Wawrinka, el hombre que se crió en una granja

Hacemos un repaso a la infancia de Stan Wawrinka, que se crió ayudando a su padre trabajando en el campo rodeado de naturaleza y animales.

Cada tenista tiene detrás una historia hasta su ascensión hasta lo más alto. Stan Wawrinka no iba a ser menos. El suizo se crió en Saint-Barthélemy, un pequeñísimo municipio de sólo 4 kilómetros cuadrados. Allí, en una pequeña granja y rodeado de animales, creció nuestro protagonista. Un futuro ganador de Grand Slam y uno de los mejores jugadores del mundo.

El NYT ha hecho un repaso a la infancia y el sitio donde se crió Wawrinka. Cerca de donde vivía, existe un Centro Social que sirve de hogar para 75 personas con discapacidades mentales o problemas de drogas y alcohol. Los animales siguen rodeando el lugar y es común ver a gansos, patos o gallinas en los alrededores, acompañado por un precioso castillo del siglo XI y es que este municipio es prácticamente todo zona verde. El éxito tremendo de su hijo en el mundo del tenis no ha hecho que los padres dejasen su trabajo de toda la vida. El padre del tenista sigue llevando su granja y su madre lleva una pequeña pastelería y tienda de té.

Parte de la granja es ahora un zoológico con diferentes tipos de animales y una zona agrícola que sirve de alimento a los residentes del Centro Social. En ese mismo terreno, Wawrinka pasó su infancia montado en el tractor de su padre y ayudando a empacar el heno. Era algo que amaba hacer. "He tenido suerte de poder crecer rodeado de naturaleza y animales. Tuve una infancia muy feliz pudiendo trabajar en la granja con mi padre. Aprendí a luchar duro para conseguir lo que quería", comentó el tenista para Le Matin, hace tres años, recordando sus tiempos de niñez.

El gusanillo del tenis se le despierta a Wawrinka con 8 años. Él y su hermano mayor se apuntaron a tenis en un club local. En la escuela a la que iba de pequeño había un hombre que trabajaba allí llamado Dimitri Zavialoff, que estudió y trabajó para ser entrenador de tenis y comenzó a enseñar al pequeño Wawrinka y a su hermano. Fueron pasando los años y viendo que los dos tenían talento para ello, decidieron mudarse a España y seguir allí su preparación y aprendizaje. Con 15 años, Stan dejó el colegio para centrarse en el tenis aunque continuó dando clases a distancia. Para cuando tenía 17 años, Stan se hizo profesional y al siguiente año ganó Roland Garros Junior y dos torneos Challenger.

La carrera junior de Stan fue muy buena pero no tanto la de su hermano, que aunque llegó a ser profesional también, acabó dejándolo para llevar el Club de Tenis Stade-Lausanne. Wawrinka y Zavialoff siguieron juntos en estos primeros años de carrera del suizo. Stan explica que agradeció mucho que sus padres le ayudara en sus inicios, sin presionarle en ningún momento. "Mis padres invirtieron mucho dinero para que yo pudiera vivir mi sueño sin poner ninguna presión sobre mí", reconoce, aunque su éxito le vino completamente inesperado. "Nunca, ni siquiera por un minuto, pensé que podría acumular millones en el circuito", admite.

Irrumpió en el circuito relativamente tarde, a los 28 años. Una edad en la que muchos tenistas ya comienzan a bajar su nivel e incluso a pensar en la retirada. Para él, ahí fue cuando explotó, con la victoria en el Open de Australia 2014, derrotando por el camino a Novak Djokovic y Rafael Nadal. También, el año pasado, sorprendió a todos en París al llevarse la Copa de los Mosqueteros tras doblegar a Roger Federer y a Novak Djokovic, entre otros. Y el más reciente, su victoria en el US Open 2016, tras un torneo excelso derrotando a Novak Djokovic en la final.

Es un hombre de grandes citas. Se crece en los momentos importantes y su espíritu de lucha y fuerza mental la ganó desde bien pequeñito, trabajando en el campo y la granja, rodeado de naturaleza y animales. Sólo así se entiende ese apodo, 'The Stanimal'. Le viene que ni pintado.

Editado el 14/09/2016.

Comentarios recientes