Azarenka revela el secreto de su éxito en este 2016

Victoria Azarenka cuenta qué cambios ha hecho en su trabajo y en su forma de pensar para llegar a ser la mejor tenista de este 2016.

Victoria Azarenka está siendo la mejor tenista en este 2016 y su éxito radica en el trabajo diario que la bielorrusa hace para seguir mejorando después de los problemas en el pie que le mantuvieron apartada muchos meses de las pistas. En una sección para el Sports Illustrated, Vika ha contado cómo ha seguido ella y su equipo el trabajo tanto dentro como fuera de pista para terminar esta última gira de cemento con las victorias en Indian Wells y Miami.

"Mientras otros deportistas se centran en los resultados, yo me concentro en el proceso", comienza diciendo Azarenka, que se focalizó durante la pretemporada en cambiar su movimiento de pies para evitar más problemas de lesiones. "Cada día me fijaba un mini objetivo. Daba un pequeño paso para mejorar mi juego poniéndome más en forma, siendo más rápida y más fuerte. Haciendo esto, he aprendido que los títulos y el ranking llegarían por sí solos", cuenta la bielorrusa.

"El año pasado, no era capaz de jugar dos o tres partidos seguidos sin sufrir las consecuencias físicas. Este año, cuando empecé en Brisbane, tenía dudas de que todo el duro trabajo que estaba haciendo diera sus frutos. No sabía lo que iba a ocurrir", revela la tenista, que ha decidido este año cambiar de forma de pensar. "Tomé la decisión de pensar en el momento y no mucho más allá. Es complicado pensar cada día en el presente y no dejar que tu mente piense en los resultados y el futuro".

Las sensaciones en Brisbane para ella fueron fenomenales. "Por primera vez en mucho tiempo, volví a confiar en mi cuerpo. No sólo en los entrenos, sino bajo condiciones de mucha presión. Saber que podía manejar la presión psicológicamente, me dio mucha confianza. Empecé a ver que mi trabajo tenía recompensa".

Azarenka reconoce que en Australia no hizo el trabajo todo lo bien que debería. "En un torneo de Grand Slam existen muchas cosas que ocurren tanto fuera como dentro de pista y tienes que aprender a manejar tu energía y adaptarte al ambiente. Tienes que saber manejar tus entrenos durante el torneo. Esto es lo que más me ha ayudado a jugar mejor pero ante Kerber no estuve bien ni mental ni físicamente. Debí haber subido mi nivel en los momentos importantes ante ella y estuve muy decepcionada con la forma en la que manejé el partido porque tuve muchas oportunidades y no las tomé. Con las expectativas tan altas que tenía, fue una experiencia muy dolorosa".

Después de Melbourne, Vika probó un periodo de ejercicio de seis semanas para trabajar en aquello que necesitó en Australia. "Usé ese tiempo para corregir pequeños errores y para cuando llegó Indian Wells, me sentí preparada. Todo encajó a la perfección aunque no fue un camino de rosas. Cada día era una batalla para mí. Tuve partidos muy difíciles y tenía que soportar las expectativas que me ponía la prensa. Se hace difícil desconectar de esto pudiendo acceder tan fácil a las redes sociales y atendiendo a la prensa cada día", explica.


Una persona con su ambición, disfrutó especialmente la final de Indian Wells ante Serena. "La razón por la que juego a este deporte es para enfrentarme a las mejores del mundo. Encarar a Serena en la final fue, hasta ahora, el mejor momento del año para mí. Vivo por momentos como este. Quiero desafiar a mi juego y a mí misma.

"Muchos me preguntan cuáles son mis objetivos. Este año, he decidido tener como objetivo el tomar decisiones inteligentes", asegura la bielorrusa. "Juego los torneos que quiero y voy a los sitios que me apetece en lugar de hacer lo que otros piensan que debo hacer. Cuando estuve lesionada, sentía que tenía que jugar más torneos y más partidos y llevar mi cuerpo al límite. Ahora me he dado cuenta que esto no es lo mejor para mí. He aprendido a escuchar a mi cuerpo y saber lo que necesita", reflexiona.

La nueva número 5 del mundo se muestra encantada por la forma en la que se ha podido recuperar después de grandes esfuerzos. "Escuché a mi cuerpo, me concentré en los pequeños detalles, corregí los errores de enero y como resultado he tomado mejores prioridades. Ahora juego menos tenis e irónicamente, siento mejor la bola", afirma.

"Ha sido definitivamente un gran inicio de año. Pero esto sólo me ha hecho tener hambre de más", concluye una Azarenka que espera seguir por este buen camino también en la tierra batida.

Comentarios recientes