Pablo Andújar: “Es duro y al mismo tiempo ilusionante”

El valenciano habló con Punto de Break sobre el estado de su rehabilitación. El codo ya no le duele, pero todavía no anticipa una fecha de regreso.

Ha pasado ya mucho tiempo desde el último partido de Pablo Andújar, desde febrero. Sin embargo, ha pasado mucho más tiempo desde el último partido que Pablo Andújar disputó sin dolor. Los problemas en su codo derecho le hicieron detenerse por completo para atacar a este problema de raíz e intentar volver de cero y sin molestias. El jugador estuvo en la presentación del próximo ITF 25k que acogerá la ciudad de Valencia el próximo mes de noviembre y aprovechó para sentarse unos minutos con Punto de Break para hablar sobre su rehabilitación.

“Es un proceso difícil. Llevaba mucho tiempo arrastrando estas molestias y al final el dolor era tan grande que no podía competir. Pasé por quirófano y ahora estoy con la rehabilitación. Es duro pero al mismo tiempo es ilusionante, lo que yo pienso es que cuando vuelva tendré más ganas para hacerlo mejor que antes. Esa motivación de bajar de ranking y luchar por volver a estar arriba me ilusiona, es bonito”, explicó el valenciano a Fernando Murciego tras la presentación.

“El ranking es lo de menos. Para mí nunca ha sido relevante, aunque en este caso es importante porque yo no tendré la opción de jugar ciertos torneos, pero también podemos pensar que podré jugar en otro tipo de torneos más pequeños subiendo escalones y volver a donde he estado o incluso más”, amplía Pablo.

“Este año no he jugado ningún partido sin dolor. Esta lesión me vino en Gstaad (julio 2015), después de la Copa Davis. Tuve una rehabilitación para evitar la cirugía y empezamos en Australia, pero seguía teniendo dolor, pasaban los partidos e iba a más. Me fui a Sudamérica con ganas pero ya mentalmente no estaba bien porque sabía que jugaba mermado. Luego en Sao Paulo, cuando iba ganando 6-1 y 1-0 break arriba ante Gastao Elias, se me vuelve a romper el tendón, hice un saque y noté el ‘clack’. Como el tendón no está bien y no hace su función, es más fácil que se rompa. Ahí es cuando vi que mi salud era lo más importante y decidí parar y operarme”, subraya el actual número 81 del mundo.

Todavía es pronto para hablar de fechas o regresos, aunque no es un tema que atormente al tenista. “Mi regreso depende de cómo vaya la rehabilitación, no quiero ponerme fechas porque ni siquiera los médicos me la saben decir. Yo sé que es una lesión complicada, nadie te asegura nada cuando te operas pero yo creo que podré volver a jugar al 100%. Hay que ir poco a poco, metiendo cada vez más carga y si puedo estar jugando en 2-3 meses pues perfecto; si tengo que esperarme seis meses, esperaré y por lo menos podré pedir el ranking protegido y podré jugar otros torneos”.

Andújar, que todavía no ha vuelto a coger la raqueta, avanza en su recuperación con mucha pesa y mucho gimnasio, teniendo ya la movilidad completa de su brazo pero sin querer romper los plazos por si hay una recaída. Justo esta semana se cumplía un año de su final en el torneo Conde de Godó, donde mostró un nivel de tenis que ojalá podamos volver a ver. “Confío en que sí. Va a ser un proceso largo y no quiero presionarme más de la cuenta. Pensar en esos momentos puede perjudicarme porque el día que vuelva a entra a pista, seguramente no tenga las mejores sensaciones”, manifiesta.

“Lo tomo como un nuevo reto que la vida me ha puesto. Tratar de volver abajo para tratar de volver arriba. Ese es el objetivo que yo tengo y por eso mantengo el ánimo. Si yo fuera el número uno del mundo y después de la lesión siguiera siendo el número uno del mundo pues… sería demasiado fácil. Esto hay que currárselo y trabajárselo. No me puedo quedar en casa pensando en la pena y en que nunca volveré a ser el mismo. Son etapas que te pone la carrera deportiva y hay que dar el máximo para superarlas y no decir en un futuro: ‘Aquí me equivoqué’.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes