Juan Martín del Potro y cómo conseguir resultados tras las vueltas

El argentino firmó en este 2016, como mínimo, unos cuartos de final en su primer torneo en las diferentes superficies: dura, tierra y césped. 

Juan Martín del Potro vuelve al circuito y gana partidos, hace resultados y escala posiciones en el ranking. Al argentino parece no importarle cuál es la superficie en la que juega ni el tiempo que está inactivo. Cuando regresa, triunfa. Le es igual que sea pista dura, tierra batida o césped. Independientemente de dónde se compita, el tandilense dice presente y suele pasar un par de rondas pese a no tener continuidad desde hace años por culpa de las lesiones.

Cuando retornó en Delray Beach, el ATP 250 que se disputó a mediados de febrero, hacía cerca de un año que no competía en el circuito. Volvió y firmó unas sorpresivas semifinales con victoria incluida en cuartos de final ante un top-30 (Jeremy Chardy). Tras la gira norteamericana de pistas duras regresó al polvo de ladrillo después de casi tres años sin pisarlo (Roma 2013) y clavó unos cuartos de final en Munich y una sorpresiva victoria en primera ronda del Mutua Madrid Open ante uno de los mejores tenistas del 2016, actual número 7 del mundo y reciente semifinalista de Roland Garros, Dominic Thiem.

Los primeros torneos en distintas superficies a Juan Martín se le dan bien, es siempre capaz de encadenar al menos dos partidos y en esta temporada de césped también lo está logrando. Del Potro compite esta semana en el ATP 250 de Stuttgart y lo hace en pasto después de 3 años. El tandilense ya se encuentra en semifinales del torneo y con una victoria de altura en primera ronda ante Grigor Dimitrov, 36º del mundo y ahora entrenado por su antiguo coach, Franco Davín.

Y estos resultados y buenas sensaciones llegan después de haber superado 3 operaciones en su muñeca izquierda en el pasado año, de estar atormentado por las lesiones, por el agotamiento mental de entrar en una y salir de otra y de sufrir recaídas y molestias constantemente en esa maltrecha muñeca que le imposibilitaba pegar revés a dos manos.

“Voy a jugar otro partido en césped y mi meta es seguir mejorando mi revés. Ahora estoy devolviendo con revés a dos manos y tratando de ser más agresivo que en el último torneo. Estoy mejorando, esta superficie ayuda a mi juego y trataré de sacar ventaja de eso”, comentó el tandilense en rueda de prensa.

Del Potro, que actualmente es el 223º del ranking mundial, pero a partir del próximo lunes estará, cómo mínimo, por debajo de la barrera de los 200 mejores, disputará este viernes los cuartos de final en Stuttgart, y lo hará ante el cuarto cabeza de serie, el francés Gilles Simon. Un partido de máxima exigencia y un nuevo test para probar su muñeca, su físico y dejar claro que, pasito a pasito, se va haciendo un hueco en el circuito, ese que tanto ama y añoró en el último tiempo.

Comentarios recientes