La mala memoria de Boris Becker

Becker ha criticado a Andy Murray por cuestionar los métodos de recuperación de los tenistas top sin recordar que él mismo hace 21 años criticó a Muster por lo mismo.

Parece que Boris Becker carece de buena memoria. Eso, o ahora critica lo que una vez defendía. El vivir en la era tecnológica tiene este tipo de cosas de poder acceder a un amplio archivo donde unas declaraciones tuyas de hace 21 años pueden dejarte en mal lugar, como le ha ocurrido al alemán, sobre todo después de lo que dijo ayer. Andy Murray habló para el Daily Mail diciendo que ha tenido sospechas de ciertos tenistas al ver que nunca se cansaban. El británico cuestionaba el método de recuperación ya que decía que los veía correr por seis horas y luego al día siguiente como si nada. Becker criticó estas palabras de Andy comentando que estaban fuera de lugar. Todo entraría dentro de lo normal si no fuera porque Boris en su día hizo exactamente lo mismo que Murray y cuestionó el método de recuperación de Thomas Muster en Montecarlo.

Las palabras de Murray no son del todo acertadas. Ya está el aire empezando a contaminarse demasiado entre amaños y casos de dopaje como el de Sharapova para que encima se lance más humo con declaraciones públicas de sospechas sobre jugadores top. "¿Si he sospechado de algún tenista? Sí, oyes cosas", declaraba Murray. "He jugado contra jugadores y he pensado: 'Nunca se vienen abajo', o 'No se cansan'. (...) Ves a gente jugar partidos de seis horas una y otra vez y sin mostrar signos de cansancio", añadía. Claramente, esto va dirigido a los tenistas top del circuito. Eso sí, sin dar nombres.

Becker claramente se pudo haber sentido por aludido como entrenador de Djokovic, y escuchar palabras de alguien pudiendo cuestionar la limpieza de las victorias de su pupilo le hizo saltar, como es lógico. "Tenemos controles todo el tiempo. Los jugadores son 100% inocentes. Asumir algo así simplemente porque alguien gana un Grand Slam estando más en forma que el resto está fuera de lugar", aseguraba Boris. "Nadie cuestiona las victorias de Andy. Creo que está 100% limpio, al igual que Roger, Rafa o Novak", sentenciaba. Sus palabras son las propias de alguien que defiende una postura ante un caso así. Lo que sucede es que hace 21 años, tal y como se recoge en este artículo de Independent, fue Becker el que opinaba como Murray y no dudó en cuestionar los métodos de recuperación de Muster tras perder la final de Montecarlo a cinco sets contra él.

"No quiero saber qué hizo (Muster) ayer sábado por la noche o este domingo por la mañana. Hoy parecía estar muy en forma pero ayer parecía que se estaba muriendo", afirmaba Becker tras el partido. Muster le había remontado dos sets a cero en contra para ganar por 4-6, 5-7, 6-1, 7-6 y 6-0. "24 horas después, él va dos sets a cero abajo y corre más rápido en el quinto set que en el primero. O es muy buen actor o acto increíblemente mágico ha ocurrido de la noche a la mañana", continuaba diciendo. Los periodistas le preguntaban si se estaba dando cuenta de la gravedad de sus palabras. Boris no se callaba. "Sólo estoy hablando de lo que todo el mundo puede ver. Incluido yo", argumentaba.

21 años da para mucho. Tanto, como para defender ahora lo que un día tú mismo llegaste a criticar. En el caso de Becker, no es la primera vez que le sucede que sus palabras le juegan una mala pasada.

Comentarios recientes