Djokovic a la séptima final en Miami

Novak Djokovic jugará su séptima final en Miami e intentará igualar el récord de seis títulos de Agassi tras vencer a Goffin por 7-6(5) y 6-4 en las semis.

Novak Djokovic ya está en la final del Masters 1000 de Miami. Victoria por 7-6(5) y 6-4 en 2 horas y 4 minutos de juego al belga David Goffin. Un partido de gran nivel en el primer set, con excelentes y prolongados peloteos, donde el belga mandaba. Tuvo break arriba en la primera manga pero desperdició la ventaja y en el tiebreak volvió a perdonar. En el segundo set Djokovic no perdonó y aprovechó el bajón de Goffin para llevarse el partido y alcanzar su séptima final en Cayo Vizcaíno.

Goffin fuera complejos. De tú a tú le jugaba a Djokovic desde el inicio. Intensos e interminables peloteos. El belga sacando petróleo de acertados y planísimos paralelos hacía daño al serbio. Primer juego y primeras bolas de rotura para el tenista de Lieja. Djokovic salvó el compromiso y mantuvo con dificultades el primer saque del encuentro. La tónica del set sería esa. Puntos largos, todos peleados, una guerra táctica y de paciencia, donde el belga se sentía cómodo ante todo un especialista en eso como es el número uno del mundo.

El belga con primer saque ni se inmutaba, gran acierto en todos sus puntos. Djokovic necesitó más de 11 minutos para ponerse 3-2 arriba, conservando su servicio. Goffin se acercaba a la rotura, la barruntaba pero no llegaba. Sería en el octavo juego donde el de Lieja aprovecharía las dudas del serbio y se pondría break arriba. ¿Le temblaría el pulso? A tenor de lo visto, sin duda que sí. Impone mucho Djokovic y Goffin lo notó. Falló más de la cuenta y Nole se puso serio para firmar el contrabreak. A partir de ese momento ambos aseguraron sus respectivos servicios hasta el desempate con algunas dudas y grandes puntos.

La muerte súbita demostró lo difícil que es batir al serbio. Goffin intercalaba buenos puntos con errores. Uno de ellos muy grave. Un remate franco, frente a la red, que repetía al lado en el que estaba Djokovic y además de forma muy mansa. El serbio acabó ganando ese punto que era el 5-4 para él y eso hizo daño a Goffin. Una grandísima defensa del número 1 con el belga en la red voleando algo timorato suponía tras más de 1 hora el primer set a su favor. Tremendo derroche de ambos.

La dureza mental de los últimos tiempos de Goffin quedaba patente en el segundo set. A pesar de perder de aquella manera el primer set, el belga no renunciaba a sus posibilidades de superar al número uno del mundo. Mantenía la compostura y el magnífico nivel de tenis que estaba poniendo en pista. Djokovic en cambio, seguía sumido en dudas. En el cuarto juego enfrentó bola de break en contra, ahí Goffin tiró un resto muy malo fuera de los límites legales. Una gran oportunidad desperdiciada.

Djokovic aguardaba para pegar el palo definitivo. Goffin se lo puso fácil. Con 3-3 hizo un juego nefasto, fallando muchísimo, evidenciando falta de gasolina en la cabeza. Se le hacía muy cuesta arriba todas las opciones desperdiciadas, en casi todos los juegos con el saque del serbio. El quíntuple ganador de Miami rozaba con los dedos su séptima final en el torneo de Cayo Vizcaíno. Confirmó su servicio con claridad y cerca estuvo de sentenciar al saque del belga. Finalmente lo haría con el suyo propio, no sin sufrimiento. Séptima final en Miami para Djokovic, manteniendo la línea de todo el torneo, buen nivel pero lejos de su mejor versión, la que arrolla a todos. Goffin de 10 en el primer set pero acusó las oportunidades que tuvo de hacerle verdadero daño al número uno.

Comentarios recientes