Tan sólo la punta del iceberg

¿Qué hubo detrás del corte de emisión del Nadal-Murray en Madrid por parte de RTVE? El aficionado y contribuyente español merece saber esto.

Muchos espectadores se sorprendieron cuando el sábado pasado, La1 de Televisión Española cortaba sin previo aviso la semifinal del Mutua Madrid Open entre Rafael Nadal y Andy Murray. Cuando el encuentro estaba en lo más interesante, con el manacorí sacando con 4-5 abajo en el tercer set, decidieron pasar al Telediario a eso de las 15:20 de la tarde, dejando el partido en una mini pantalla mientras daban las noticias de manera normal. Los aficionados mostraron su desencanto cargando contra RTVE por esta decisión en lo que suponía una falta de respeto tanto para ellos como para los propios trabajadores. Hemos investigado estos días sobre lo que ocurre dentro de RTVE y hemos descubierto que hay muchas cosas que suceden en el ente público donde se ningunea a la sección de tenis y que los aficionados deben y merecen saber.

Hay que recordar que RTVE es la televisión pública en España y que son los propios españoles los que financian este ente y los programas que emiten. Son casi 200 euros de media por familia al año lo que gastan los contribuyentes en este país que ven cómo su dinero "se tira" en muchas ocasiones, gastando cantidades desorbitadas para retransmitir ciertos deportes como el Gran Premio de Catalunya de Fórmula 1, que según Marca ha costado 700.000 euros a RTVE para poder retransmitir ese evento por La1. Mientras, otros deportes con bastante más seguimiento como el tenis, cuyas audiencias son millonarias en ciertos casos, sufren ninguneos, malas condiciones laborales y gestos desconsiderados hacia sus trabajadores.

España contará con Rafael Nadal como abanderado en los próximos Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro. Junto a él, una amplia representación española de tenis viajará con él en búsqueda de medalla. David Ferrer, Garbiñe Muguruza o Carla Suárez entre otros, representarán serias probabilidades de medalla para nuestro país haciendo que tanto las disciplinas de singles como de dobles resulten tremendamente interesantes para los aficionados. Pues bien, RTVE ha decidido que este año, a diferencia de los anteriores, ninguno de los comentaristas de tenis de la casa vayan a Rio. Es decir, los partidos de los tenistas españoles en una cita tan importante como unos Juegos Olímpicos se retransmitirán con un océano de por medio. Mientras otros deportes como la gimnasia o el balonmano femenino, con opciones más reducidas de medalla, tendrán a su propio comentarista especializado en Rio, el tenis no lo tendrá y los narradores tendrán que trabajar desde la sala de comentaristas aquí en España. Eso sí, el número de directivos de RTVE que viajará a Brasil en estos Juegos doblará al de los anteriores Juegos en Londres, según cuenta El Confidencial, demostrando claramente cuáles son las prioridades desde las altas instancias.

Este feo gesto no es el único que reciben los trabajadores de la sección de tenis en RTVE. Tienen que ver cómo su trabajo no es reconocido y cómo el tenis es relegado en muchas ocasiones al diferido aun cuando juegan españoles. A lo largo de los últimos meses, hemos visto cómo se mandaba a la madrugada en falso directo los partidos de torneos importantes WTA mientras en Teledeporte decidían echar otro evento minoritario. La nómina de comentaristas de tenis no es demasiado amplia tampoco y fue habitual ver en el pasado Mutua Madrid Open a algunos de los locutores comentando hasta cinco partidos en una sola jornada, lo que supone más de 10 horas dentro de la cabina o que los redactores acabaran rematando jornadas de hasta 14 horas acabando más allá de las 2:30 de la madrugada, y así día tras día hasta completar los 7 días de torneo, denotando una planificación poco razonable de su trabajo. Para el que le interese, CC.OO publicó el pasado lunes una nota en la que habla precisamente sobre esto, dando los nombres de los cuatro encargados responsables de esta mala planificación.

Muchos pensarán que en épocas de recortes y ajustes presupuestarios esto entraría dentro de lo normal. Deben de saber los lectores y aficionados al tenis que para otro tipo de partidas sí que existe dinero y además, se despilfarra. Y es que, por poner un solo ejemplo de los muchos que existen de este tipo, se le pagó el viaje, estancia y entrada para la final del año pasado de Liga de Campeones en Berlín a un periodista de fútbol que no trabajó retransmitiendo el partido ni ofreciendo información de primera mano para ninguno de sus canales. Es decir, se le ofreció aquello únicamente por ser quien es y que da muestras de cómo funciona el ente público, premiando a sus "amigos" y gastando dinero de los contribuyentes para este tipo de cosas y no usarlo de manera inteligente para ofrecer un producto de calidad a los aficionados al deporte.

El corte producido durante el partido de Nadal y Murray, dando paso a las noticias y ofreciendo información favorable a un partido político, lleva a pensar que la persona que manejó los hilos para que se produjera esta interrupción lo hiciera con un especial interés y es que toda la audiencia que presenciaba el encuentro (en su gran mayoría joven), vio los primeros minutos de las noticias que se daban sobre los diferentes partidos políticos sin entender bien qué sucedía. Mientras los anteriores años donde el torneo se ofreció por La Sexta retransmitía la primera semifinal a las 15.30 horas, después del informativo, desde las altas instancias de RTVE se presionó para que comenzara a las 13.00 horas, pensando en arrastrar luego esa audiencia al Telediario.

Teledeporte se salvó en 2014 cuando estaba abocada a desaparecer. La movilización de sus trabajadores y diferentes subvenciones la mantuvieron a flote y desde el ente se decía que apoyarían a los deportes minoritarios. Esto no sólo no se ha hecho, sino que la cosa está peor. Lo del corte de emisión del partido entre Murray y Nadal es tan sólo la punta del iceberg que esconde una tremenda lucha de poder entre los directivos a los que sólo les interesa mantener sus cargos a flote dentro de la mastodóntica estructura de RTVE. El aficionado y las retransmisiones deportivas, tal y como comentamos el otro día, es lo que menos importa.

Nota: A día de hoy y a esta hora, aun nadie de la dirección de RTVE ha salido a pedir perdón por lo ocurrido ni ha habido dimisiones ni responsables.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes