David Ferrer: “Tengo que recuperar la garra y la continuidad”

El alicantino pasó por los micrófonos de Planeta Tenis para hablar sobre su tiempo de descanso y de cómo afronta los próximos Juegos Olímpicos.

Si algo tiene David Ferrer es que nunca se esconde, siempre da la cara, sea cual sea la situación, para explicar su momento deportivo y profesional. El español fue entrevistado este sábado por los compañeros de Planeta Tenis y habló sobre el tiempo de desconexión post-Wimbledon, la falta de competitividad que le está faltando esta temporada y la aventura que afrontará junto a Roberto Bautista en la próxima cita olímpica. Palabras sinceras de uno de los mejores tenistas de nuestra historia.

El descanso es fundamental y más con los años. A medida que pasan los años vas acumulando mucho tensión, mucho estrés de la competición y parar mentalmente viene bien para afrontar los siguientes torneos con ganas, que de eso se trata, tener esa motivación para poder competir”, comenta el jugador en las ondas de Radio Marca mientras disfruta de una semana de relax en Jávea.

El tenis me gusta y todavía me veo con fuerzas de intentar estar lo más competitivo posible. Es cierto que las últimas semanas o este año he estado mucho más irregular, en Wimbledon no competí de la misma manera en que había competido el resto de mi carrera y fui un poco autocrítico conmigo, pero sin dramatizar. Al fin y al cabo siempre hay épocas mejores y épocas peores, hay que asumirlo, aceptarlo y buscar la solución para competir bien. Ya no se trata de ganar o perder, eso nadie te lo asegura por mucho que trabajes y hagas bien las cosas, pero mi nivel de exigencia para competir tiene que estar al 100%”, señaló.

Lo que ocurrió en Londres fue un poco la gota que colmó el vaso, un encuentro apático que hasta al propio David le cuesta definir. “Estuve apagado, muy a tirones. Hay que intentar volver a tener esa garra, esa continuidad, eso es lo que me pasó en Wimbledon y lo que en otros partidos me ha pasado este año. Tenísticamente no estoy mal, el problema es que son muchos años compitiendo a este nivel y existe una saturación. Para mí es fundamental ser competitivo en la pista desde el primer punto hasta el último. En el trabajo, hagas lo que hagas, hay que ponerle pasión y si la pierdes hay que buscar la manera de recuperarla, si no el problema se alarga. Entrenando en el día a día estoy muy bien, es cuando viene el partido cuando siento una especie de bloqueo. Descansar, entrenar y aprovechar estos días para estar relajado con tu gente, no pensar tanto a la hora de competir”, destacó el actual número 14 del mundo.

Pero todavía hay tiempo, solo hay que fijarse en Federer (casi 35 años) disputando ayer las semifinales de Wimbledon. “El tenis es un estilo de vida y hay una generación muy buena de competición que sigue estando al máximo nivel. Yo he convivido con dos épocas diferentes y los jugadores de antes eran más irregulares o no tenían esa ambición que se ha juntado con los Murray, Djokovic, Rafa y Federer. Esto creo que también ha ayudado a los demás jugadores a alargar su carrera y, obviamente, también todo se ha profesionalizado un poco más, eso también provoca que los jugadores duren más. Al final es lo que has hecho toda tu vida y sabes que a los 35-36 puedes competir y yo pues me lo paso bien. Hay días mejores, otros peores pero disfruto, además tengo un equipo que me ayuda tanto a nivel profesional como personal”, comenta el valenciano.

En el horizonte, los Juegos Olímpicos de Río destacan por encima de cualquier otra fecha. “Lo afronto con la ilusión de poder cambiar esa dinámica. Vienen los que seguramente sean mis últimos Juegos Olímpicos y es algo que me hace mucha ilusión. Es importante la gira pero sobre todo el poder competir, estar en el partido de principio a fin sin mirar tanto el resultado. Para mí este año acabar top10 va a ser difícil, así que intento marcarme la meta de este año en ser competitivo”, responde Ferrer a Pablo Bosch y el resto del equipo.

Hace cuatro años, en Londres, ya se quedó a un centímetro de la medalla, ¿por qué no soñar con otra oportunidad? “Fue un momento duro, tanto Feliciano como yo sabíamos que iba a ser difícil volver a vernos en una así, de hecho Feli ya se ha salido del barco (risas). Ahora volvemos a tener otra oportunidad, aunque no estará tan cerca, en la que voy a jugar con Roberto Bautista, que es el ‘siguiente Ferrer’. Me recuerda mucho a mí cuando tenía su edad, es muy completo y muy competitivo. Me alegra que los dos seamos valencianos y podamos tener esa opción de jugar dobles. Convivir una Olimpiada es totalmente diferente a cualquier otro torneo”, concluye el español.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes