Roberto Bautista, el futuro de la marca ‘España’

Con el advenimiento de la gira europea de arcilla, el tenis español muestra todo su esplendor y su poderío. Roberto Bautista será uno de los principales atractivos.

La vieja o no tan vieja cantinela que decía que los españoles no rendían fuera de la tierra batida, que eran tenistas hechos para esa superficie ya quedó atrás, obsoleta. Pero qué duda que es en el polvo de ladrillo donde las raquetas rojigualdas adquieren un cariz especialmente competitivo, aguerrido, sienten que es un territorio suyo, a defender. Y los rivales lo saben. Cualquier español en tierra batida es altamente temido. No solo Nadal. No solo Ferrer. También gente como Roberto Bautista Agut. El castellonense no ha tocado la arcilla en lo que llevamos de 2016 y ya se ha metido en el bolsillo 2 ATP 250 entre pecho y espalda. Habrá muchas miradas puestas en él en esta gira. Y no es para menos. Su raqueta deberá soportar a buen seguro en un futuro no muy lejano las más altas esperanzas del tenis español y de una marca, la del compromiso, la entrega, el pundonor y la garra que él tan bien representa.

La pasada temporada fue más bien decepcionante para los intereses del castellonense. Aunque tampoco había tenido un gran comienzo de año como en este 2016. Lo más que hizo fueron unas semifinales en Múnich. Se dio un gran batacazo en Roland Garros donde cayó en segunda ronda ante el checo Lukas Rosol en sets corridos. No se veía a un Roberto como en 2014, donde pudo con jugadores de la talla de Del Potro.

“El año pasado no tuve la máxima confianza para poder derrotar a los grandes jugadores. Jugaba bien contra ellos pero no les ganaba”, cuenta Bautista para ATPWorldTour.com. Parece que pudo ser una temporada de transición. Un paréntesis en la escalada del de La Plana hacia cotas mayores. Hacia los puestos de privilegio del tenis español y mundial. Esos que ocupan desde hace muchos años Rafa Nadal y David Ferrer. “Me preparé muy bien el año pasado para poder comenzar así de bien esta temporada. Todo mi equipo y yo estamos muy focalizados en trabajar duro, así todos los días”, admite Roberto.

Es el tercer español en discordia. Y ahora mismo es con diferencia el que más se asemeja en garra, lucha y espíritu a los dos galácticos que han dado enormes y cuantiosas alegrías al tenis español. “He pasado mucho tiempo entrenando con ambos (Nadal y Ferrer). Con David especialmente he entrenado mucho últimamente. He pasado con él mucho tiempo en pista adquiriendo muchas cosas de su juego y mentalidad. Cada segundo que gastado con él me ha venido bien a mi juego. Ambos me han ayudado mucho y han sido grandes espejos para mí”, reconoce el castellonense.

Bautista se ve mucho mejor jugador ahora. Nota un gran crecimiento en su tenis. “Ahora tengo más experiencia. Soy mejor jugador a cada paso que doy. Me he sentido muy bien en este comienzo de año desde un punto de vista mental y físico en la pista”, asegura. “Estoy compitiendo muy bien. Intento luchar cada punto, estar siempre ahí. Mostrar a mis oponentes que les será muy difícil batirme, que soy muy duro. Pensar en lo que le cuesta a cada uno de ellos batirme me da confianza”, sentencia Bautista.

Y esa última frase del castellonense es ni más ni menos que el ADN del tenis español. Un tenis que necesita perpetuarse en el tiempo y no vivir eternamente de Nadal y Ferrer. Ellos deben ser iconos y espejos de gente como Bautista y así alimentar el crecimiento de una nueva hornada de campeones españoles que lleven las señas de identidad de estas grandes raquetas. La nueva temporada de tierra batida europea volverá a mostrarnos todo el arsenal de la ‘Armada’ española con Nadal, Ferrer y Bautista a la cabeza.

Comentarios recientes