Badosa: "Es jugar en Madrid y tengo calambres"

La joven y prometedora Paula Badosa no pudo en su estreno con Cornet en el Mutua Madrid Open. Como en 2015, la catalana volvió a acalambrarse.

Había muchas ganas por ver el estreno y la actuación de unas de las jugadoras que están llamadas a ser el futuro del tenis español y por qué no, del tenis mundial. Con 18 añitos, Paula Badosa saltaba a la central del Mutua Madrid Open para verse las caras con una tenista mucho más curtida que ella, la francesa Alizé Cornet, aunque en baja forma tras salir de una lesión. Todo estaba dispuesto para que la catalana tuviera un perfecto sábado. Pero sobrevino lo que ya le había pasado el año antes, los dichosos y tan temidos calambres.

"En el segundo set, cuando el marcador estaba con 3-2 abajo para mí, corro a por una dejada y posteriormente tengo que volver ya que ella me tira un globo. En ese momento he notado que se me subían los gemelos y que se repetía lo mismo del año pasado", contaba Paula en una entrevista realizada por spherasports.com.

Toda una pena, ya que Badosa llevaba muy encarrilado su choque. Había ganado la primera manga por 6-2 y olía a que podía caer su primera victoria en el cuadro final del torneo. Pero finalmente, y debido a este percance, la española se vio inclinada por otro 6-2 en el segundo set y tras ir incluso 2-0 arriba en el tercero, Cornet acaba igualando a 2 y se produce la retirada de Badosa.

La joven de 18 años es preguntada por la supuesta falta de deportividad de la francesa, que recurrió en el set final a varias dejadas en vista de los problemas físicos de su rival. "No creo que sea falta de deportividad. Esto va de ganar y Cornet ha hecho lo que tocaba. La dejada era la forma más fácil y obvia de ganarme el punto. Ella ha mirado por sus intereses lógicamente", considera Paula.

"Parece que es jugar en Madrid y tengo calambres. Sólo me ocurre aquí, el año pasado y este de nuevo. Es una cosa que fuera de Madrid no me pasa. Será supongo la tensión y las ganas de hacerlo bien que el cuerpo tiene que decir basta en algún momento", cuenta Badosa. Y explica cómo se sentía por volver a sentirse así, como el año pasado cuando, tras ganar acalambrada el último partido de la fase previa, tuvo que retirarse cuando solo se llevaban tres juegos ante Sara Errani. "Sientes impotencia, rabia y mucha tristeza porque estás jugando delante de tu público. Este torneo es el que más ilusión me hace, mi torneo favorito. Retirarme así del partido es de las peores cosas que me podían suceder", confiesa Badosa, que tenía una gran oportunidad de haberse enfrentado a Victoria Azarenka en segunda ronda, de haber pasado también la bielorrusa.

Paula cuenta también que planes tiene ahora en el torneo y para el futuro inmediato. "Intentaré todo lo que pueda jugar el dobles. Estaré el domingo con el fisioterapeuta y a ver si puedo jugar con María José Martínez el dobles. Espero estar para jugar el lunes, es honor hacerlo a su lado", admite. "Cuando me recupere, analizaremos dónde me interesa jugar en las próximas semanas y donde no", concluye la joven tenista española, poco a poco, y a pesar de estos contratiempos, haciendo un hueco en los corazones de los aficionados del torneo madrileño.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes