Carta abierta de una aficionada hacia RTVE

Una lectora de Punto de Break nos manda una carta dirigida hacia RTVE después de que cortaran en el último juego el partido entre Nadal y Murray.

Una de las lectoras de nuestra página, la usuaria Chiqui, nos ha mandado esta carta que va dirigida hacia RTVE mostrando su indignación tras el corte de emisión en el último juego entre Nadal y Murray, impidiendo a los aficionados ver el final del encuentro y que está siendo noticia en toda España por el revuelo que se ha montado en las Redes Sociales.

"El reloj pasa de las 15:15 horas y los aficionados al tenis de este país tenemos los cinco sentidos en La 1, donde está siendo retransmitido el partido de semifinales del Mutua Madrid Open entre Rafael Nadal, nuestro tenista más alabado, y Andy Murray, el número 2 del mundo. En una nueva épica, Nadal se sobrepone a un 5-3 adverso en el segundo set para intentar remontar el partido que lo llevará a una nueva final en Madrid, confirmando así su vuelta a las grandes citas.

Murray vuelve a perder la opción de cerrar un partido que lo llevará a su segunda final en Madrid de manera consecutiva, teniendo así la oportunidad de defender el título que consiguió el año pasado precisamente contra el rival que en estos momentos tiene enfrente. Se da el cambio de pista, al son de los gritos de «¡Sí se puede!» de los espectadores de la Manolo Santana. Sin duda, un momento trascendental del partido: la resistencia de Nadal o la satisfacción por la victoria de Murray. Pero todo esto se desvanece ante los ojos de los televidentes cuando en la cadena pública se decide pasar a los informativos, privándonos del desenlace de un encuentro que nos había mantenido pegados a la pantalla. Ni siquiera pasan la emisión a otro de los canales que ostenta Televisión Española, como La 2, TDP o incluso Clan. Las redes sociales estallan de indignación ante algo que ya llevamos mucho tiempo sufriendo: el menosprecio por el tenis en la televisión española.

«Nos cortan sin avisar. Sin palabras, sólo pedir una vez más perdón por no haberse visto el final del Nadal-Murray por La1. ¿Hasta cuándo?». Este es el mensaje que dejaba en Twitter Arseni Pérez, comentarista de La 1, cuando ocurre algo que nadie vio venir. Ni siquiera se tuvo la decencia de notificar este cambio de programación a los propios profesionales que se encargaban de hacernos llegar el partido a nuestros hogares. ¿Cómo podemos esperar entonces que se tenga alguna consideración con los espectadores que se sientan en sus casas para ver uno de los torneos más importantes de la temporada? Parece ser que alguien ha decidido que los aficionados a este deporte no merecemos ese trato considerado.

No es la primera vez que algo así ocurre a la hora de retransmitir el deporte blanco por televisión. En el Mutua Madrid Open hay muchos ejemplos de cómo en este país, al menos para las cadenas, el tenis es un deporte de segunda. El pasado jueves se jugaban los encuentros de octavos de final masculinos y los cuartos de final femeninos. Muchos esperaban ver el partido de Nick Kyrgios, futura estrella de este deporte, contra Pablo Cuevas, todo un especialista en pistas de tierra. Aquí comienzan los primeros ‘ninguneos’. El partido no es retransmitido por televisión, pero a los espectadores se les da la opción de seguir el encuentro a través de la página web de la RTVE. Muchos se llevaron la sorpresa de que dicha señal no funcionaba, por lo que el partido se quedó sin retransmisión. Todo ello mientras en TDP, los comentaristas seguían insistiendo en que ese partido podía verse en esta web. Al finalizar el partido de octavos que en ese momento se retransmitía, muchos tenían la esperanza de que el partido de Kyrgios y Cuevas pasara a TDP, ya que en esos momentos era el más importante que se estaba desarrollando. Pero no, no hubo retransmisión de este encuentro. En su lugar, se ofrecían repeticiones de jugadas del partido de Roberto Bautista-Agut y Novak Djokovic o entrenamientos de Rafael Nadal. Cosa que está muy bien, pero no cuando se está disputando otro encuentro en la segunda pista en importancia del torneo.

El mismo jueves se continuó con una programación desastrosa. Eran las 21:30 horas cuando daba comienzo el último encuentro de cuartos de final femenino: Sam Stosur contra una de las revelaciones de este Madrid Open: la rumana Patricia Maria Tig. Además, en la pista Arantxa Sánchez Vicario se jugaba el último encuentro de los octavos de final masculino: el número 7 del mundo, Jo-Wilfred Tsonga contra el número 10, Milos Raonic. Muchos espectadores encendieron la televisión para sintonizar con TDP, pero se llevaron una decepción: se repetía el partido de Djokovic y Bautista-Agut. Dos partidos en juego, uno de ellos con dos de los jugadores más importantes del circuito, y la cadena encargada de retransmitir los partidos enfrascada en una repetición de un partido que se había disputado apenas unas horas antes. De nuevo, internet no ofrecía la señal de la Sánchez Vicario, por lo que los que esperaban por el partido de Tsonga y Raonic, se quedaron esperando.

Hasta este año, se decía que la retransmisión de La Sexta en el Mutua Madrid Open no era digna de un torneo de esta categoría, ya que había más preocupación por el famoso de turno que iba a ver a Nadal –porque siempre van a ver a Nadal- que por prestar atención al juego que se estaba desarrollando. Con la cobertura de La 1, la cosa no ha mejorado mucho. Todos los días, en los cambios de lado, hemos tenido que soportar las opiniones de actores, músicos, cantantes, presentadores y sobre todo futbolistas. Algunos tan inoportunos como la actriz María Castro, que se encontraba ayer viendo el encuentro entre Djokovic y Raonic y donde en su ‘intervención’ alabó el juego del serbio aunque el «otro chico» no se lo ponía fácil. Ni siquiera sabía el nombre del rival del número 1 del mundo. En este mismo partido, mientras vemos a un Raonic visiblemente molesto discutir con el juez de silla por un warning por pérdida de tiempo, la realización ve más interesante ir a ver cómo se lo está pasando Melendi, dejando a los espectadores sin saber qué estaba ocurriendo en la pista.

Así ha continuado esta semana de buen tenis y mala cobertura, hasta llegar a lo que hemos presenciado en el partido de nuestro número 1. Pero lo ocurrido en el encuentro de Nadal y Murray no debe extrañar, ya que no es la primera vez que Televisión Española hace algo así. Ya lo vimos en la final del Miami Open del año pasado, donde se enfrentaban Carla Suárez Navarro y Serena Williams. Tras finalizar el primer set y habiendo comenzado ya el segundo, la emisión se cortó para retransmitir una etapa de ciclismo, en pleno partido. Esta vez, tuvieron el detalle de avisar a los comentaristas, que no pudieron hacer otra cosa que resignarse e informar a los que en ese momento disfrutábamos del encuentro.

Con todo esto, no pretendo hacer una crítica pura y dura a la cobertura de los torneos de tenis en nuestra televisión. Mi intención es que los aficionados al tenis digamos «basta» a una situación que cada vez se vuelve más indignante. No somos aficionados de segunda, no merecemos un trato así. No queremos ver a los famosos que acuden a nuestro torneo más importante, queremos ver el tenis. No queremos que se nos empiecen a ofrecer partidos que luego no nos dejarán acabar, queremos vivir nuestro deporte con intensidad y pasión. Por eso debemos de hacer un esfuerzo y exigir que nos traten con respeto, que no nos pongan en un segundo plano, que no todo en España es fútbol. Que el tenis en nuestro país goza de una gran afición, siempre ha sido así, y no queremos ver un partido con una sensación de inquietud, pensando que en cualquier momento la emisión se cortará. Lo único que queremos es VIVIR EL TENIS".

Comentarios recientes