Djokovic supera a Thiem entre luces y sombras

El número uno consigue despachar la dura oposición de Dominic Thiem por 6-3 y 6-4 pero con muchos altibajos. Pasa a cuartos donde se las verá con Berdych.

Novak Djokovic pudo superar el primer gran escollo que tuvo que enfrentar en Miami en la raqueta del austríaco Dominic Thiem, venciéndole por un resultado de 6-3 y 6-4 en 1 hora y 49 minutos. Un choque algo deslucido por las dudas y los errores de ambos pero salpicado de excelentes golpes llenos de explosividad y magia. El serbio supo estar más firme cuando se debía estar y el austríaco pecó de inestable en los comienzos de cada set y en las bolas de rotura.

Un primer set de un nivel por momentos espectacular entre Djokovic y Thiem. El serbio saltó a la pista más concentrado, aprovechándose de un primer del austríaco al saque algo dormido y falto de nervio. Fallos tontos como una volea fácil tras un punto perfectamente trabajado contribuían a perder el saque y a la postre el set. No habrías más roturas. Y oportunidades hubo. El vienés gozó en los siguientes juegos de muchas opciones pero una tras otra Djokovic las solventaba con buenos saques.

El juego de fondo era de película en algunos momentos. Cruzados como misiles iban de un lado a otro de la pista, levantando el clamor del público que se congregaba en la pista central de Miami. Thiem ponía los golpes más espectaculares y Djokovic se aferraba más a la regularidad y la consistencia mental para mantener el valioso y tempranero break de ventaja. Con 5-4 y saque para cerrar, un passing de Thiem paralelo de revés parecía darle por fin la rotura y reengancharle al set. Djokovic ya estaba sentado incluso en su banco a pesar de pedir el challenge. Y éste determinó que la bola del austríaco se había marchado por poco larga. Vuelta a la pista. Finalmente Djokovic ató la manga por 6-4 y podía respirar. Durísimo primer set y de un alto nivel, aunque con altibajos también hay que decirlo.

El segundo set llevó un guión similar. Thiem pegándole con todo y el serbio intentando alargar sus golpes al máximo para no dejar dominar con facilidad al vienés. Los errores del austríaco volvían a aparecer en su segundo turno de saque y ello le costaba el segundo break del partido. Un grito bien sonoro, de muchos decibelios de Djokovic, reflejaba la tensión que llevaba dentro el número uno del mundo en un choque de alta exigencia física y mental.

¿Se rendiría ya Thiem? El de años anteriores quizá. El de este año desde luego que no. Volvió a la carga en el siguiente juego buscando recuperar una nueva rotura y viendo como Djokovic no lo tenía demasiado claro. Un 15-40 muy apetitoso se le ponía delante. Pero una vez más se daba de bruces con la pared del serbio. Y con la suya propia. Algo impaciente en las bolas de rotura, casi todas fueron errores no forzados suyos y buenos saques de Djokovic. El caso es que no era capaz de sacar a relucir su mejor versión cuando más debía hacerlo. Esos derechazos con peso y esos reveses letales. Thiem parecía ahora sí bastante más atribulado y encarando una nueva opción de break en contra que podía ser lapidaria. Aquí Djokovic perdonó y el austríaco seguía en la brecha.

El partido, tan electrizante en el primer set estaba poniéndose embarrado y poco vistoso en el segundo a medida que avanzaba. Thiem por fin iba a romper el saque del serbio, con buenas maneras, soltando una derecha cruzada brutal pero también con fallos tontos de Nole, como una doble falta que confirmaba el break. Debía suponer un acicate para que el choque volviera por sus fueros pero nada de eso. Thiem le dio por fallarlo casi todo, no atreviéndose a ponerse por una vez por delante en el marcador y con increíble facilidad Djokovic volvía a coger la delantera con 4-3 y saque.

Mantuvieron el saque y en el juego decisivo, se las tuvieron pero bien los dos. Ahí se pudo ver la guerra de nervios y de grandes palos por otro lado que existió. Cuatro opciones de rotura tuvo Thiem pero ninguna efectiva. Djokovic se agarraba lo que en otros puntos no lo hacía y Thiem lo contrario. Tras 1 hora y 49 minutos el número uno cerraba un durísimo choque más por lo mental que por otra cosa. El austríaco acabó con un bagaje de 2 de 12 en puntos de break. El debe del vienés en un partido vistoso a ratos pero de muchísima irregularidad que condenó el espectáculo pero no la emoción. Novak a cuartos de final tras pasar la primera gran piedra en su camino para hacerse con su sexto Miami, pudiendo igualar el récord de Andre Agassi.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter