Schnyder: “Quería probar de nuevo la verdadera competición”

Patty Schnyder, la gran zurda suiza que fuera nº 7 del mundo, ha vuelto a la WTA esta semana en Charleston tras retirarse en 2011. Con ilusiones renovadas a sus 37 años.

Una zurda de oro que regresa al circuito de la WTA. La helvética Patty Schnyder, inolvidable por su plástica derecha liftada de zurda y clásico juego de tierra batida ha entrado en escena esta semana en el torneo de Charleston en Estados Unidos, tras casi 5 años sin disputar un torneo WTA. La de Basilea volvió a la acción en verano del año pasado, jugando torneos ITF pero ha sido ahora cuando ha dado el salto. A pesar de caer eliminada a las primeras de cambio en la fase de clasificación, Schnyder parece que quiere reengancharse y disfrutar de una segunda juventud en la élite mundial a sus 37 años.

En una entrevista para la WTATennis.com, Patty Schnyder ha hablado sobre los motivos que la llevaron a dejar el tenis allá por 2011. “Me sentía muy frustrada por todo y estaba muy estresada. Necesitas un cambio. No quería seguir dando vueltas más tiempo. No me apetecía viajar, estar en la pista, competir. No fue una decisión fácil la que tomé, pero no podía manejar esta situación por más tiempo”, cuenta la suiza.

Schnyder colgó la raqueta en 2011 en Roland Garros tras haber sido semifinalista en el Abierto de Australia de 2004 y cuartofinalista en Roland Garros y el US Open. Además de ganar un total de 11 títulos individuales y 5 de dobles. A la sombra de la gran Martina Hingis pero con su sello personal inconfundible.

¿Qué es lo que le hizo volver al circuito profesional tras varios años fuera y siendo ya muy veterana? Ella misma lo cuenta. “Disfrutaba jugando partidos en la liga suiza, me gustaba la competición. Estaba de nuevo trabajando duro y pasando tiempo en pista y pensé que quería probar de nuevo la verdadera competición ya que ganaba a menudo esos partidos que jugaba”, se sincera Schnyder. “Me encontraba de nuevo metida dentro del tenis, pero sin viajar, y a mí me encanta viajar. Es una gran combinación y el estilo de vida que siempre quise, así que, ¿por qué no intentarlo?”, cuenta la helvética.

Durante todo el tiempo fuera de las pistas Schnyder ha estado disfrutando de otras cosas que no son el tenis, pero también del propio tenis. “Deseaba mucho estar lejos del tenis. No jugué durante un año y medio. Realmente necesitaba descansar de todo eso. Hice algunos estudios sobre animales. Me dediqué a la acupuntura para perros. Pasé mucho tiempo en casa por eso. Luego, empecé de nuevo a jugar al tenis, con algunos júniors. Entrené a los chicos durante algún tiempo y comencé de nuevo a disfrutar del tenis”, revela Schnyder.

Por el momento, la zurda de Basilea no quiere marcarse unas metas claras en su regreso a la WTA, donde ocupa el puesto 455 de la lista. “Pienso en objetivos pero no realmente en llevarlos a cabo. Estos pensamientos están volviendo por mi cabeza ahora. Por ahora, solo intento recuperar mi juego. No ha sido nada fácil coger la concentración de nuevo”, asegura Patty. En la previa de Charleston pudo hacerle un set a un jugadora en ciernes como es la americana Samantha Crawford y dando buenas sensaciones. Pero queda mucho camino.


“Durante varios años he estado fuera de las pistas y tener que focalizarse en conseguir concentración durante 2 horas no es tarea fácil. Me estoy dando cuenta de que es uno de los aspectos más complicados. Tengo además algunas molestias, nada serio. Algunos jugadores que llevan 15 años jugando se levantan cada mañana con dolores por todos sitios. A mí no me pasa, pero molestias hay”, admite la suiza. A sus 37 años parece estar en buena forma y con ganas de volver a sentirse una gran jugadora, algo de lo que fue en su día la zurda de Basilea.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes