El rey de la jungla

Novak Djokovic avanza hasta su séptima final del US Open después de un encuentro surrealista ante Gael Monfils donde ganó el menos malo.

WanabetConsigue 200 euros para apostar online en tus deportes favoritos

De poco sirvió reunir a casi 24.000 espectadores en la pista de tenis más grande del mundo. Y no fue porque faltaran ingredientes. En la Arthur Ashe se hallaban el número uno del mundo y el jugador al que todos denominan ‘rey del show’ y del espectáculo. Hoy, lamentablemente, no hubo ninguna de las dos. Novak Djokovic avanzó en cuatro mangas a su tercera final de Grand Slam de la temporada, la séptima en el US Open, tras batir a un Gael Monfils (6-3, 6-2, 3-6, 6-2) que solo ofreció oposición en la tercera manga del encuentro. Esta vez no fueron las lesiones, ni el tiempo, ni la mala suerte, ni nada. El genuino galo no tuvo la suficiente fe en su raqueta para competir, mientras que el rey del vestuario ofreció su versión más vulnerable con un hombro que no le dejó exprimir sus posibilidades.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Llegaba Monfils sin ceder un solo set a sus segundas semifinales de Grand Slam, además de sumar en su cuenta más de 40 triunfos este curso con título incluido en la gira estival americana. Mejor imposible. Vuelta al top10, victorias relevantes y una madurez consumada que le hacía ser capaz de todo. Cinco juegos. Esto fue lo que necesitamos para descubrir que nada había cambiado, que el de París volvería a ser un hombre de potencial ilimitado pero de extrema fragilidad. En este caso, fragilidad mental. ¿Y qué decidió hacer Gael ante tal atropello? Cambió el correr por caminar.

Como lo oyen. Los puntos volaban y Gael paseaba, una actitud lamentable que, sin embargo, le ayudó a sumar sus tres primeros juegos del pulso. El colmo para un Djokovic que se atrapó por momentos ante el cambio de su rival. La pelota regresó al tejado del balcánico y esta vez ya no falló. Cerró el primer parcial por 6-3 y mostró las vergüenzas de un Monfils que no dejaba a nadie indiferente. De hecho, al mantener su hoja de ruta en la segunda manga (6-2), el público despertó de su incredulidad y empezó a pitar al francés, vulnerados por la escasa pelea que estaban presenciando después de pagar una entrada de todo menos barata.

Y fue justo eso lo que hizo reaccionar a Gael, ver que aquello por lo que siempre jugó, el público, estaba realmente enfadado con su actitud. Bueno, eso y que Novak Djokovic pidió tiempo médico instantes previos, con lo que nunca se sabe lo que puede pasar. Ahí salió el verdadero Monfils, el que ruge y celebra los grandes intercambios, acaparando el protagonismo del partido y rescatando el primer parcial a su favor (6-3). De repente, cuando parecía que ya no quedaban pescados en el almacén, el galo mandó traer un par de cajas más. ¡Había partido! Que no era poco, visto lo visto durante la primera hora de reloj.

Aquello se había convertido en una broma de mal gusto que nadie era capaz de analizar. Los dos jugando a ratos, conviviendo siempre en los altibajos, sufriendo molestias físicas y sin ninguna continuidad en su juego. Del break se pasaba al contrabreak, si uno pedía fisio el otro respondía con la misma moneda. Una jungla sin leyes ni normas donde el balcánico volvió a gobernar pese a la locura constante. El parisino volvió a caer en la apatía y eso lo aprovechó el pupilo de Boris Becker para acabar con aquella comedia en la que nadie estaba disfrutando.

Seguramente será la vez que menos horas ha pasado un jugador en pista antes de llegar a la final de un Grand Slam. El de Belgrado luchará el domingo por su tercera corona en Nueva York en su séptima final en Flushing Meadows, respondiendo con creces a sus caídas en Wimbledon y los Juegos Olímpicos. Tras el trámite de Monfils, ya espera por Stan Wawrinka o Kei Nishikori, dos hombres que sí saben cómo ganarle y lo más importante, ya lo han hecho en el pasado. Por el bien del espectador, esperamos que esta segunda semifinal ofrezca algo más de pelea, profesionalidad y carisma que la primera.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter