Flavia Pennetta, un año después

La vigente campeona del US Open habla en esta entrevista sobre su vida como “jubilada” y anticipa los favoritos para esta edición.

Ya ha pasado un año pero es que es imposible olvidarlo. La imagen de Flavia Pennetta levantando el título del US Open 2015 será uno de los recuerdos que el tenis contemporáneo nos deje en la retina. La italiana, ya con 33 años, alcanzó la cima de su carrera el mismo día en el que decidió ponerle fin. Precioso y dramático al mismo tiempo. La página web Ubitennis habló con ella momentos después de realizar el sorteo de los cuadros para analizar cómo es hoy por hoy la vida de Flavia y cómo ve el torneo que mañana mismo arranca.

“Ha sido genial regresar a América, todavía más emocionante hacerlo para realizar el sorteo de los cuadros. Este año mi objetivo es visitar la ciudad bien, ver todos los lugares que nunca he visto. Pienso hacerlo todo a pie”, comenta la de Brindisi con una sonrisa en el rostro.

Con su carrera ya finalizada, Pennetta ha tenido que hacer frente a ocho meses sin tenis en su vida diaria, algo nada fácil de asimilar. “Hasta el matrimonio había muchas cosas que hacer. Fue a partir de entonces cuando me dije: ¿qué hago? Lo bueno, como siempre me dicen mi madre y mi hermana, es que nunca pensé en estar compitiendo. Ni siquiera en los Juegos Olímpicos. Yo estaba bien desde casa animando. Italia se quedó con pocas expectativas, sin embargo acabaron llegaron muchas medallas (28)”, recuerda la italiana.

“Sigo viendo a la gente que conozco, pero reconozco que es un poco más aburrido. Cuando juegas tienes tu rutina, ahora cuando estoy en el club mantengo las manos en alto todo el rato, es como si no pasara el tiempo. Y, por supuesto, desde el exterior todo se sufre más. Ahora entiendo y doy gracias a todos los que me han acompañado durante estos quince años”, afirma quien se hiciera profesional en el año 2000 con tan solo 18 primaveras.

Por supuesto, había que hablar también de Fabio Fogini. ¿Se imaginan al de San Remos entrenado por su mujer? “Nunca. El equilibrio correcto en una pareja se encuentra con cada uno haciendo su propio trabajo. Nunca mezcles las emociones y el trabajo”, zanja rápidamente Flavia.

Pero el tenis femenino no espera a nadie, siempre sigue su rumbo con un grupo brillante de tenistas, aunque puede que en una época donde haya más igualdad que nunca. “Entre las diez primeras ya no hay diferencia, cualquiera puede ganar porque se ha elevado mucho el nivel de las de atrás. El oro de Mónica Puig en los Juegos Olímpicos puede parecer absurdo pero ella es una jugadora joven, tiene un tenis agresivo y lo ha redondeado con una semana perfecta”, subraya la campeona de once títulos WTA.

Sobre su amiga Serena Williams, todo buenas palabras pero también razonables. “Siempre será la Nº1, pero de vez en cuando tiene algún tropiezo. Ya no es la misma físicamente, tampoco en el factor cabeza, pero a sus 35 años y después de haber ganado prácticamente todo en los últimos 20, yo creo que es comprensible”, valora. “A mí me gustaría ver un poco más de tenis italiano, ahora mismo estamos muy atrás. También en el circuito masculino, aunque algo vemos. Las niñas de hoy en día no las he visto crecer igual, no puedo decir que vayan a igualar lo que Francesca, Roberta, Sara o yo mismo hicimos durante estos años. Tal vez se desaniman muy rápido, ojalá que encuentren en nosotras esa inspiración y motivación”, añade una de las jugadoras que marcaron en la FedCup ganando hasta cuatro coronas entre 2006 y 2013.

Y en los hombres, ¿a quién ve favorito Pennetta? “Fognini me dice que Fabio Fognini (risas). Es evidente que él puede hacer grandes cosas, en el tenis puede ocurrir cualquier cosa. Obviamente Murray viene con mucha confianza, mientras que Djokovic ha tenido algunos problemas físicos. El circuito es un desafío y los Juegos Olímpicos han sido un gran golpe. Todas están algo cansados. También hemos visto el ascenso de Del Potro, parece que ha vuelto a nacer incluso después de dos años y medio parado. Cuando se lesiona es malo, pero siempre se regenera. A mí me ha pasado”, concluye.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes