Se abre la veda en Montecarlo

La derrota de Novak Djokovic abre y de qué manera el cuadro del torneo monegasco. ¿Nadal? ¿Federer? ¿Murray? ¿Monfils? ¿Wawrinka?

Tras un Grand Slam y dos Masters 1000, Novak Djokovic, el indiscutible líder del circuito, deja el camino libre. Y lo deja mucho antes de lo que nadie pudiera pensar. En su primer partido del torneo. ¿Y esto qué signifca? Significa que se abre la veda en el primer gran torneo en tierra de la temporada. Y se abre para muchos tenistas, porque ninguno parecía venir con fuerza por detrás del serbio. Una interesante y larga terna de aspirantes se postulan como sucesores de Djokovic en el trono de Montecarlo.

Los aspirantes por la parte alta del cuadro: Roger Federer, David Goffin y Gael Monfils.

Roger Federer: El suizo acaba de volver de su lesión en el menisco y que conllevó una operación que le tuvo apartado más de dos meses de la competición. Un buen debut ante García-López que vendrá secundado por un durísimo choque ante Bautista. La verdadera piedra de toque. En cuartos iría contra Tsonga o Pouille, a priori más accesibles para el suizo. Goffin o Monfils en semis no parecen mal choque.

David Goffin: El pequeño jugador belga, semifinalista en los dos primeros Masters 1000 del año, sigue con su espectacular regularidad. Favorable choque ante Granollers en octavos, pero una colisión con Monfils en cuartos puede ser fatal para sus intereses.

Gael Monfils: Un auténtico tapado el tenista parisino. Viene muy en forma y la derrota de Djokovic le abre el camino a una posible tercera final de Masters 1000 para él. Si bien deberá demostrar sus galones en tierra ante Vesely, el jugar prácticamente en casa es un plus con el que puede incluso aspirar a cargarse a todo un Federer, como ya ocurriera el año pasado en tercera ronda.

Los grandes aspirantes por la parte baja del cuadro son: Rafa Nadal, Dominic Thiem, Stan Wawrinka, Milos Raonic y Andy Murray.

Rafa Nadal: Al balear le queda un cuadro durísimo hasta la final. Primero el revés de Thiem, posteriormente quizá el de Wawrinka. Solo la mejor versión de su tenis puede hacer que vuelva a brillar en el Montecarlo Country Club.

Dominic Thiem: El austríaco parece algo falto de gasolina tras la exitosa gira en América con dos títulos y unas semis. En marzo bajó el nivel y en Montecarlo ha ido al trantrán. Además la adaptación a su nuevo modelo de raqueta es una dificultad añadida.

Stan Wawrinka: El tenista de Lausana ofreció una imagen irregular ante Kohlschreiber en su estreno en Montecarlo. Pero el campeón en Mónaco en 2014 puede recuperar su mejor tenis en cualquier momento. Su choque de cuartos puede ser el más complicado de todos.

Milos Raonic: El cañonero canadiense también va de tapado en este torneo. Lejos de su mejor superficie, Raonic sufre más pero sigue llevándose victorias y avanzando rondas. Un gran día con el saque y la derecha y te echa del torneo, incluso en tierra.

Andy Murray: El número 2 del mundo y a partir de ya el principal favorito por ránking tiene un camino peligroso, traicionero. Además no está con buenas sensaciones tras haber firmado en 2015 su mejor temporada en arcilla. Paire en octavos es un hueso con su tenis anárquico y Raonic en cuartos muy incómodo también. Si se logra plantar en semis será ya otra historia y habrá que tenerle en mucha consideración.

¿Veis una final Nadal-Federer de nuevo en Montecarlo? ¿O será un torneo para jugadores como Monfils o Wawrinka? Lo bonito es que el pronóstico es ahora muy incierto, un cuadro tremendamente abierto.

Comentarios recientes