Borg: "Es impactante ver cómo se comportan los padres con sus hijos"

Bjorn Borg viaja con su hijo Leo por diversos torneos del país, donde ha percibido y alertado sobre la excesiva exigencia que los padres inculcan en sus hijos

A sus 60 años, Bjorn Borg viaja por Suecia con su hijo Leo, de 13 años, al que empiezan a adivinársele talentos para la práctica del tenis. Es en estos momentos y en conversación con la CNN, donde la leyenda sueca reflexiona sobre cómo los padres están cada vez más obsesionados y agresivos con obligar a sus hijos a llegar a ser profesionales. Una interesante entrevista que alerta sobre un problema de poca visibilidad.

Carta de una niña a sus padres

Carta de una niña a sus padres

Emotiva imaginaria carta de una pequeña niña tenista hacia sus padres, los cuales no se comportan todo lo bien que deberían en la grada mientras la ven jugar.

Seguir leyendo

No es un hecho aislado, en todos los deportes existe un problema: los padres se involucran en exceso y exigen muchísimo a sus hijos. "Cuando viajamos por Suecia vemos a todos estos padres locos y es increíble. Hoy en día es increíble, es impactante. Creo que es porque el tenis es un deporte con una gran cantidad de dinero en juego. Se puede ver a veces que los niños no quieren jugar y los padres les empujan a hacer algo que no quieren hacer".

Su hijo Leo es el motivo por el que Borg ha comenzado a ver estas actitudes. Su talento podría hacerles viajar de nuevo. "Leo tiene un gran corazón para el tenis. Juega durante dos o tres horas cada día. Le gusta jugar, le gusta competir, le gusta viajar. Así que tenemos esta gran discusión con mi mujer Patricia y la familia sobre viajar por Europa; quiere jugar todo el tiempo pero todavía está y debe ir a la escuela. Y yo he llegado a un punto en el que no quiero viajar mucho. Me gusta estar en casa, estoy un poco mayor. He viajado por todo el mundo, no sólo una sino cien veces".

Para explicar este hecho, Peter McGraw, entrenador en categorías inferiores de gran reconocimiento, relaciona varios factores. "Hay una tremenda presión. Los padres están haciendo enormes sacrificios y compromisos en tiempo y desembolso económico. El coste de oportunidad de hacerlo es tan grande que un padre no puede dejar de comprometerse e involucrarse al máximo".

Para dar a sus hijos la mejor de las oportunidades en el tenis, McCraw afirma que los padres suelen gastar alrededor de 10.000 dólares al año en formación, viajes y torneos en un niño de ocho a 12 años de edad. En el grupo de 16-18 años de edad la cantidad se eleva a 35.000, mientras que para los mayores de 18 años, el costo puede llegar a 50.000 al año.

En el caso de Leo Borg, el hijo de Bjorn sí tiene el talento necesario para apostar por él pero Frederick Hornell, entrenador de la Federación Sueca sub-14 ve en Bjorn Borg el perfil idóneo y distante en las exigencias con respecto a otros padres. "Es un jugador interesante, sin duda. Su juego ha mejorado mucho en el último año. Vamos a viajar con él un poco más en el verano. Tener un padre que es casi una leyenda en el tenis puede poner un poco de presión sobre Leo, pero lo positivo es que tiene mucha experiencia, siempre guarda bien las distancias y da consejos desde la experiencia".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes