El ‘boom’ de Mónica Puig tras la conquista del oro

En Puerto Rico se llegaron a parar misas para ver su partido. Mónica recibe constantes mensajes, murales dedicados, canciones y poemas por su gesta.

Mónica Puig, número 35 del ranking mundial WTA, reventó los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ya que contra todo pronóstico se llevó la medalla de oro en los individuales. Una hazaña inimaginable para cualquier persona del planeta excepto para la propia boricua, quien desde el año pasado se venía preparando a conciencia para la cita olímpica.

La medalla era su sueño, su gran objetivo en su carrera profesional y lo logró a sus 22 años de edad. Convirtiéndose así en la primera mujer que conquista una medalla para Puerto Rico y la primera deportista que logra un oro para su pequeño país. Con semejante hazaña, las muestras de apoyo, respaldo y celebración han sido infinitas por parte de aficionados, celebridades, políticos y demás personajes influyentes. Y no solo por parte de sus compatriotas, sino que varias compañeras de circuito se vieron rendidas ante el logro de la tenista puertorriqueña.

El triunfo de Puig generó una locura absoluta en su país. La tenista incluso llegó a demorar las misas en las iglesias. El servicio en algunas comunidades religiosas se retrasó hasta que Mónica terminara su partido. Además, los boricuas, que le enviaron diferentes mensajes, le prepararon homenajes dentro y fuera de la Isla, y se inspiraron creando murales, canciones y hasta poemas.

Motivos hay de sobras, la proeza no es menor: Puig realizó uno de los recorridos más extraordinarios que se le recuerdan a una campeona olímpica. Por el camino sorprendíó a Garbiñe Muguruza, 4º del ranking y actual campeona de Roland Garros; a Petra Kvitova, doble campeona de Wimbledon y bronce en Río; y, por último, a Angelique Kerber, vigente campeona del Open de Australia y finalista en Wimbledon. Un cuadro a prior imposible de superar para una chica que hasta la fecha solo tiene un torneo WTA en su currículum (Estrasburgo 2014).

La isla de Puerto Rico está ansiosa por recibir a Mónica Puig con su medalla de oro. Será el próximo martes 23 de agosto y se espera que el país entero esté absolutamente volcado con la deportista. La tenista ha expresado por activa y por pasiva su voluntad de compartir este triunfo en su país, con su gente, a la que no ha dejado de agradecer su respaldo.

Con cada palabra que dice sobre su querido Puerto Rico, gana adeptos. Mónica está orgullosa de ser boricua y este es el triunfo de la gente. “Soy muy fiel a donde nací y de donde vengo. Soy muy latina y amo a Puerto Rico con todo mi corazón. Mientras juegue a tenis defenderé a Puerto Rico”. La tenista es historia viva de la isla.

Comentarios recientes