Federer vuela hacia los cuartos de Montecarlo

El suizo despacha con tremenda superioridad a un desdibujado Roberto Bautista por 6-2 y 6-4 en poco más de una hora de juego. Contra Pouille o Tsonga en cuartos.

Roger Federer alcanza los cuartos de final del Masters 1000 de Montecarlo merced a un más cómodo de lo esperado triunfo sobre el español Roberto Bautista por 6-2 y 6-4 en 1 hora y 8 minutos de juego. El suizo maniató con su tenis vertiginoso y versátil la resistencia de un Bautista espeso y poco acertado a la hora de sobrepasar al helvético en la red, que frecuentó en casi todo el partido.

El partido empezó con una temperatura tenística muy baja. Con apenas ritmo desde el fondo de la pista. Los saques se iban imponiendo sin grandes peloteos. Las derechas hacían su trabajo por ambos bandos, machachando el revés del oponente. Todo cambio a partir del quinto juego. Federer pudo aprovechar la tercera bola de break de la que disponía y rompía el saque de un Bautista que empezaba a sufrir el juego vertiginoso y variado del suizo.

Adquirida la ventaja, el de Basilea metió su famoso turbo. Sacando con precisión, colocando derechas potentes y que desarbolaban a un muro como el castellonense, se plantaba en la red y cerraba con elegancia. La tierra de Montecarlo bien se asemejaba a la hierba de Halle o Wimbledon. Bautista estaba incomodísimo, fallando más de la cuenta y sin el característico tenis sin fisuras que suele mostrar.

Federer no quería sorpresas y se atrevía a hacerle el segundo break al español, poniéndose 5-2 arriba y saque propio para cerrar. Se atrevía también con las dejadas y hasta con el SABR, este último con un desastroso resultado. Pero las sensaciones que trasmitía eran de absoluta soltura y confianza. A pesar de ver como Bautista afrontaba con 0-30 la posibilidad de alargar el primer set, Federer cogió el mando de la situación y cerró por 6-2 una manga vista y no vista en poco más de media hora.

La segunda manga pudo haber tenido un guión distinto al del primero. Bautista dispuso en el primer saque de Federer de un 0-40 muy apetitoso. Eran sus primeras bolas de rotura del encuentro. No aprovechó ninguna de ellas. Su falta de confianza y el acierto de Federer echaron abajo las opciones del castellonense. A partir de ahí, el trascurso de la manga siguió derroteros similares a los de la primera. Poco peloteo, se jugaba a lo que quería Federer, que regalaba de vez en cuando puntos para la galería, demostrando la tremenda mano que tiene.

Una y otra vez los puntos del suizo acababan en la media pista, donde sabía que Bautista tenía muchos problemas para pasarle. El de La Plana gritaba en cierto momento 'que mal, que mal'. Las sensaciones que tenía eran efectivamente muy malas. Se animaba posteriormente con un tremendo passing al grito de 'vamos', pero Federer no dejaría que la cosa fuera a mayores. Tenía el partido controlado, al animal competitivo que es Bautista bajo jaula. Con 4-4, dos buenos pasantes del suizo y algunos errores del español ponían en bandeja la victoria helvética y el pase a cuartos.

Con su propio saque, esta vez no se complicó como ante García-López y sellaba el triunfo por 6-2 y 6-4 en 1 hora y 8 minutos. Federer no juega, sino vuela por Montecarlo y su próximo rival Pouille o Tsonga, tiene una muy difícil papeleta.

Comentarios recientes