Ganar un partido profesional con 69 años

Gail Falkenberg es una de las protagonistas del día. Con casi 70 años, chocará en 2ª ronda del ITF de Pelham ante la norteamericana Taylor Townsend

Kimiko Date Krumm es el gran ejemplo de longevidad en los circuitos masculino y femenino. La japonesa, que se retiró en 1996 y volvió en 2008 con 38 años, continua compitiendo. A pesar de sus problemas de rodilla, sigue activa a sus 46 años, ocupando el puesto 207 de la clasificación mundial. Mucho más abajo, rondando los 70 años, Gail Falkenberg juega partidos profesionales. Hoy, 11 de abril, choca en 2ª ronda del ITF 25000$ de Pelham con Taylor Townsend, top-400 y aparición en Roland Garros 2014.

No se conoce demasiado de Falkenberg. Se hizo profesional con 38 años, fue top-400 a finales de los 80, y mantuvo posición entre las 1000 primeras hasta 1998, temporada desde la que no ha conseguido ganar un partido hasta ayer, cuando venció a Rosalin Small, de 22 años, -47 años menos- por 6-0 y 6-1. Tras un parón, volvió en 2011, año desde el que acumulaba 32 derrotas consecutivas, 64 sets perdidos y ninguno ganado, y 29-384 en su récord de juegos ganados/perdidos.

Una tenista de 68 años en el circuito ITF

Una tenista de 68 años en el circuito ITF

Gail Falkenberg es una jugadora diferente al resto. Nació en 1947 y compite contra tenistas 50 años más jóvenes que ella. Una historia única

Seguir leyendo

Su victoria llegó... porque su rival, de 22 años, era sensiblemente peor: 0-25 V/D, 0-50 en sets y 9-297 en juegos. Tras conocerse su rival en 2ª ronda, Gail recorrió como la luz las redes sociales. Hoy enfrenta a Taylor Townsend, de 20 años, jugadora que irrumpió en el circuito con una tercera ronda en Roland Garros 2014, y que hoy trata de asentarse desde la posición 389.

Punto recogido ayer, entre Falkenberg y Small

Nacida un 16 de enero de 1947, Falkenberg compaginó el tenis con el puesto de entrenadora de baloncesto en la Universidad de Florida Central. Antes se graduó en UCLA con un Máster en Producción de Video. Años después se trasladó a Califonria, donde en una base naval ayudó a desarrollar el misil Sidewinder, un proyectil aire-aire de corto alcance. Una historia espectacular que seguramente tenga muchas páginas por descubrir.

Una vez ganó un torneo nacional de tenis en 1983, decidió dedicarse profesionalmente a ello, cuando rondaba los 40. En 1989, con 42 años, llegó a cruzar con Jennifer Capriati, cuando ésta contaba con solo 13 años. Una diferencia de edad que palidece ante la que se verá hoy en Pelham. Al borde de los 70 se puede disfrutar del tenis, jugar profesionalmente y celebrar una victoria.

Comentarios recientes