Berdych: “Ivanisevic es el hombre”

El checo es el último de las grandes figuras del tenis actual en acudir a una leyenda para que reconduzca su carrera. Está convencido de la valía del croata.

Tomas Berdych está cansado de estrellarse en la misma pared. El checo quiere dar un giro radical de timón a su navegación por el circuito de la ATP y para ello ha buscado y buscado hasta dar con el que parece que es la pieza que encaja en el complicado rompecabezas del centroeuropeo. Se trata del croata Goran Ivanisevic. Tras guiar con excelentes resultados a su compatriota y gran admirador suyo Marin Cilic, que ganó bajo su tutela y contra todo pronóstico el US Open de 2014, tiene ante sí un reto aún mayor si cabe: Desbloquear la cabeza de un jugador demasiado acostumbrado a perder con los grandes, remover de su mente cualquier atisbo de respeto hacia ellos y encaminarlo hacia ese Grand Slam que por tenis se hace incomprensible que todavía le falte en sus vitrinas. Berdych no tiene la menor duda de la ayuda que puede suponer el campeón de Wimbledon 2001.

El tenista de Valasske Mezirici llevaba por el circuito sin entrenador desde mayo, cuando puso punto y final a su relación, no demasiado fructífera con el venezolano Daniel Vallverdú. Solo un Masters 1000 en su haber (2005) y una final de Grand Slam (2010) es el bagaje de un jugador que con 19 años rompía todos los moldes ganando en la moqueta de París-Bercy. Previamente había echado del torneo olímpico de Atenas 2004 a un tal Roger Federer.

El checo se siente joven aún y con mucha motivación para los años venideros. Es por ello que ansía dar ese salto de calidad que todo el mundo lleva esperando tanto tiempo. Aunque muchos ya desistieran de esperar. “Hoy en día pienso que con 30 años uno no es mayor en el tenis. Si miras por ahí, ves que todavía es un buen momento”, cuenta Berdych como recoge la web de la ATP. “Por tanto, estoy ahora buscando con ahínco ayuda para poder mejorar todo lo posible”, asegura.

En esa búsqueda, el finalista de Wimbledon en 2010 ante Rafa Nadal, ha dado con la carismática figura del croata Goran Ivanisevic. El de Split, que sabe bastante acerca de triunfar en la madurez (ganó su único Grand Slam con 29 años) había llevado con éxito a Marin Cilic hasta la consecución del US Open hace dos años. Ahora, se encargará de trabajar con el checo, arrancando esta misma semana en Cincinnati y con las miras puestas en el major americano.

“Encontré al hombre”, considera Berdych. “Creo que es la persona que estaba esperando. Supo encontrar la manera de alcanzar el éxito. Veremos si es la pieza adecuada, el añadido correcto”, conjetura el checo, que ya se encuentra en la treintena. Lo que es seguro es que motivación y ganas no le van a faltar en esta nueva aventura. Será sin duda uno de los nombres a seguir, esta vez más de cerca que nunca, en los próximos torneos. Y desde ya, en Cincinnati.

Comentarios recientes