Justine Henin: “En la época actual existen muchas distracciones”

La ex campeona belga habla de las futuras generaciones, de su legado como jugadora y de su próximo ingreso en el Hall de la Fama del tenis.

Ha pasado ya un lustro desde su retiro –el definitivo- y el mundo del tenis todavía recuerda la figura de Justine Henin. La que fuera campeona de siete Grand Slams en categoría individual mantiene su lazo con el circuito actual con su puesto de asesora en el equipo de Elina Svitolina. La belga, una de las más grandes jugadoras del presente milenio, recuerda en unas declaraciones recogidas por la WTA cómo fueron sus años en activo y analiza cómo pueden ser las futuras generaciones venideras.

Pero si por algo ha vuelto Henin a la primera plana de los diarios es por el ingreso que efectuará en el mes de junio en el Hall of fame del tenis profesional, en Newport, una distinción que le genera especial emoción "Es un honor ser parte de este juego, formar parte de la historia de este deporte. Cuando uno juega no es realmente consciente de que va formar parte de esta historia para siempre. Ahora, con este honor probablemente sirva para que me dé cuenta un poco más”, afirma.

Justine se retiró en 2008 con 25 años, volvió en 2010 y terminó por despedirse en 2011 para siempre. ¿Tanto ha cambiado el tenis en tan poco tiempo? "Yo no diría que el tenis actual femenino es demasiado duro, tanto Amélie (Mauresmo) como yo hemos podido comprobarlo, aún estábamos jugando con Venus y Serena y muchas otras jugadoras muy fuertes, y hemos demostrado que se puede ganar y estar arriba. El juego sí va cada vez más rápido, eso sí es cierto”, subraya la ex jugadora de 33 años.

Un tema que preocupa especialmente a de Lieja es la extinción del revés a una mano, su golpe más recordado. “Pienso que solo cuando eres un tenista joven es más fácil de jugar con dos manos porque tienes más poder. Se suele empezar de esta manera. Entonces, luego ya es muy difícil de cambiar o tal vez no haya ninguna razón para cambiar. En mi caso empecé a jugar con revés a una mano porque era un gran fan de Steffi Graf y de Stefan Edberg, tal vez fue por eso. He trabajado en este técnica tanto física como psicológicamente y, finalmente, pude demostrar que puede ser un arma muy poderosa", responde.

"Viniendo de un país pequeño, donde no somos demasiado altos, en mi caso tampoco demasiado fuertes, al igual que para mucha gente en la vida, confieso que todo esto no fue fácil para mí cuando era joven”, recuerda la ganadora de 43 títulos WTA. “No había mucha gente que realmente creyera que podía alcanzar mi meta, porque mi sueño era convertirme en la mejor jugadora del mundo. Esto se convirtió en mi objetivo. Mucha gente pensó incluso que estaba un poco loca. Pero con fuerza, con mucha fuerza, nunca llegué a dudar de que pudiera hacerlo. A los jóvenes siempre les digo: No dejen de soñar, crean en sus sueños, hagan todo lo posible para alcanzar sus sueños. Es muy importante, para mí el verbo 'soñar' representa una palabra verdaderamente importante", asevera la también campeona del Oro individual en Atenas 2004.

Pero ni siquiera Henin pudo celebrar en todas las plazas. Precisamente, se le resistió la más gloriosa de todas. "Soy el tipo de persona que está buscando la perfección todo el tiempo, aunque tenga la certeza de que no exista. El no ganar nunca Wimbledon lo veo como una cosa buena, que hubiera algo que dejara incompleta mi carrera es algo que puedo aceptar con tranquilidad porque di todo lo que tenía a lo largo mi carrera", alega la ex número uno del mundo.

Ahora sus funciones son otras, como la de acompañar a Elina Svitolina para aconsejarla y ayudarle en compromisos deportivos, todo lo contrario que cuando se dedicaba a entrenar puramente a algún jugador. "Aquello fue muy diferente. Hoy no estoy realmente en la posición del entrenador con Elina. Es más una función en la que trato de dar mis consejos y compartir sobre todo experiencias mentales y emocionales de lo que yo he vivido para que le puedan ayudar a resolver algunos partidos importantes”, aclara la tetracampeona de Roland Garros.

Pero si hay algo de lo que les gusta hablar a las leyendas del tenis es sobre las próximas generaciones. Henin también aporta su opinión. “La sociedad está cambiando mucho. Hoy en día tenemos una gran cantidad de distracciones, no sé si todos podemos estar tan centrado como lo estábamos en el pasado, las cosas ahora van demasiado rápido y los medios de comunicación está cambiando mucho. Muchas cosas están cambiando y tenemos que adaptarnos, sin embargo, al final lo que necesitamos son personas que se inspiren. Espero que, aún así, las nuevas generaciones puedan obtener esa inspiración de otros jugadores. Creo que es algo muy importante”, concluye la belga.

Comentarios recientes