Rafa y su gran reto

Muchos piensan que esta gira de tierra batida será clave para Nadal y su futuro. ¿Podrá Rafa volver a hacerse fuerte en una superficie sibre la que fue casi invencible?

Cuando hablamos de Rafael Nadal, irremediablemente pensamos en la tierra batida. El español está considerado por méritos propios como el mejor jugador de la historia sobre esta superficie donde acumula 47 títulos en 55 finales siendo el único jugador en la historia en sumar 9 Grand Slams en un mismo torneo, su predilecto: Roland Garros. Pero desde hace dos años, el bajón de Rafa, provocado por esos nervios que le empezaron a producir falta de confianza, han mermado su rendimiento en una tierra batida sobre la que hace años robarle un solo set era algo impensable. En este 2016, Nadal se encuentra ante el gran reto de volver a hacerse fuerte en "su" gira. Ahí donde escribió su historia con letras de oro. Ahí donde alcanzó la gloria. ¿Podrá volver a ser Rafa quien fue sobre el polvo de ladrillo y completar en este 2016 una buena gira de tierra?

En estos dos últimos años, Rafa sólo ha podido conseguir dos título en esta gira. Fue en Madrid 2014 tras la retirada de Nishikori en una final en la que el japonés lo tenía todo de cara para llevarse el trofeo y Roland Garros, también en 2014, en un duelo a muerte por el título y el número 1 ante Djokovic. Aparte de eso, sólo dos finales más, una en Roma 2014 y en Madrid 2015, donde recibió una dolorosa paliza a manos de Andy Murray. Nadal estuvo desconocido aquella tarde. Muy lejos de parecerse al tenista que pasaba por esta parte del año con varios títulos en su zurrón.

El bajón de Nadal ha estado acusado principalmente por su derecha. Perdiendo confianza en su arma más mortífera, sus bolas no encontraban el spin tan dañino que solía incluir y sus rivales aprovecharon esto yendo a por él, a sabiendas de que estaba "herido" y que tenían la oportunidad de ganar a Nadal sobre polvo de ladrillo. Así, nos encontramos derrotas duras y difíciles de explicar en estos dos últimos años pero que el balear espera revertir después de un gran final de temporada en 2015 donde volvió a encontrar sensaciones y tras completar un buen torneo en Indian Wells, donde volvió a utilizar el mismo cordaje de siempre tras una prueba fallida al inicio de este 2016.

Repasemos qué ha hecho históricamente Nadal en los próximos torneos que están por venir.

Montecarlo

Primer torneo de Masters 1000 de tierra batida del año y un torneo donde Rafa siempre se hacía fuerte. Eran tantas las ganas de jugar sobre tierra y para él tan fácil la transición de dura a tierra que apenas nadie le tosía en El Principado. Nadal sumó desde 2005 hasta ocho títulos de forma seguida y sólo Djokovic en la final de 2013 pudo parar al español. En 2014, Rafa cayó en un apretado encuentro ante David Ferrer y el año pasado ante Novak por un doble 6-3.

Por las condiciones de este torneo, con la pista muy al nivel del mar, Rafa se ve bastante favorecido y es uno de los que mejor se le ha dado jamás. Este año, Montecarlo contará con un cuadro lleno de estrellas, lo que hará más difícil conseguir el título.

Barcelona

También suma ocho títulos aquí Nadal, que se hizo tan superior en el Conde de Godó que en un año donde decidió no acudir para descansar, en 2010, Verdasco llegó a declarar tras conseguir el título ante Soderling que esperaba que Rafa no volviera el año siguiente para así poder tener opciones de ganar de nuevo. Los dos últimos años ha sufrido dos derrotas duras, una ante Almagro en 2014 en un partido que lo tenía todo de cara y otra ante Fognini, donde vimos una de las peores versiones de Nadal.

Nishikori se ha hecho fuerte en la ciudad condal en las dos últimas ediciones. Las condiciones del torneo también favorecen mucho al mallorquín, acostumbrado a jugar en Barcelona, casi su segunda casa.

Madrid

Desde que Madrid se juega en tierra, Rafa acumula tres títulos y otras tres finales perdidas. No es el mejor torneo que se le da por las condiciones de altura y eso ha influido bastante en que no haya podido sumar más victorias allí. Sería más comprensible que Rafa no lograra el título aquí, en un torneo donde las primeras rondas ante grandes sacadores son muy peligrosas.

Difícil pronosticar lo que puede ocurrir en Madrid este año. Habrá que ver cómo se va desarrollando la gira de polvo de ladrillo hasta entonces y si finalmente deciden participar Novak Djokovic y Roger Federer.

Roma

Otro torneo donde suma una gran cantidad de títulos, hasta siete. Siempre le costó más que los demás, a pesar de que las condiciones en la capital italiana también se ajustan casi a la perfección, debido a que para llegar aquí, Rafa acumulaba ya muchos partidos seguidos sin parar aunque era rara la vez que no le veíamos en la final aquí. En las dos últimas ediciones, una derrota en la final de 2014 ante Djokovic, que le remontó un set, y otra más dura ante Wawrinka en cuartos en una nueva versión gris del balear.

Nole se ha hecho fuerte en este torneo en los últimos años. El serbio siempre ha llegado descansado al haberse saltado Madrid y no disputar torneo la semana de Barcelona. Recordamos que Rafa llegaría a Roma habiéndolo jugado todo.

Roland Garros

Todo este camino para llegar al torneo. Nadal ansía lograr la décima y pasar a la historia como el único tenista en lograr sumar dos dígitos en un torneo de Grand Slam. Tan sólo dos hombres han sido capaces de ganarle al mejor de 5 sets en París, Robin Soderling y Novak Djokovic. Roland Garros reúne por tipo de pista, de bola y de condiciones, todo lo que Rafa necesita para sentirse a gusto. Casi como si lo hubieran hecho pensando en él. Además, con el hándicap de jugarse al mejor de 5 sets.

A pesar de llegar como llegó en 2014, con su cabeza rodeada de fantasmas y con un no muy buen juego, Nadal fue capaz de levantar el título a base de fuerza y pundonor ante un Djokovic que venía apretando fuerte y que quería su primer título en París y arrebatarle al español el número 1 por el camino. El año pasado, Rafa apenas pudo ponerle resistencia al serbio y este año buscará revancha. El de Manacor jugará esta gira de tierra pensando en prepararse a la perfección para esta cita que está marcada en rojo en su calendario.

Pasar otro año más por la gira de tierra batida sin títulos como en 2015 o con un pobre rendimiento, podría hacer mucha mella en un Nadal que necesita una inyección de moral para volver a sentirse capaz de competir ante los grandes y sobre todo, ante Djokovic. Muchos profesionales del tenis han comentado que realmente esta gira será clave para Nadal y su futuro. Si vuelve a salir con las manos vacías puede suponer un duro revés para su confianza. Si en cambio sale victorioso y con varios títulos y victorias importantes, puede que volvamos a ver a ese Rafa Nadal que deslumbró a todos estos últimos años.

¿Cómo veis esta gira de tierra batida para Nadal? ¿Qué resultados pronosticáis para él en cada torneo? ¿Le veis ganando la décima en París?

Comentarios recientes