Desobedecer una sanción le cuesta a un árbitro 10 años de castigo

El juez de línea croata Denis Pitner arbitró en el pasado US Open cuando ya se encontraba bajo sanción por sus vínculos con las apuestas.

Es probablemente el colmo de los colmos. La corrupción en mayúsculas dentro de la maraña de corrupciones que están azotando con insistencia el mundo del tenis. En este caso no es el jugador el que está enfrascado en temas ilegales de arreglo de partidos, es aquella figura encargada de que se haga justicia en el tenis, de que sea un deporte totalmente justo: el juez. En este caso, un juez de línea. Atiende al nombre de Denis Pitner. Croata para más señas. Un árbitro de bastante prestigio para no ser juez de silla que ha sido sancionado nada más y nada menos que por 10 años como ha notificado la ITF y de lo que se ha hecho eco la web de El País.

La sanción es ejemplar y es que el delito también lo es. Este juez de línea ya fue pillado por atentar contra las leyes fundamentales del deporte, esto es, de la imparcialidad y de la honestidad. Hace casi 12 meses fue castigado por primera vez por sus estrechos nexos con las apuestas y el arreglo de partidos. Además se dedicó a suministrar información confidencial en relación al estado físico de un tenista.

La Federación Internacional de Tenis tomó cartas en el asunto y le sancionó por un año. Esto es, hasta el 1 de agosto de 2016 no volvería a estar habilitado para ejercer. Pues bien, pocas semanas después de que el castigo se hiciera efectivo, Pitner, ni corto ni perezoso, acudió al Abierto de los Estados Unidos, donde continuó su labor de juez de línea. Y también en el arranque del 2016 en el ATP 250 de Doha. El contumaz Pitner tenía ya pensado asistir en esta misma condición ilegal al tercer Grand Slam del año, Wimbledon.

Pero esta vez sí, el infractor fue cazado definitivamente. Vínculos con las apuestas ilegales, filtrador de información confidendial y además, desobediente. El saltarse a la torera el año de inhabilitación le va a costar al árbitro croata un período de sanción de 10 años, toda una década sin poder ejercer. Concretamente hasta el 19 de abril de 2026.

¿Cómo le permitieron a Pitner arbitrar durante este tiempo? Simplemente, él no notificó información alguna sobre su sanción a los torneos correspondientes. En el caso del US Open, parece ser que un error en el filtro de la base de datos del evento fue la causa de que el croata pudiera estar presente en el último grande del año. Sigue la caza de tramposos en un año maldito para el tenis.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes