Andrea Petkovic: “Me siento inútil”

La jugadora alemana quedó eliminada en segunda ronda de Charleston en un partido que volvió a destapar la falta de confianza que atraviesa.

Cada vez cuesta más recordar la mejor versión de Andrea Petkovic. La alemana que en 2011 ocupara un lugar dentro del top10 de la WTA gracias a sus cuartos de final en Australia, París y Nueva York –además de su título en Estrasburgo- forma ya parte de un pasado que parece imposible de recuperar. Eliminada prematuramente por tercer torneo consecutivo, la de Tuzla sigue sin encontrar el rumbo en el circuito, aunque ha estado infinitamente peor. Dentro de las treinta primeras y figurante en todos los cuadros finales del tour, Petkovic volvió a vivir un capítulo de impotencia con su derrota en Charleston ante Monica Puig.

Era cabeza de serie, exenta de la primera ronda, con lo que solo cabía esperar a su próxima rival: Mónica Puig o Lucie Hradecka. Fue la puertoriqueña la que pasó la prueba y la que iba a terminar con la andadura de la teutona en el cuadro estadounidense. El encuentro, disputada hace ya dos madrugadas, empezaba muy de cara para Andrea, con un 5-2 a su favor. Fue entonces cuando llegaron los problemas.

“No puedo jugar así”, gritaba Petkovic en medio de la cancha. La número 28 del mundo recibía el amparo de su entrenador, Simon Goffin, a pie de pista para tranquilizarla. Pero no había manera. Un lenguaje corporal inadecuado sumado a unos golpes que no casaban con la calidad de esta gran jugadora. ¿Qué había pasado? Había pasado exactamente que Andrea no volvió a ganar un juego más en todo el set. Del 2-5 al 7-5, en parte gracias a que Puig le perdió el miedo a la situación y se lo envió por completo a su oponente. El primer parcial era una bala incapaz de arrancar de la mente. Aquello le iba a costa el encuentro a la alemana (7-5, 6-2).

“Estoy en buena forma, sí, pero de nada sirve si luego no puedo jugar el partido. Yo lo intento pero te juro que no depende todo de mí. Soy una inútil, me siento una inútil. No sé lo que está pasando pero no aguanto esta sensación, me siento fatal”, repetía Petkovic una y otra vez a su entrenador, mareada por la cantidad de pensamientos que se alborotaban en su cabeza y le impedían afrontar el ejercicio con claridad. “Tengo demasiadas emociones, no puedo concentrarme en mí misma. No puedo ser positiva”.

Era la cuarta derrota consecutiva de una Andrea Petkovic que no ha sabido prolongar su buen hacer en el torneo de Doha, donde cayó en semifinales a manos de la jovencísima Jelena Ostapenko. A partir de ahí, derrotas en primeras rondas de Indian Wells (Strycova), Miami (Caroline García) y Charleston. Un mes de marzo muy duro que parece se quiere desviar también hasta abril. Su arranque de año tampoco fue especialmente bueno, con su resbalón en primera ronda del Open de Australia (Kulichkova) que acentúa su 2016 tan irregular: ocho victorias y ocho derrotas.

Es trabajadora, es constante y tiene ese ‘algo’ que a todo el mundo gusta. Sin embargo, todavía hay alguna pieza por encajar en el rompecabezas de Petkovic. Ahora la Copa Federación (Alemania visita Rumanía) asoma para sacarla de este apuro, de un inicio de calendario agridulce donde ni ella misma entiende lo que le ocurre. Esperemos volver a ver pronto la mejor versión de esta luchadora con raíces yugoslavas que nos enseñó a dar siempre lo mejor sobre la pista.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes