Tommy Robredo: “Ojalá pudiera cortarme el brazo, ponerme uno nuevo y poder jugar”

El catalán no superó las molestias físicas que arrastra desde hace meses en el codo y se tuvo que ausentar del Conde de Godó. "Esto es muy duro", comentó. 

Tommy Robredo, 58º del ranking mundial, recibe a Punto de Break en el stand de Peugeot en el Boulevard Fan del Barcelona Open Banc Sabadell. El catalán, muy a su pesar, no podrá competir en la 64ª edición del Conde de Godó, uno de sus torneos preferidos, debido a una lesión que arrastra hace meses en el codo.

Entristecido por no poder competir ‘en casa’, Robredo expresa cómo se siente a sus 33 años, la forma que tiene de encarar los partidos y la madurez que ha alcanzado gracias a más de 15 años de experiencia en el circuito profesional.

Punto de Break: ¿Cómo va de la lesión en el codo?

Tommy Robredo: Bueno… el año pasado acabé con molestias… Fuimos a Australia y fue bien, pero el partido a cinco sets de primera ronda (v. Malek Jaziri 7-5, 3-6, 4-6, 7-6(7), 8-6) me mató. Ahí me empezó a doler y he ido ‘trampeando’ hasta Dubái, pero a la vuelta de Dubái lo tenía roto. Estamos intentando curarlo pero parece que es más duro que lo se preveía. Intenté llegar aquí, y al apurar un poquito parece que se abrió otra vez. Hay que volver a parar para curarlo bien porque si no luego vas para atrás.

PDB: ¿Se le hace difícil de llevar de cabeza?

TR: Sí, mucho.

PDB: ¿Por la edad también?

TR: No creo que sea por la edad. Es duro por el hecho de que llevo mucho tiempo con el problema este. Además, llevo un mes y medio preparándome para el Godó y para poder estar aquí. Y la semana pasada me hice la prueba de control y me dijeron que estaba igual que al principio. Entonces siento que me he tirado un mes y medio y que casi que no ha servido de nada. Esto es duro.

PDB: ¿En el tenis el aspecto mental es lo más complicado?

TR: Yo creo que lo mental es el 80% del tenis. Luego está el 15% que es físico y el 5% que es el talento que todos tienen. Al final, todos los que están aquí son durísimos tenistas. Se diferencian por la mentalidad de uno, de otro, un poquito el físico o un poquito el tenis, pero la mentalidad es lo más importante.

PDB: ¿Trabaja con psicólogo?

TR: No, no.

PDB: ¿Nunca lo ha hecho?

TR: No.

PDB: ¿Por qué?

TR: Porque siempre he dicho que es muy complicado que un psicólogo sepa estar en la situación que tú estás. A mí me gusta ser muy realista y confío mucho más en alguien que ha vivido una situación igual a la que estoy yo que no en un psicólogo que está sentado y que ha visto muchos casos, pero que no lo ha vivido en persona.

PDB: ¿Quién es el mejor psicólogo para Tommy Robredo?

TR: El entrenador. Es como “nuestra novia”. Estamos 24 horas del día con él. Bueno… 24 no porque dormimos en habitaciones separadas, pero desayuno, como, entreno, ceno con él… Esa persona es la que sabe si estás de buen o mal humor, si estás cansado o no, si haz tenido un problema en casa, si te has peleado con tu novia… Esa persona creo que es la más capacitada, esto es un buen psicólogo.

PDB: ¿Hace alguna rutina ahora que antes no hacía?

TR: Quizá ahora miro más vídeos de jugadores, eso sí que lo hago más.

PDB: ¿Tanto vídeos suyos como de sus rivales?

TR: Sí.

PDB: ¿Qué es lo que le motiva de seguir jugando, viajando, entrenando y compitiendo después de toda una vida ligada a la raqueta?

TR: Es duro, pero al final cuando estás un mes que no estás jugando, luego realmente te das cuenta de que realmente es lo que te gusta. Ahora que llevo un mes y medio, vengo a ver el torneo, veo a mis compañeros jugar y digo: ‘Hostia, ojalá pudiera cortarme el brazo, ponerme uno nuevo y poder jugar’. Me encanta el poder restar ahí dentro, correr, tirar la bola dentro, ganar un punto, ganar el siguiente, el otro, el partido… Es lo que más me llena.

PDB: ¿Dónde nota más la madurez?

TR: La notas cuando entras a la pista. Ves muy claro todo: cómo estás tú, cómo está el otro… puedes analizar más las cosas. Al final, como dice el refrán, más sabe una persona de 60 años que tú por muy listo que seas con 20. Yo me veo que he vivido muchísimos más tenis ahora que no cuando tenía 20 años. Esa jugada en la pista la he vivido millones de veces; ese 0-15 lo he vivido millones de veces… Soy capaz de verlo mucho más fácil y de analizarlo más rápido.

PDB: Luego está llevarlo a la práctica…

TR: Sí, después hay que ver si soy capaz de hacerlo o no. Pero creo que yo hoy en día soy mejor tenista que hace 10 años y eso que ahora soy el 50 del mundo y antes era el cinco.

PDB: ¿Por qué es mejor tenista hoy si el ranking no dice eso?

TR: Porque leo mucho mejor los partidos. Ahora soy mucho más un jugador de PlayStation. Leo mucho más las jugadas, tengo mucho más claro el porqué yo gano puntos o no. Lo veo desde fuera, dentro me cuesta verlo más, pero con el tiempo aprendes.

PDB: ¿Qué diferencias ve en el tenis de 15 años atrás al de ahora?

TR: Ahora es mucho más físico. Se va por este lado de manera muy grande y no sé si es bueno. La naturaleza del ser humano crece, la gente cada vez le pega más fuerte y ves un partido hoy y hay muchos más tiros ganadores, más fallos. Antes había muchas más jugadas. Te tiro aquí, te tiro allá, subo a la red, hago esto, lo otro… Ahora hay muy poco genio de los puntos. Es todo ‘saquetazo’ y a ver si puedes restar. Si lo haces, pues te viene otra ‘nata’.

PDB: ¿Es más aburrido?

TR: Creo que para el espectador sí que es más aburrido. Para los jugadores que nos gusta jugar, pues también. Estás ahí jugando viendo a ver qué va a hacer el otro y no de crear el punto.

Comentarios recientes