastando cualquier intento de rebelión. Era el dueño y señor del partido y debía demostrarlo para cerrar definitivamente el choque. En esta ocasión sería contundente y expeditivo con la nueva rotura que materializaba y facturaba al resto al japonés para finiquitar por 6-2 el cuarto set y colarse en su tercera final de Grand Slam, la primera en Flushing Meadows.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter