Murray: "Mauresmo y yo no dejamos de trabajar por mi comportamiento"

El número 2 del mundo sigue vivo en París tras remontar a Stepanek pero colea aún su ruptura con la francesa Mauresmo. Andy desmiente malos rollos con ella.

Mucho se ha hablado en los últimos días de las causas que motivaron el final de una relación de 2 años entre Andy Murray y Amélie Mauresmo. La ya ex entrenadora del escocés admitió que la causa de la ruptura fue el carácter de Andy, pero éste lo niega como recoge The Guardian, desmintiendo por completo discusiones fuertes entre ellos y mal ambiente en el final de su colaboración.

"Amélie y yo tenemos una buena relación. No creo que sea pueda decir otra cosa al respecto", comenta Murray cuando ha sido preguntado en rueda de prensa tras su partido de primera ronda ante el checo Radek Stepanek. "Dí una entrevista antes del torneo, antes cualquier cosa que Amélie dijera había salido ya. En los últimos dos días con ella supuestamente había replicado a Amélie y había estado en desacuerdo con todo lo que ella decía, que habíamos tenido una dura separación. Todo esto sencillamente no es cierto", suelta el escocés.

Y continúa aclarando el tema: "Cualquiera que dijera que fue acalorada (la conversación que tuvieron en Madrid) está mintiendo y no estuvo allí. Estuvo muy lejos de ser agitada. Hablamos muy calmados todo el tiempo. Decir que la razón de que Mauresmo y yo cortáramos por mi comportamiento en pista no es cierto. En Madrid cuando hablamos no discutimos ni una sola vez", asegura Andy.

El escocés ha tenido malas relaciones con sus entrenadores, o al menos acaloradas especialmente en pista. "Desde luego, cuando estamos trabajando juntos, discutimos muchas cosas en la pista. Y había veces que, como ha pasado con todos mis entrenadores, ellos decían: 'Necesitas concentrarte más en el partido. Deja de volcar tu frustración hacia el box y estar distraído de lo que está pasando en la pista'. Pero decir que esto es la razón de que dejáramos de trabajar es equivocado", dice el número 2 del mundo.

Cambiando diametralmente de tercio, el de Dunblane habló también sobre su costosísimo triunfo en su debut en París ante Stepanek en cinco mangas. "Podría considerarse una de las grandes victorias de mi carrera. Pero fácilmente podría haber ido por otros derroteros. Cuando está tan apretado y te queda un set para seguir en el torneo, necesitas toda la energía e intensidad que logres conseguir. Estoy contento de tener a mi equipo detrás de mi en situaciones como estas", sentencia el británico que se medirá con el francés casi desconocido Mathias Bourgue en segunda ronda.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter