¿Qué debería hacer Roger Federer con su calendario las próximas semanas?

Después de haber visto en qué condiciones ha competido en Roma, debatimos sobre si el suizo debería saltarse Roland Garros para prepararse bien para la gira de hierba.

Todos esperábamos la vuelta de Roger Federer en Roma después de que no pudiéramos verle en Madrid por ese problema en la espalda. Las dudas sobre su estado físico real estaban en el aire y la información que se filtraba no era precisamente esperanzadora. Después de verle ante Zverev y Thiem, queda reflejado que el suizo participó en Roma sin estar bien físicamente y que ha sido todo un poco arriesgado, teniendo en cuenta que Roland Garros empieza en semana y media y que Wimbledon está también a la vuelta de la esquina. ¿Se está equivocando Federer al competir en estas condiciones?

Volver a la competición después de una lesión de este tipo nunca es fácil. Cuando estás por varios días con la pierna inmovilizada y empiezas a caminar poco a poco, sientes que aquello no está cómo debería y es normal sentirse inseguro al comienzo de la rehabilitación. Aunque Federer ha hecho un post-operatorio acorde a un deportista de su nivel, la vuelta a las pistas no se está produciendo tal y como él desearía y es que acortó plazos intentando coger ritmo de partidos e ir cogiendo confianza poco a poco pero por diversos problemas como una gripe o su espalda, esto no se está produciendo.

De esta manera, el tiempo se agota y las cosas no mejoran. Su objetivo era llegar lo mejor posible a Roland Garros e incluso en un estado superior a Wimbledon pero esos contratiempos le han hecho perder oportunidades de rodarse con horas de partido. La espalda, esa que acusa sobremanera el tiempo de inactividad cuando le empiezas a meter caña de nuevo, le ha empezado a decir que se debe tomar las cosas de otra manera y no es algo con lo que jugar, ya que una lesión más seria podría tenerle varios meses fuera.

Federer no empezó a servir hasta horas antes de su partido contra Zverev. Él mismo reconoció que no decidió jugar hasta minutos antes de empezar el encuentro y ya se le pudo ver bastante corto de movilidad, intentando acortar los puntos al máximo y rompiendo ritmo. Le salió bien porque con el talento que tiene es capaz de ganar partidos incluso cuando no está ni al 50%, algo sólo al alcance de los más top, pero ya ante Thiem su estado físico evidenció problemas más serios, sobre todo en el segundo set. A Roger se le notaba especialmente débil por el lado de la derecha, cuando tenía que desplazarse hacia ese lado y es que incluso puede que la rodilla operada estuviera dándole problemas, como ya le vimos durante los entrenamientos esta semana en Roma, donde varios cámaras captaron momentos donde Federer se dolía en su rodilla.

Al término del encuentro, Federer pasó por rueda de prensa y comentó que su participación en Roma se debía más a comprobar en qué estado se encontraba que a conseguir un buen resultado. Que si se encontrara así en París no participaría en Roland Garros. Entonces, yo me pregunto: ¿Para qué ha competido en Roma? Si quiere probarse, mejor que lo haga en su casa, descansando bien y preparándose a conciencia y evitándose esas horas de vuelo y jaleos varios que pasan en cualquier torneo de este tipo (prensa, eventos, compromisos...). ¿Para qué comprometer tontamente a su espalda de esa manera? Él mismo ha dicho que sí, que tomó ciertos riesgos aunque estaban controlados, pero la salud no es algo con lo que tomar riesgos ni mucho menos se tiene todo controlado al 100%.

Su participación en París queda entonces a expensas de cómo se recuperará en esta próxima semana y de si sus problemas van a menos. De no competir en Roland Garros, sería el primer Grand Slam que se pierde el de Basilea desde el siglo pasado (US Open 1999), pero desde luego sería algo a considerar si su espalda y su rodilla no están en las mejores condiciones. En tierra batida, la espalda es la que más sufre y quizá debería empezar a hacer entrenamiento preventivo para esa zona y centrarse en entrenar la gira de hierba, que empieza con Stuttgart, la semana siguiente después de París. Luego, acudiría a Halle de forma seguida para descansar una semana antes de WImbledon. Se hace difícil pensar en un Federer en estas condiciones participando de forma seguida en París, Stuttgart y Halle.

Os lanzamos la pregunta: ¿Qué debería hacer Federer con su calendario en las próximas semanas? ¿Debería saltarse París y centrarse en mejorar su espalda y preparar la gira de hierba? Os leemos.

Comentarios recientes