Regreso a lo grande

Rafa Nadal volvió ocho años después a unos Juegos Olímpicos y lo celebró con una trabajada victoria ante Federico Delbonis (6-2, 6-1).

Ocho años esperando este momento. Disputar unos Juegos Olímpicos, representar a tu país y, por supuesto, empezar tu camino con una victoria. Tal y como hiciera en 2008 en Pekín con 22 años ante Potito Starace. Rafael Nadal repitió el guión en Río, aunque esta vez el rival era argentino y se llamaba Federico Delbonis (6-2, 6-1). Estamos ante una victoria peleada, deseada y merecida; un paso al frente de un hombre que llevaba dos meses parado y al que ya todos ven como uno de los grandes favoritos al Oro.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Los inicios no fueron fáciles, pero es normal. Desde aquellos dos partidos en la primera semana de Roland Garros, el de Manacor no había vuelto a disputar un partido oficial. Enfrente, un hombre aciago en superficies rápidas pero cargado de confianza después de convertirse en el héroe argentino de Copa Davis hace unas semanas. Juegos largos, con muchos errores, con múltiples oportunidades entre dos raquetas algo temerosas. En seguida rompió Rafa, 2-1 arriba, para inmediatamente regalar la ventaja, 2-2. Ambos estaban muy parejos, tanto en lo bueno como en lo malo.

Pasaron los puntos y el tiempo de calentamiento debía terminar. La “prueba” estaba superada para Rafa, sin dolores en su muñeca -aunque con un vendaje auxiliar- y ante un rival que no le iba a poner en mayores complicaciones. Estaba todo estudiado y, ahora controlado. Aquí fue donde el número cinco del mundo metió la última marcha y se escapó. Se escapó para no volver y firmar un 6-2 que apartaba a Federico de esa idea de igualdad que se respiraba en la Pista 1.

Aquí se soltó Nadal, intentando otros caminos durante los intercambios, arriesgando de vez en cuando, buscando sensaciones en un duelo del que ya tenía medio triunfo en el bolsillo. La lluvia apareció durante unos instantes para ponerle algo de drama a la escena, aunque Carlos Ramos no se inmutó. “¡A jugar!”. Tras cinco minutos de parón los dos contendientes volvieron a pista con la misma tónica. Uno dominaba y el otro era dominado.

La impresión es que todavía queda mucho, pero que el pentagrama está listo. Durante todo el encuentro no se vio indicios de dolor y sí mucha energía e ímpetu por parte de Nadal, esa fuerza que le ha movido durante toda su carrera a alcanzar retos más altos. Y vencerlos. En segunda ronda aguarda Andreas Seppi, un rival de un catálogo similar pero que tampoco regalará nada. El primer paso ya está dado, faltan cinco (o cuatro) para la gloria.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter